jueves, 29 de diciembre de 2005

OPINIÓN. La salud con la ley entra

Son nuestros amigos, nuestros jefes, nuestras novias y nuestros compañeros de trabajo: los fumadores. Estos años han respetado nuestros pulmones como yo la costumbre de afeitarme, nos han impregnado la ropa de olor a humo y se han estropeado la salud. Ahora la ley les va a hacer un favor del que nosotros no debemos pedir perdón por beneficiarnos. Muchos lo dejarán, y todos fumarán menos. Descubrirán sabores y no jadearán más que por justificadísimas razones. Se pueden ahorrar unos 14 euros a la semana para donarlo a la parroquia o gastarlo en vicios inconfesables, que son los que deberían constar en nuestra biografía y no las equivocaciones de la edad del pavo convertidas en costumbre insalubre para unos y en ley humeante para todos. A todos los fumadores: enhorabuena. Mejor protestando que fumando, ya veréis.

No hay comentarios: