jueves, 5 de enero de 2006

Policías de paisano vigilarán los colegios desde este año

El Ayuntamiento de Alcalá pondrá en marcha durante los siguientes meses el plan de agentes tutores para controlar el absentismo en los centros, el tráfico de drogas, los conflictos de convivencia y el civismo en los centros.
El Ayuntamiento lleva meses preparando el proyecto, inspirado en la buena experiencia de la capital de España, donde patrullan agentes en muchas ocasiones de paisano a la salida y entrada de las clases para detectar sobre el problema posibles problemas de convievencia o de integración. De momento sólo habrá dos policías municipales destinados a tal efecto, explican la mismas fuentes.
Los agentes, explican fuentes municipales, estarán en contacto con la dirección educativa de los centros y en el caso de Alcalá prestarán especial atención a los casos de alumnos que faltan mucho a clase, el llamado “absentismo agudo”. Se trata de alumnos que faltan reiteradamente a clase, muchas veces procendentes de familias desestructuradas o con padres que no se ocupan bien de su asistencia a clase.
El plan coincide en el tiempo con el impulsado por el ministro del Interior, José Antonio Alonso, para que la policía nacional vigile en el entorno de los centros educativos el tráfico de drogas.  Este problema, coinciden padres y políticos, no es el principal de los colegios en Alcalá, aunque sí se han dado quejas en este sentido en algunos centros.
La principal preocupación para el edil de Educación, Francisco Bernáldez, es el “absentismo escolar”. Su concejalía procesa los datos de asistencia y sabe donde estan los casos más graves. De hecho la policía local lleva un tiempo actuando como agentes tutores “aunque todavía no se ha puesto a ningún agente especialmente dedicado a cumplir esta tarea.  
El plan no colisionará comn la vigilancia de los centros que ha anunciado el ministro del Interior. Aunque los Ayuntamientos apenas han sido informados de este asunto se crearán también cauces de colaboración y transferencia de datos entre las autoridades estatales, autonómicas y locales para garantizar la utilización de todos los datos en la toma de decisiones. El plan, que se actualizará anualmente, se centrará en los entornos escolares, no dentro de los centros, y que se desarrollará en todos los horarios con afluencia de niños y jóvenes durante el tiempo de formación reglada, además de en actividades extraescolares o en zonas de descanso escolar.
Las delegación del Gobierno recibió anteayer mismo las instrucciones para coordinar el trabajo.
Se nombrará a un responsable territorial de ejecución del plan, que bajo la supervisión del delegado del Gobierno se encargará de la coordinación entre los cuerpos policiales.
Pese a todo, dada la imposibilidad de atender a la totalidad de los colegios españoles con la cantidad con las que se cuenta de agentes disponibles, la idea actualmente es centrarse principalmente en las zonas de riesgo que cada delegación del Gobierno relacione, con el fin de maximizar los esfuerzos de los agentes que lleven a cabo la vigilancia. Este censo de lugares potencialmente conflictivos para los jóvenes deberá estar confeccionado antes del próximo lunes.
 
Agentes tutores, velar por el ‘malo’
¿Qué es un agente tutor? Es algo parecido a un mediador social, pero se trata de un policía que a menudo va sin uniforme, mezclado entre los padres. Tiene un trato directo con los profesores, y en la capital de reparten la tarea por barrios.
Los agentes tutores no persiguen al malo de la clase. Lo siguen, hablan con sus padres, valoran el problema con profesores y psicólogos y tratan de reconducir la situación. De ahí que aparezcan unos días con uniforme a la entrada del colegio y otros días de paisano a la salida o en la misma casa de in alumno que falta por norma todos los lunes y viernes.
La parte más coercitiva estará en manos de la Policía Nacional con los planes operativos sobre el entornos de los centros escolares, que contarán con una serie de medidas concretas, cuya aplicación será coordinada por el Gabinete de Actuación Concertada de la Secretaría de Estado de Seguridad. Estas medidas se centrarán en los grupos o personas que a pequeña escala centran su actividad delictiva en las inmediaciones de las zonas educativas. Las grandes organizaciones de narcotráfico seguirán recibiendo un tratamiento específico y diferenciado por las fuerzas de seguridad del Estado.
 
El plan contra el trapicheo de droga arranca en cuatro días
El plan contra el trapicheo de droga en los colegios arrancará el próximo día 10, y de momento no se han dado datos de cuantos policías acturarán en la región. 
Se aplicará en todo el territorio nacional por un plazo no inferior a los dos años, en la disminución de la edad de inicio en el consumo de drogas hasta situarse en una media de entre 14 y 15 años y en el aumento del mismo entre los jóvenes. El proyecto complementa a otro que entró en vigor esta semana y que está centrado en la vigilancia de las zonas de ocio y de diversión.
El objetivo del plan contra el menudeo en los entornos de los centros escolares, del que se realizarán informes trimestrales para su evaluación, es, según dijo Alonso, que los jóvenes estudien y se formen en un entorno seguro y de que los padres estén tranquilos de que así va a ser.
En la primera fase del plan participarán al menos 3.124 agentes –1.306 de la Policía Nacional y 1.818 de la Guardia Civil– a los que se unirán los policías locales que decidan las Juntas de Seguridad. El Ayuntamiento, que se ha mostrado escéptico, espera que lleguen los agentes lo antes posible.  

No hay comentarios: