jueves, 8 de diciembre de 2005

El río se lava la cara

Por Borja Montero
El Ayuntamiento ha destinado 60.000 euros para un programa de recuperación de la ribera del Henares, del que ya se ha llevado a cabo una primera fase.
Aunque el invierno es una época poco propicia para salir a pasear por el campo, la concejalía de Medio Ambiente ha elegido los meses de frío para poner en marcha un programa de recuperación de la ribera del río, por el cual realizarán labores de limpieza e instalarán paneles informativos y demás mobiliario urbano en las márgenes del Henares a su paso por la ciudad. La primera fase de este proyecto ya se ha llevado a cabo y ha afectado a los alrededores del río desde su entrada en la ciudad, cerca de la ermita de El Val hasta la Casa de la Juventud.
"Esta ha sido la primera actuación y tenemos prevista otra", explica el concejal de Medio Ambiente, Jesús Domínguez, que informa de que el presupuesto total de estas iniciativas es de 60.000 euros. "Hasta ahora hemos gastado la mitad en la primera fase y tenemos otros cinco millones de pesetas (30.000 euros) para la segunda", comenta el edil. Aún así, Domínguez no olvida que sus competencias en la recuperación del río son limitadas, ya que estas labores corresponden a la Confederación Hidrográfica del Tajo, por lo que el Ayuntamiento se ve obligado a pedir permisos para poder actuar. "El Confederación no debe olvidarse de que tanto el cauce como las orillas son responsabilidad suya e insto a su presidente a que actúe de una vez", declara Domínguez. A pesar de ello, el concejal afirma que "hemos actuado y seguiremos actuando en la recuperación del río".
Estas modificaciones en la ribera del Henares a su paso por la ciudad ha llamado la atención de aquellos que frecuentan las orillas del río, como son corredores, ciclistas y amantes de la naturaleza. "Vengo a pasear por aquí bastante a menudo y ha sido una sorpresa encontrar bancos en los que poder descansar ya que era una zona que parecía un poco abandonada", comenta Juan Luis Gómez, un vecino de la ciudad, mientras que su mujer, Marina Sanz, da mayor importancia a las papeleras. Así, afirma que "la gente que suele venir por aquí no dudaba en tirar la basura al suelo; ahora tienen por lo menos la posibilidad de dejarla en un lugar más adecuado". Otro alcalaíno, Fernando Salgado, utilizó uno de estos nuevos bancos para descansar después de su carrera. "Ya era hora de que alguien, quien corresponda, hiciera algo por el río porque es la única zona plenamente natural de Alcalá y también es necesario para el crecimiento de una ciudad", comenta. Otros alcalaínos ven en esta actuación un posible cambio de uso de las orillas. En este sentido, Laura Blanco cree que "es una manera de acondicionar la zona para que se use como cualquier otro parque de la ciudad, en el que habría que tener más respeto, si cabe, por su valor natural".
Sin embargo, no todo son observaciones favorables para la instalación de este mobiliario urbano en la orilla del río. "Es bueno que se mejore la ribera, pero esta zona se usa sobre todo para correr y montar en bicicleta, por lo que estos bancos serían más útiles en zonas más frecuentadas del Henares, como el paseo frente al Recinto Ferial", opina Carlos García, mientras que su compañero de ruta, Miguel Castellano cree que "la iniciativa es buena, pero va a haber poco uso de este mobiliario urbano".
Además de los bancos y la papeleras que se han instalado en las orillas del río, unos paneles dan la bienvenida e informan a los usuarios de la ribera del Henares sobre diferentes aspectos. Así, se pueden encontrar mapas para saber por dónde discurre la senda paralela al río o diferente datos sobre los peces y las aves que los aficionados a la naturaleza pueden encontrar en el río, como el barbo o el ánade real. "Estos paneles pueden hacer que los alcalaínos se den cuenta de la riqueza que tiene, o debería tener, su río", declara Luis María Martín. "Esto podría animar a más gente a venir hasta aquí, algo que es positivo siempre que se respete tanto la naturaleza como el mobiliario instalada", comenta Victoria Garrido.

No hay comentarios: