jueves, 8 de diciembre de 2005

El río quiere ser la mejor zona verde

El río Henares se abre a la ciudad con más limpieza, paneles explicativos, bancos de madera y las necesarias papeleras

Siempre ha sido el río de Alcalá. Pero ahora el Henares quiere empezar a ser el río de los alcalaínos. El cambio se ha empezado a notar: bancos de madera, papeleras a juego y unos paneles explicativos en cada acceso al río que descubren los secretos de la flora y la fauna. Se añaden  recomendaciones sobre cómo disfrutar de su naturaleza: el galápago leproso o el martín pescador aparecen reseñados junto a un oportuno mapa.   
El Ayuntamiento ha destinado 60.000 euros para este programa de recuperación de la ribera del Henares, del que ya se ha llevado a cabo una primera fase en el primer tramo de este “corredor ecofluvial”. La primera fase ha costado 29.845 euros, y abarca desde la plaza de la Juventud hasta el Camino de los Afligidos, casi en el entorno del centro comercial La Dehesa. Así, se han instalado seis paneles informativos, 14 bancos de madera y 16 papeleras. A esto se añade cinco bancos colocados sobre piedra para contemplar las vistas del río en la parte más cercana al centro de la ciudad complutense.
Aunque el invierno es una época poco propicia para salir a pasear por el campo, la Concejalía de Medio Ambiente ha elegido los meses de frío para poner de largo  las márgenes del Henares a su paso por la ciudad con este mobiliario urbano.
“Esta ha sido la primera actuación y tenemos prevista otra”, explica el concejal de Medio Ambiente, Jesús Domínguez, que recuerda que el presupuesto total de estas iniciativas asciende a diez millones de pesetas. “Hasta ahora hemos gastado la mitad en la primera fase y tenemos otros cinco millones de pesetas para la segunda”, comenta el edil. Aún así, Domínguez no olvida que sus competencias en la recuperación del río son limitadas, ya que estas labores corresponden a la Confederación Hidrográfica del Tajo, por lo que el Ayuntamiento se ve obligado a pedir permisos para poder actuar.
“El la Confederación no debe olvidarse de que tanto el cauce como las orillas son responsabilidad suya e insto a su presidente  a que actúe de una vez”, declara Domínguez. A pesar de ello, el concejal afirma que “hemos actuado y seguiremos actuando en la recuperación del río”. Se espera que este recuperación sea la definitiva.
Este proyecto de corredor ecofluvial es sólo un inicio porque en el río hay varias administraciones y la que tiene menos competencias la que se ha adelantado a las demás, aunque los asiduos del Henares siguen quejándose de que el Ayuntamiento no vigila los suficiente el entorno del río, recuerda el edil.
“Hemos puesto una serie de paneles informativos, explicando un poco cómo es este río, las características que tiene como espacio natural, la colocación de bancos, papeleras, de un contenedor soterrado”, dice Domínguez, que puesta por “seguir con la instalación de más mobiliario urbano en este corredor ecofluvial”. Con ello el primer edil quiere seguir instando a la primera administración responsable, que es la Confederación Hidrográfica del Tajo, “a que deje de un lado lo motivos políticos, que Alcalá no sea del mismo signo político que el presidente del a Confederación y que trabaje por sacar adelante el plan de recuperación del río Henares. Ese proyecto de cual todavía no sabemos nada a ciencia cierta”.
El Ayuntamiento, añade, sigue “trabajando en el proyecto de la mota de Nueva Alcalá, de la que  hay informes sobre el mal estado en el que está”. El informe técnico, no de superficie, sino de recuperación de la mota para evitar que se venga abajo está prácticamente terminado, explican fuentes municipales. Está valorado en casi 500.000 euros y “ahora tenemos que ver de dónde salen las partidas porque lo que hay que reconocer es que la mota de Nueva Alcalá no es responsabilidad del Ayuntamiento”, explica un portavoz de Medio Ambiente.
“Ya hemos hecho un proyecto y vamos a instar a la Confederación a que realice ese proyecto y a partir de ahí la recuperación de lo que es superficie sí lo asumiríamos nosotros”, añade Domínguez, que no sabe dar fechas sobre cuando podría haber una respuesta de la Confederación
Mientras tanto el río Henares espera que vengan a visitarlo, a conocerlo y sobre todo a respetarlo. Tiene que durar así muchos años más. n
 
Truchas, garzas y hasta galápagos
 
El Henares es un oasis en el la zona árida en la que está enclavada Alcalá. De su fauna destaca el martín pescador, un indicativo de la buena calidad del agua porque necesita aguas claras y limpias para cazar insectos. Los carrizales son un refugio estupendo para muchas especies, y la desaparición de parte de esta vegetación a lo largo de los años ha condicionado el resurgir de la fauna. Otro habitual es el galápago leproso, que a su vez sirve de alimento a cigüeñas, garzas, milanos...
Toda esta riqueza de animales y plantas hace recomendable llevar unos prismáticos para detectar detalles que de otra manera nos perderíamos.
Los paneles explican además lo que vemos al otro lado del río Henares. Desde del caz de la Isla del Colegio que se avista desde la plaza de la Juventud, Molino de Callo, el monte de Malvecino y por último, en el lado de la ciudad, la ermita Virgen del Val, un espacio muy frecuentado los fines de semana por gente de todos los barrios.  n

No hay comentarios: