martes, 4 de abril de 2006

El centro oculta sus cables en cuatro meses

Los cables de electricidad desaparecerán de buena parte del centro de la ciudad antes de que acabe el verano gracias a un convenio con la Comunidad de Madrid.
La Junta de Gobierno del  adjudicó ayer las obras de enterramiento del cableado eléctrico en la calle Mayor y la plaza de Cervantes, con lo que se inicia un proyecto destinado a eliminar esta barrera visual de todo el casco histórico y su entorno. También están incluidas, dijo el alcalde, algunas calles adyacentes.
El enterramiento de los cables en la calle Mayor y la plaza de Cervantes tendrá un coste de 164.000 euros y el plazo de ejecución será de dos meses. De aquí a la adjudicación queda un mes. Más el tiempo de alegaciones, cuatro meses en total.
Este proyecto cuenta con el respaldo de la Dirección General de Turismo y la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid y su objetivo es suprimir una barrera estética de primer orden en la única ciudad Patrimonio de la Humanidad de la región. El Ayuntamiento había puesto este proyecto entre sus prioridades para recuperar el centro el año pasado. De la misma manera, se quiere dar una uniformidad cromática a la plaza de Cervantes. El objetivo es que haya una “coherencia cromática” en toda la plaza. Esta tarea imposible que ya se ha acometido en otras ciudades españolas. Uno de los mejores ejemplos es la plaza Mayor de Valladolid, que ha recibido en la pasada década un tono rojizo color vino. Este proyecto también implica a la Comunidad.

No hay comentarios: