lunes, 2 de enero de 2006

La ley se acata con malos humos

Alcalá acató ayer con bastante resignación y algo de despiste la llamada Ley Antitabaco, que prohibe fumar en el trabajo y en los bares que no quieran ver vedada su entrada a los menores de edad. La ley entró en vigor a las 0.00 horas del 1 de enero. Sin embargo, el primer día del año fue una jornada de escasa actividad, por lo que no se pudo apreciarse la nueva situación de los fumadores, hasta la jornada de ayer.
Tal y como habían anunciado, apenas un 10% de los bares optaron por seguir siendo de fumadores. Los hosteleros de la ciudad tomaron esta decisión porque restringir el tabaco “puede ser una ruina para los locales”.
En lo que se refiere a las empresas, la gran mayoría habían restringido el uso del tabaco hacía tiempo. La patronal que agrupa a las compañías del Corredor del Henaes calcula que unas 6.000 se han visto afectadas en Alcalá, 19.000 en la comarca y su entorno. El cambio ahora es que los espacios reservados para ello, fuesen la clásica sala de fumadores o los cuartos de baño, también quedad vedados al tabaco. Así les ocurrió a las cajeras del Hipermercado del Centro Comercial El Val, que desde ayer se echan sus pitillos en la calle. Pero además de la prohibición de encender cigarrillos en sus puestos de trabajo, los fumadores se enfrentan a otra complicación, que es dónde comprar tabaco. A partir de ahora, las máquinas expendedoras sólo se podrán encontrar en los bares y restaurantes donde se permite fumar.
Las infracciones recogidas por la nueva norma incluyen multas que van desde los 30 hasta los 600 euros en el caso de las más leves, y hasta 600.000 en las muy graves. En el caso de fumar fuera de las zonas dispuestas para ello o  donde esté expresamente prohibido hacerlo, el fumador será considerado responsable de la falta. Si se trata de un menor, la responsabilidad recae en sus padres o tutores.
Los responsables de la Federación Española de Hostelería, que agrupa a 150.000 de los cerca de 300.000 locales que hay en el país, se mostraron hoy “sorprendidos” por el grado de cumplimiento registrado en este sector de la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo.
A juicio de este portavoz, el buen resultado se debe al esfuerzo de información realizado por las más de 70 asociaciones que integran la federación y “si el teléfono de información de Sanidad afirma que recibió el pasado viernes 10.000 llamadas, en el conjunto de nuestras asociaciones este número hay que multiplicarlo por mucho”.
Guerra también se felicitó porque numerosos bares y restaurantes hayan colgado los carteles que indican si es o no un local libre de humos, incluso antes de “lo estrictamente exigible”. Recordó, por último, que el sector continúa con su postura crítica hacia la norma, pero reiteró la disposición de acatarla.
 
“El 98% de los bares permitirá fumar”
La abrumadora mayoría de los bares que poseen una superficie inferior a los cien metros cuadrados seguirá permitiendo a sus clientes fumar en su interior. De hecho, según José García Parriego, presidente de la Federación de Comercios del Henares (Fecohe), la cifra podría alcanzar el 98% de los establecimientos asociados de este tipo, a tenor de los contactos que ha mantenido con los socios de la entidad.
“Ahora mismo, mo conozco ningún bar de este tipo que vaya a prohibir fumar”, afirma Parriego, quien señala que la Federación ha recibido una avanlancha de peticiones por parte de estos esblecimientos del cartel que anuncia todo lo contrario: que el establecimiento sí que permitirá el consumo de tabaco.
“Ante estas solicitudes hemos pedido 2.500 que establecen que se puede fumar en el local y cien que dicen que no, por si se dan casos”, explicó. Para Parriego, lo importante ante la nueva ley “es que se garantice el respeto y en este caso los clientes han hablado y han pedido de forma masiva que se les permita fumar”.
Según dijo el presidente de Fecohe, “los locales van a tener menos clientes si no permiten fumar porque estamos en una cultura en la que mucha gente asocia tomar café con fumarse un cigarro”.
También reclamó que se establezcan ayudas específicas para facilitar la reforma de los establecimientos superiores a 100 metros de superficie que están obligados a habilitar zonas para fumadores.

No hay comentarios: