lunes, 13 de marzo de 2006

Las víctimas recuerdan en silencio el 11-M y los políticos con peleas

Sociedad y clase política volvieron este fin de semana a escenificar la brecha existente entre ambos precisamente en el recuerdo del peor atentado de la historia de España.  Apenas unos minutos duró la unidad, aunque sólo fuese física, el sábado durante el acto homenaje de El Bosque de los Ausentes. Faltaban los alcaldes de los municipios del Corredor, que suman más de tres cuartas partes de las víctimas.  
Mientras los afectados lloraban en silencio a los suyos después de dos años de dolor y ausencias, la polémica política por la autoría de los atentados y la negociación con ETA no amainó ni siquiera el propio 11 de Marzo. La presidenta de la Comunidad participó con los alcaldes del Corredor, entre ellos el de Alcalá, Bartolomé González, en una ofrenda floral en la Puerta del Sol. Después, se repetía la escena en la estación de tren de Alcalá, de donde partieron los trenes de la muerte, y en multitud de municipios de la zona.
Las víctimas pidieron que no se las utilice y que se respete el dolor que sienten durante estos días, mientras el PP aprovechó los actos del sábado para apuntar la participación de ETA en la masacre y criticar al presidente Zapatero por querer negociar con la banda. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tachó ayer de “irresponsable" al PP y a sus dirigentes por sembrar dudas sobre la autoría de los atentados
El principal partido de la oposición no tardó en responder a estas palabras y el presidente del PP de Andalucía Javier Arenas, defendió la investigación “porque queremos saber la verdad". En un acto de su partido celebrado en Granada, Arenas aseguró no entender “por qué al PSOE le molesta tanto que digamos que queremos saber toda la verdad", a lo que añadió que está convencido de que “todos los terrorismos tienen conexión entre sí”.  Esta desunión quedó patente también en la actitud de las asociaciones de víctimas que reaccionaron de diferente forma ante el segundo aniversario. Las Asociación 11-M Afectados de Terrorismo, que preside Pilar Manjón, cerró la sede y colocó un lazo negro en su puerta.
Sin embargo, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT)  puso el acento en que era el “Día Europeo en Memoria y Recuerdo de las Víctimas del Terrorismo', por lo que celebró, también en el Retiro, otro acto para aquellos que “dieron su vida por la defensa de la paz y la libertad en España". Eso sí, tanto Manjón como Alcaraz, presidente de la AVT, asistieron a la cita institucional de El Retiro con el presidente del Gobierno. Sí faltaron los alcaldes del Corredor, que no hicieron declaraciones al respecto.
 
más descalificaciones. El domingo, ya con las víctimas fuera de la escena, no cesaron las descalificaciones entre los partidos políticos
El líder de IU, Gaspar Llamazares, lamentó también  que algunos dirigentes del PP no respetaran el sábado  el minuto de silencio guardado, durante el acto en memoria de las víctimas del 11-M, en el Bosque del Recuerdo e hicieran comentarios alusivos a la autoría del atentado. Llamazares, en declaraciones a Efe, expresó su sorpresa porque a algunos miembros del PP que asistieron al acto central en homenaje de las víctimas, entre ellos consejeros de la Comunidad de Madrid cuyos nombres no desveló, se les escuchara murmurar durante el minuto de silencio comentarios como “quién ha sido o no quieren investigar".
 
De la desesperación a la esperanza
El sábado hubo un aniversario, pero dos bandos y dos homenajes. Primero, flores en la Puerta del Sol y al final cita conjunta en el Bosque de los Ausentes.  Antes, a las 11.00 horas, la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M había realizado –con la presencia de Aguirre– unas Lecturas por la Paz en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, acto al que asistió Mariano Rajoy. Fuera, unos 250 voluntarios repartían librillos de citas y contaban a los ciudadanos lo que estaba pasando en el Círculo. Dentro había sobre todo víctima de ETA, como María del Mar Blanco, hermana del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco, y la madre de Irene Villa. Como víctima del 11-M, María Ángeles Domínguez abrió la lectura manifestando que “la desesperación de los primeros momentos ha dado paso a un impulso de superación”. También leyó el alcalaíno Javier Gismero, que escogió un texto del papa Juan Pablo II para revindicar la paz a su manera. Aguirre evocó la tolerancia inicial de Inglaterra a Hitler en clara referencia a Zapa

No hay comentarios: