lunes, 19 de diciembre de 2005

El Ensanche estrena el mayor parque de la ciudad

El parque, de 64.000 metros cuadrados, cuenta con un espacio dedicado a estimular cada uno de los cinco sentidos   Incluye espacios para mayores, jóvenes, niños y perros

El Parque más grande de Alcalá ya está abierto en el Ensanche. Los Jardines de Juan Pablo II, una gran zona verde urbana de 64.000 metros cuadrados ubicada en el Distrito IX es desde este fin de semana la joya de una de las zonas de expansión de la ciudad complutense.  El Ayuntamiento quería haberlo inaugurado por todo lo alto, pero por no demorar más su apertura la Concejalía de Medio Ambiente se limitó a explicar el viernes de la semana pasada que “el parque está abierto al uso y disfrute de todos los ciudadanos de Alcalá desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche”. Este fin de semana las bajas temperaturas no han ayudado a llenarlo de gente, pero en los momentos más soleados ya era recorrido por parejas con niños y deportistas.
La inauguración oficial será en primavera, “con el buen tiempo”, dijo el alcalde la semana pasada. Para entonces se espera la presencia del nuncio del Papa y de la presidenta regional, Esperanza Aguirre.   La inversión ha ascendido a 1.305.256 euros, según explicó el Ayuntamiento en una nota emitida el viernes.
En los distintos espacios acondicionados, los Jardines tienen árboles ornamentales y frutales, praderas de césped, setos, arbustos, flores de temporada, plantas hortícolas, juegos infantiles, juegos caninos y hasta aparatos para ejercicios destinados a los mayores. Cada uno está dispuesto dentro o fuera del parque en función del tipo de usuarios que tendrá. Así, los columpios para mayores están en torno a la zona infantil, de modo que los abuelos pueden cuidar de los pequeños sin dejar de dedicarse un tiempo a ellos mismos.
La zona para estiramientos está fuera del recinto vallado. Así, los deportistas más madrugadores pueden usar estas instalaciones a cualquier hora. Lo mismo ocurre con el espacio para jóvenes, que se encuentra lejos del resto. El espacio de entrenamiento para perros está junto a una de las entradas para evitar que estos ensucien el resto del recinto.  
Siguiendo con la idea original del parque, cada una de sus partes pretende estimular un sentido distinto.
En la “zona del olfato” se han plantado distintas especies aromáticas arbustivas como laureles, mirto, lilos, lavandas, menta, orégano, romero, manzanilla, rosales, tomillo, enebro y salvia. Hay también árboles con aroma: cipreses, tuyas, árbol del paraíso y falso pimentero. Para el “tacto”, los Jardines ofrecen numerosos arbustos de distintas texturas: madroños, bambú y acebo, entre otros,
El jardín de “la vista” está dividido en dos zonas iguales diseñadas de la siguiente forma: cuadrados con tejos y lavandas separados por marmolina blanca y roja; entre los setos y los cuadrados hay césped para acentuar el contraste de colores, así como numerosas fuentes. En la “zona del gusto” se intercalan árboles frutales de pequeño porte (manzanos, almendros, naranjos e higueras) con plantas hortícolas (coles y repollos).
El espacio dedicado al “oído” está integrado por un laberinto de baldosas de pizarra y césped que conducen a los juegos de sonido, concretamente a cinco “cojines” que emiten sonidos al saltar sobre ellos y dos platos parabólicos que funcionan a modo de teléfono. Se han plantado árboles en los que se podrá escuchar el sonido del viento y de los pájaros (cipreses y arces).
Las instalaciones se completan con amplios paseos y zonas en las que se han instalado juegos infantiles, área canina y un amplio conjunto de elementos para que los mayores puedan hacer ejercicio.
Nacido para durar
El proyecto, insisten en Medio Ambiente, parece “pensado para durar”. La zona verde, no obstante, se ha topado con inconvenientes desde que sus obras arrancaron a principios de año. Primero porque la cercanía del Cuartel de la Bripac impide ubicar árboles altos en la cara sur del parque. Después fue el calor el que acabó con varios grupos de plantas que no  pudieron aguantar el duro verano. Por último, la decisión de dedicar el parque al Papa tras su fallecimiento el pasado mes de abril obligó a modificar ligeramente el proyecto. 
 
Como ha recordado el propio Domínguez, “antes de que el Equipo de Gobierno decidiera dedicar la zona al Papa Juan Pablo II, la zona se denominaba ‘Parque de los Sentidos’, ya que la parte principal del parque se divide en zonas dedicadas al tacto, el gusto, la vista, el olfato y el oído. Además, cuenta con zona deportiva, juvenil y para mayores, así como espacios reservados a los perros”. Igualmente, los Jardines contarán con una escultura de homenaje al Pontífice fallecido este año. Esto es precisamente lo que queda por colocar. Será su momento cuando se inaugure el parque definitivamente en primavera.
 
Experientos sonoros y descarga de adrenalina
 
El nuevo parque de El Ensanche cuenta con una gran cantidad de curiosidades. Así, ha conseguido hacer una zona en la que los sonidos son lo importante, con baldosas sonoras que emiten notas musicales cuando se camina sobre ellos, así como dos reflectores parabólicos de hormigón que actúan como teléfonos, transmitiendo los sonidos entre ambas.
Además, esta nueva zona verde puede servir para el entrenamiento en diferetes facetas. Así, se ha instalado una pista de aero-skate en el que los aficionados al patinaje podrán probar saltos y piruetas. Las mascotas también podrán entrenarse con un recorrido vallado inspirado en las pruebas que los canes pasan en sus concursos de habilidad.
 
Plátanos, cipreses y abedules
 
La nueva zona verde de El Ensanche puede presumir de que su nombre está más que justificado, debido a la gran variedad de especies vegetales que se pueden encontrar allí, con casi quinientos árboles ornamentales y más de doscientos frutales de los que no se podrá tomar el fruto a pesar de encontrarse en la zona del gusto, además del resto de vegetaciónde baja altura.
De entre esta variedad vegetal destaca la rosaleda ubicada en la zona del olfato, que contará con cinco especies diferentes de colores distintos. Esta plantación de rosas se encuentra cerca de un paseo reodeado de árboles aromáticos. Ya en la zona del gusto, compartiendo espacio con los árboles frutales, hay un lugar reservado para plantas procedentes de la huerta, con una plantación de coles y repollos ornamentales, diferentes en aspecto a los destinados a la alimentación.
La riqueza vegetal de la nueva zona verde se completa con diferentes especies de árboles, como plátanos, cipreses, abedules y albizias, así como con una gran variedad de arbustos, como verónicas, juniperus, cotoneasters, berberis o cortaderias.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Xavier, he llegado a tu blog googleando. Buscaba el nombre de algunas plantas que he visto en el Parque de los Sentidos. A pesar de la antigüedad de este post me ha sido muy útil y te dejo este comentario para darte las gracias.

He echado de menos un "quienes somos" en la cabecera tu blog, que ya está en mis favoritos.

Un saludo.