martes, 6 de diciembre de 2005

Las imágenes más emblemáticas de la Guerra Civil en un libro

 
    Por María Espinosa
     Madrid, 6 dic (EFE).- Las imágenes más emblemáticas de la Guerra
Civil española se reúnen en un libro que ofrece un documento gráfico
único de unos años (1936-1939) que, como dice el historiador Paul
Preston en el prólogo, "no podrá pasar a la 'historia' hasta que se
hayan ventilado los resentimientos y odios que todavía quedan".
    "La Guerra Civil. Las fotos que hicieron historia", editado por
La esfera de los Libros, reúne los mejores documentos gráficos de
aquellos años sobre escenas de guerra, la retaguardia o los
refugiados, obra tanto de prestigiosos fotógrafos como desconocidos,
que proceden de los más importantes archivos españoles e
internacionales y de colecciones particulares.
    La búsqueda de esas 160 mejores imágenes que definen la guerra
civil, "las fotos que han hecho historia", se realizó con
independencia del texto de Preston. "No quise conocer el contenido
del ensayo para que no interfiriera en la elección", dijo a Efe el
editor Javier de Juan.
    El objetivo no era poner imágenes a la guerra ni hacer una
cronología de los tres años de conflicto, se trataba de buscar los
documentos gráficos que hacen historia, la calidad de cada foto como
documento histórico, añadió el editor.
    Las imágenes repartidas en catorce epígrafes con títulos como
"Dos Españas", "Camino hacia el frente", "No pasarán", "En las
trincheras" o "El sombrío caminar hacia el exilio", facilitan el
seguimiento del libro que aporta el punto de vista gráfico de lo que
fueron esos años y el de Paul Preston, que interpreta la historia de
un hecho tan importante, dijo.
    Javier de Juan comentó que fue "muy difícil" hacer la selección
gráfica para esta edición del libro "La Guerra Civil. Las fotos que
hicieron historia" porque había que mantener un principio de
equilibrio para escoger las imágenes que mejor ayudan a reflejar y a
entender aquellos tres años que desafían el olvido.
    Los legendarios Robert Capa, Agustí Centelles, David Seymour,
Martín Santos Yubero, Alfonso Sánchez Portela, Louis Deschamps, Juan
Guzmán y Kati Horna recogieron con sus cámaras tanto las
consecuencias del enfrentamiento como los combates, como la mítica
foto "Muerte de un miliciano" de Robert Capa, uno de los mejores
fotógrafos de la Guerra Civil, procedente del Archivo
Contacto/Magnum.
    Esta imagen, tomada en 1936 y publicada por la revista LIFE el 12
de julio de 1937, se convirtió en un símbolo de la movilización
popular que permitió la resistencia republicana, escribe la
historiadora Sandra Souto, investigadora del Instituto Europeo de la
London School of Economics y del Instituto de Historia del Consejo
Superior de Investigaciones Científicas
    Souto hace una historia paralela de las fotos y ofrece al lector
el contexto relativo a cada documento gráfico que facilita la
interpretación del hecho, como en la conocida  "Ruinas de Guernica,
1937", de la Biblioteca Nacional, donde recuerda que el 26 de abril
de 1937, Guernica quedó totalmente destruida por un ataque de la
Legión Cóndor alemana con bombas explosivas e incendiarias.
    Imágenes como la de la miliciana Marina Jinesta en el Hotel Colón
de Barcelona, realizada por Juan Guzmán, del Archivo EFE, que da pie
a la investigadora para explicar el papel que tuvieron estas
mujeres.
    La mayoría de las imágenes provienen de los archivos de la
agencia EFE, el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca, CNT,
Biblioteca Nacional, Archivo General de la Administración de Alcalá
de Henares, ABC, Comunidad de Madrid, Mágnum (Francia), The
Illustrated London News, Hulton-Deutssch Collection/Corbis (USA),
Roger Violet (Francia), TopFoto (U.K.), Alinari (Italia), Popperfoto
(U.K.) Keystone (Francia), AKG (Alemania), Bettman/Corbis (USA) y de
diversas colecciones privadas.
    El historiador Paul Preston ofrece su punto de vista en el
prólogo "1936-39. Tres años que desafían el olvido", en el que
recoge las últimas investigaciones sobre la Guerra Civil y repasa
los principales acontecimientos que contribuyen a resaltar todos los
aspectos que "convirtieron aquel tiempo en una gesta tan terrible
como heroica".
    Preston comienza su estudio con una reflexión sobre el final de
la guerra, el parte de guerra escrito por Franco el 1 de abril de
1939: "En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han
alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La
guerra ha terminado".
    "No era cierto. La guerra no había terminado", escribe Preston
que explica cómo Franco tenía razón sólo en cuanto a las operaciones
militares, y cómo la guerra seguiría su camino "traumatizando la
vida española durante muchos años después de terminadas las
hostilidades formales".EFE

No hay comentarios: