martes, 27 de diciembre de 2005

Alcalá quiere prohibir que los menores usen petardos

El Ayuntamiento estudia prohibir el uso de petardos a menores en todo el término municipal para acabar así con el vandalismo que sufre la ciudad en estas fechas. El concejal de Medio Ambiente quiere tener antes los estudios legales pertinentes, pero está decidido a “modificar la ordenanza para que sea más restrictiva en este sentido”, siguiendo así recomendaciones que le ha hecho, según explicó ayer en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, la propia Policía Local.
Hasta ahora el Ayuntamiento se ha limitado a prohibir la venta de petardos a menores de edad en la ciudad complutense. Pero desde la propia concejalía de Medio Ambiente su titular reconoce que es necesario ir más allá para poner coto a estos desmanes navideños, que acaban con mobiliario urbano como por ejemplo los contenedores. “Estamos incidiendo más allá de la simple acción administrativa, haciendo que paguen los padres si son menores”.
Una de las prácticas más extendidas es la de lanzar petardos con la mecha encendida dentro de contenedores de modo que sirvan de caja de resonancia y “suenen mucho más”, explica el concejal de Medio Ambiente.
El Ayuntamiento quiere seguir los pasos del municipio vecino de Torrejón de Ardoz, uno de los municipios más restrictivos en cuanto al uso de los petardos.  Está prohibido hacerlos estallar  en todo el municipio desde julio del año pasado. A los que desafíen la tranquilidad de los demás el municipio establece sanciones de hasta 3.000 euros.
De momento la única medida que se ha atrevido a proponer el Gobierno municipal es la de prohibir su utilización por menores dentro del término municipal. Actualmente está prohibida la venta a menores, que siguen usando petardos y, en ocasiones, destrozando con ellos el mbiliario urbano: “Unas 40.000 o  60.000 pesetas cuesta cada contenedor que destrozan al incendiarlo”, explica el concejal de Medio Ambiente de Alcalá.
Torrejón no es la primera localidad en poner coto a los petardos.
La ordenanza de Pamplona también es tajante: “Queda prohibido, sin autorización, encender o mantener fuego así comoportar mechas encendidas y el uso de petardos, cohetes y bengalas u otros artículos pirotécnicos en los espacios de uso público”, dice su artículo 20, referido a fuegos y festejos.  Estas infracciones serán sancionadas con multa de 750 hasta 1.500 euros.

No hay comentarios: