domingo, 1 de enero de 2006

2006 viene con peluca y llega tarde a los churros

Tanto se ha volcado el mundo real con la Navidad, que al final no ha quedado sitio para los villancicos. En casa nadie se acuerda, en la calle ya se hace dinero de otra manera. Y en los bares están prohibidos. Cuando ellos se disfrazan de vendedores de seguros y ellas de reina de la fiesta para despedir un año que ya de ha ido las navidades se están dando por finiquitadas. Se acabó la paz y la familia. Hasta hay un matasuegras involucrado.
 
01.15 horas. La Ruina.
La zona echó el resto después de cenar. Y entre los más beneficiados estaba La Ruina, que se llenó en pocos minutos como si se hubiese hecho el vacío en su interior. Buena música y mucha marcha para cerrar de los últimos. Por cierto que con la salida del sol descubrieron que se les había acabado la bebida prácticamente. Trinaranjus y poco más
 
01.55 horas. La Vaca Flaca.
Hacía falta un DJ para invocar a los Jackson Five, Madonna y los clásicos éxitos siempre tan desapercibidos. DJ Tete, lo llamaremos así hasta que se ponga nombre artístico, estaba de guardia aquella noche dispuesto a no dejar que se oyesen las maracas que, tal vez a modo de desafío, Raúl había repartido entre el público. Como a un DJ no lo mata un matasuegras, lo más recomendable que se puede tostar en un CD sonó  toda la noche, creando un oasis entre tanta bulería.    
 
03. 10 horas. El Mazos.
Si el triunfo se mide por el tamaño de la fila para entrar, entonces vence El Mazos, que contaba con una cola de unas 20 personas para escuchar los éxitos nacionales de cada año y algunos del pasado por aquello de lo larga que es la noche. Ganaban en corbatas al garito vecino, que por cierto colgó un inquietante Papá Noel trepador de una de sus paredes interiores que parecía queres escapar de tanta peluca reflectante.
 
04.15. Café Continental
En busca de empanada, siempre tan recomendable en este lugar, se podía acabar encallando en el pollo. El que se montó junto a la barra con tantos entregados al baile de la mano de ritmos tan diversos. Es alentador que el trenecito siga vigente en este país y que se pueda hacer con el traje de la selección española o con ropa de marca en medio de una fiesta que supera a cualquier cotillón en diversión y buen gusto. El personal trabajó frenéticamente y hasta los que no se podían sentar se alegraban por haber caído en buen sitio... aunque sólo fuese para saludar.
 
05.00. La Vaca Flaca (II)
Hoy no se juega al billar, pero sí a las pelucas. Raúl ha tomado los mandos un buen rato en la mesa de mezclas para que  el aguerrido pincha haga un poco de vida social con toda la feligresía que ha venido a verlo. En la puerta un grupo erasmus piensa como llegar hasta los baños, que están al fondo como siempre. Se va a hacer de día y la mochevieja sigue siendo una cosa compacta. 
 
06.00. Rumbo al churro.
La noche se pasó volando. Así que se llegaba tarde a tomar churros y tarde a casa. Los saltos de esquí esperan a la mañana siguiente. Y el concierto de Año Nuevo, aunque sea un resumen. El resto de 2006 es pan comido. 

No hay comentarios: