lunes, 12 de diciembre de 2005

Policías de paisano perseguirán el incivismo en los parques

El nuevo plan de limpieza municipal incluye los colegios, las praderas, las riberas del Henares y del Camarmilla y los efectos de los actos vandálicos, que en 2004 costaron 80.000 euros
 
Los dueños de los perros que permiten que sus mascotas defequen en cualquier lado, los que ensucian el césped y los que rompen papeleras tendrán que andarse con mucho más ojo a partir de ahora. Cuatro detectives medioambientales, agentes de la policía municipal sin uniforme, patrullan desde hace semanas las zonas verdes de Alcalá en busca de los infractores más furibundos. Al que pillen con las manos en la masa tendrá sanción. 
Así lo anunció ayer el propio alcalde de Alcalá, Bartolomé González, en la presentación del Servicio de Mantenimiento Integral de Zonas Verdes, cuya principal novedad es que trabajarán en un turno de mañana y tarde y estarán de servicio en fines de semana y festivos.
Según la Concejalía de Medio Ambiente, el Servicio cuenta en total con una plantilla estable de 96 trabajadores, que tienen a su disposición una flota compuesta por 32 vehículos a los que ayer pasó revista el alcalde como si de un acto de las fuerzas armadas se tratase.
Entre las actuaciones contempladas en el nuevo contrato, que tendrá un vigencia de ocho años, destaca la inclusión del mantenimiento de zonas verdes y arbolados de los colegios, el desbroce de 2,3 millones de metros cuadrados, la reparación de los  daños producidos por actos de vandalismo  –que le costaron al Ayuntamiento 80.000 euros el año pasado–, el mantenimiento de casi 18.000 metros cuadrados de praderas, la instalación y mantenimiento de 150 sanecanes y la limpieza de 110.000 metros cuadrados de las riberas y márgenes del Henares y el Camarmilla.
Sobre este último punto  quisieron incidir muy especialmente tanto el alcalde como el concejal de Medio Ambiente, Jesús Domínguez, ya que ahora las 86.236 metros cuadrados de las riberas del Henares y los 23.236 del Camarmilla serán considerados como zona verde municipal a todos los efectos, informa el Ayuntamiento.  Esto significa que se cuidarán como si se tratase de un parque, con sus papeleras, sus vigilantes medioambientales y sus patrullas policiales. Doce policías junto con un cabo patrullan desde hace dos meses por las riberas del Henares y del arrollo Camarmilla. Estos agentes, con los cuatro de paisano, se encargarán de vigilar los vertidos ilegales, la suciedad y el incivismo.
Pero también tratarán de impedir situaciones potencialmente peligrosas, como los vecinos que sacan a pasear perros agresivos sin bozal o el abandono de escombros que pueden ser nocivos para los viandantes o para los vecinos que allí viven.
 
Seis metros de zona verde por vecino
 
El total de espacios verdes de Alcalá  alcanzaba, en junio de 2003, los 900.000 metros cuadros, explicó ayer el alcalde de Alcalá, Bartolomé González, en la puesta de largo de este servicio de limpieza con 30 vehículos.  El primer edil complutense confirmó que “nuestro objetivo es que, cuando acabe la legislatura, dispongamos de 1,2 millones de metros cuadrados de zonas verdes, lo que supone pasar de 4,5 metros por habitante a una ratio de seis metros cuadrados de parques y jardines por cada vecino de Alcalá”.
González añadió que no sólo se trata de aumentar la cantidad de espacios, sino la calidad de los mismos. “Se están ejecutando proyectos muy importantes como los Jardines de Juan Pablo II, la reordenación de la Isla del Colegio o el gran arboreto que ha empezado a plantarse en el antiguo Parque del Vivero gracias al compromiso de la Comunidad de Madrid con Alcalá. Pero tan importante como crear zonas verdes es mantenerlas en el mejor estado posible. Por eso hoy presentamos un Servicio de Mantenimiento Integral que supone un esfuerzo histórico en cuanto a ampliación de medios materiales, económicos y personales”, manifestó el regidor complutense antes de compartir un caldo caliente con lipiadores e informadores.

No hay comentarios: