martes, 3 de enero de 2006

Más policía para vigilar la droga en los colegios

El Gobierno de Zapatero se ha propuesto poner coto al trapicheo de droga en la puerta de los centros educativos, un problema que han apuntado los padres de Alcalá en más de una ocasión. Más de 3.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se movilizarán a partir del próximo día 10 en el entorno de los centros escolares de toda España para luchar contra el tráfico de drogas a pequeña escala y el consumo de estupefacientes. Así lo anunció ayer  el ministro del Interior, José Antonio Alonso, que justificó la medida en el descenso hasta los 14 ó 15 años en la edad de inicio en el consumo de drogas. El plan complementa a otro que entró en vigor ayer y que está centrado en la vigilancia de las zonas de ocio y de diversión, y ha añadido que ambos dispositivos se extenderán al menos durante los próximos dos años, si bien ha dicho que previsiblemente su duración será “indefinida”.
El concejal de Educación de Alcalá, Francisco Bernález, se alegró ayer por la idea del ejecutivo pero se mostró escépctico: “Cuando veamos los resultados y los policías lo valoraremos desde el Ayuntamiento”. El Consistorio prepara desde hace meses medidas para poner freno a una práctica que golpea especialmente a los barrios menos favorecidos.
La puesta en marcha de ambos planes se traducirá en el aumento de la vigilancia por parte de los efectivos policiales en los alrededores de los centros escolares y en las zonas de ocio y diversión para vigilar y hacer un seguimiento del menudeo –venta al por menor– de drogas.
En este cometido, los agentes de las fuerzas de seguridad del Estado contarán con la colaboración de las policías autonómicas y municipales, y la supervisión correrá a cargo de un coordinador territorial que establecerá las bases de actuación para cada uno de los “puntos de riesgo”.
La portavoz de la Federación de Padres de Alumnos de Alcalá, Juana Angulo, se felicitó ayer por la medida y apuntó que el Ayuntamiento “ya ha alcanzado algunos resultados en este sentido”. Los padres están presentes en el Consejo de Seguridad de la ciudad, que preside en alcalde, y pasan periódicamente sus quejas en este sentido.
“Sabemos que hay determinados centros en los que esto es un problema más grave que en otros especialmente por el barrio en el que están enmarcados”, dice Juana Angulo, que cree mejor no dar nombres, para no “estigmatizar” a ningún centro educativo.
Según ha explicado Alonso, se está elaborando desde la Secretaría de Seguridad un mapa con los "puntos de riesgo específicos", tanto de zonas escolares como de lugares de ocio o diversión, donde se produce un mayor menudeo de drogas entre los jóvenes.
El ministro del Interior ha explicado que cada tres meses se realizará un informe por parte de las fuerzas de seguridad del Estado para comprobar la efectividad de ambos planes en la lucha contra el consumo y tráfico de drogas entre los jóvenes.

No hay comentarios: