jueves, 6 de abril de 2006

Cuando ser una 'joya' sale demasiado caro

El Congreso aprobó el pasado martes  la proposición no de Ley en la que se insta al Gobierno a aportar una partida específica en los próximos presupuestos generales del Estado para cada una de las ciudades españolas declaradas Patrimonio de la Humanidad. Su impulsor fue el diputado del PP por Segovia Javier Gómez Darmendrail. El Ayuntamiento de Alcalá ya tiene planes para ese dinero. 
“Es  estupendo que se reconozca la singularidad que tenemos las ciudades patrimonio, porque no es lo mismo reparar una calle en una ciudad histórica que en otro municipio”, valora el alcalde de Alcalá, Bartolomé González. El dinero, explica el primer edil, será bienvenido “aunque no sea fijo todos los años”, y servirá para tapar más de un agujero. Alcalá presentará su estudio de rehabilitación, que podría beneficiar de manera prioritaria al convento de Mercedarios Descalzos, situado en la calle Empecinado, pero también la reparación de calles.
La propuesta salió adelante con 37 votos a favor y dos abstenciones, y  justifica el destino de las cantidades “al desarrollo de estudios y establecimiento de programas integrados de actuación que persigan la conexión del patrimonio cultural con el desarrollo social y económico".
Como recuerda este diputado, “es el Estado el responsable de cara a la Unesco de las ciudades patrimonio”. De ahí que se le requiera que colabore en su mantenimiento.
El dinero no lo repartirá el Grupo de Ciudades Patrimonio, cada una tendrá su partida en los presupuestos diseñados por el ministro Pedro Solbes. En el borrador de la proposición, explica Gómez Darmendrail, figuraba un millón de euros para cada ciudad patrimonio. Finalmente el texto se modificó y cada ciudad tendrá un dinero distinto en función del proyecto que presente.
Según explica el parlamentario, las ayudas están destinadas a hacer estudios y luego serán las respectivas ciudades las que decidan cómo se financian, y puedan solicitar las ayudas correspondientes para materializar los proyectos que conllevarán los estudios previos que financie el Estado.
El acuerdo es, gracias al consenso de los grupos, histórico. “Por primera vez en los Presupuestos Generales del Estado se reconoce una partida específica para estas ciudades que tienen unas peculiaridades y unas necesidades específicas y que de esta manera contarían con ayudas a modo de compensación”, detalla Darmendrail, que agradece que su propuesta saliera adelante con el apoyo de casi todos los diputados de la Comisión de Cultura.
“Por fin nos damos cuenta de que hay que compensar las cargas que tiene el hecho de que la Unesco venga y te diga ‘usted es un museo’, que es lo que supone ser Patrimonio de la Humanidad”, explica el Gómez Darmendrail, que lleva años al cuidado del patrimonio en Segovia. Como veterano en la puesta en valor del patrimonio arquitectónico, Darmendrail ha percibido la dificultad generalizada que tienen las ciudades para conservar el patrimonio: “La gran mayoría no tienen recursos suficientes para gestionar lo que tienen, por eso necesitan un respaldo financiero por parte del Estado”.  Es el precio por ser una joya.

No hay comentarios: