jueves, 29 de diciembre de 2005

El túnel de la Fiat no se hará si no es en dirección a Madrid

El Ayuntamiento de Alcalá se planta en la negociación con la Comunidad de Madrid, que quiere que el paso subterráneo, que pagará la ciudad, se haga conectando la M-300 con La Garena
El túnel que quiere hacer el Ayuntamiento en sentido Madrid o no se hará. Así se ha plantado el Ayuntamiento en sus negociaciones con la Comunidad de Madrid que todavía tiene que dar el visto bueno definitivo a un proyecto que constituye una de las principales apuestas para el próximo año.
El futuro túnel de la rotonda de la Fiat ya está contemplado en los presupuestos de 2006, con una partida de 2,5 millones de euros, según explicó el edil de Hacienda, Gonzalo Garrido, en la presentación del proyecto de las cuentas para el próximo año, que se aprobarán en un Pleno convocado para el próximo 30 de diciembre.
La intención del Ayuntamiento es que las obras comiencen hacia el mes de abril o mayo del próximo año y que éstas queden concluidas en un período de unos doce meses. El objetivo es desatascar la avenida de Madrid, uno de los puntos negros de la circulación en Alcalá, sobre todo, en las horas punta, ya que son miles los madrileños que cada día van y regresan de Madrid capital o de otras localidades del Corredor.
Atrás queda la experiencia del subterráneo que se halla en las confluencias de la calle Ávila y Vía Complutense, que se terminó con dos meses de adelanto sobre la fecha prevista. En este caso, las características del túnel serán muy similares, es decir, contará con un carril por sentido.
La dudas surgen con respecto a la orientación que tendrá el futuro subterráneo. Así, la intención del Ayuntamiento es que esté en línea recta, en dirección Madrid-Guadalajara, en lugar de en sentido M-300 a La Garena. Por ello, ha remitido un estudio a la Dirección General de Carreteras, –ya que la M-300 pertenece a la Comunidad de Madrid–, justificando esta necesidad y se encuentra pendiente de una respuesta que podría llegar la próxima semana.
Una vez que se produzca ésta, el proyecto tendrá plazos más concretos, aunque el Consistorio ya tiene prácticamente ultimado el proyecto en caso de que el diseño se hiciera en el sentido que quiere el Ayuntamiento y por lo tanto estaría ya en buena disposición de iniciar los trámites administrativos para la futura adjudicación de las obras. El Ayuntamiento considera que esta es la mejor opción, ya que el subterráneo daría entrada directa a la ciudad y agilizaría el tráfico en el punto concreto en el que tiene más problemas. Así lo ha avalado ante la Comunidad de Madrid con un estudio de tráfico que demuestra que “es mayor el flujo hacia Madrid y conviene más hacerlo en ese sentido precisamente”, explica el edil de Urbanismo, Luis Fuentes. 
 
Los políticos contra los técnicos
Habrá que esperar, pues, a ver que dice la CAM y qué se haría en caso de que no acepte la proposición del Ayuntamiento. Porque el alcalde ha delclarado a este periódico que “o se hace en este sentido que decimos o no lo vamos a hacer”. La oposición la ha encontrado Alcalá en uno de los técnicos de la Dirección General de Carreteras, que insiste en que el túnel conecte la M-300 con La Garena. El alcalde está recurriendo en estos días a altas instancias políticas para “desbloquear” esta situación y que el túnel pueda ser una realidad.
Todavía quedaría pendiente otra gran obra, el subterráneo hacia Daganzo. De momento, aunque el proyecto no se descarta, ha quedado algo más estancado, debido a que construirlo podría rondar los ocho millones de euros, ya que tendrá dos carriles por sentido y además supondría abatir el puente que cruza las vías. Desde el Ayuntamiento se ha informado que esta obra no se ha desechado, pero han señalado que aún no se puede hablar de plazos. “No vamos a acometer dos grandes obras a la vez” insiste el edil de Urbanismo, Luis Fuentes. Renfe, además, ha puesto problemas para que se haga una obra debajo de sus vías cerca de la estación.

No hay comentarios: