miércoles, 31 de mayo de 2006

Los Príncipes descubrirán una placa y probarán la costrada

Los Príncipes de Asturias quieren conocer bien Alcalá y recoger todos los puntos de vista. Por eso recorrerán mañana el centro a pie y departirán informalmente con representantes de la sociedad complutense en varios actos. El Ayuntamiento regalará una edición de coleccionista a los Príncipes y otra especial para la infanta Leonor hecho por niños de la ciudad.
También IU prepara un obsequio sorpresa para los Príncipes, del que sólo adelantan que será “algo que seguro no tienen en casa”. Finalmente la coalición asistirá sólo a los actos organizados en el Ayuntamiento y marcará distancias ausentándose el resto de la visita, que durará hasta las 20.00 horas. No faltará la presidenta de la región y la secretaria de Estado de Cooperación Territorial, Ana Isabel Leyva, única representante del Gobierno central.
Pasadas las 11.30 de mañana Don Felipe y Doña Letizia estarán saludando desde el balcón del Ayuntamiento. Pero antes descubrirán una placa en recuerdo de la visita en la propia fachada del edificio. En el Salón de Plenos verán las joyas de la ciudad más ligadas a la realeza, como el título de excelentísimo y el de ciudad, que Alcalá ha ostentado en solitario en la región y que concede el Rey. En el mismo lugar tomarán café de manera informal con los concejales. Antes IU aprovechará para entregarles una carta a favor de la república. No será el único regalo: los Príncipes recibirán una edición de coleccionista del Quijote y la Infanta Leonor el Quijote que dibujaron y escribieron los alumnos de los colegios de Alcalá el año pasado.
El último secreto de la visita es qué comerán. La Hostería preparará carne y verdura dentro de un menú ligero que incluye costrada en los postres. Al almuerzo y el besamanos acudirán desde el líder de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, hasta representantes del Ejército, los sindicatos y entidades como los Condueños. Además, estará el vicepresidente regional, Alfedro Prada y varios consejero regionales como Juan Granados. Será la concentración más alta de cargos de la CAM desde que se reunió en Alcalá el Consejo de Gobierno de Aguirre. En total serán cerca de 70 invitados que tienen que comer en poco más de 45 minutos para tomar un café distendido en el patio de la Cisneriana.
Todavía está en el aire qué pasará en la calle Mayor a partir de las seis de la tarde. Los Príncipes verán la Casa de Cervantes, que interesa especialmente a la Princesa, y el Hospitalillo de Antezana: se lo enseñará el padre Ángel y el prioste Jesús Majolero. De allí irán al Corral de comedias, donde acaba la jornada. La duda es si todo ese tramo lo harán a pie o en coche. Los Príncipes son muy cercanos a la gente, y la Casa Real teme que se demoren saludando.
 
 
‘Suite’ Puerto Rico, dos camas y un baño con vistas al patio
Una habitación sencilla, con televisión, un baño diminuto y unas deliciosas vistas al patio de Filósofos de la Cisneriana. Es la habitación Puerto Rico, la que se ha reservado para los Príncipes. Pasarán un rato en ella después de comer para descansar antes de salir hacia la fábrica Gal, a donde llegan a las 18.00 horas.
El Ayuntamiento ha llevado con discreción este detalle, que no consta en el programa oficial. No es la primera vez que miembros de la familia Real reservan habitaciones en la Residencia de San Ildefonso, que ofrece alojamientos hoteleros y residenciales para congresos, cursos, tribunales, profesores visitantes de la UAH.
Tal vez por eso es un espacio desconocido, pese a que ofrece  39 habitaciones, de las cuales 12 son dobles, 26 individuales y una es una suite. La 215, que se llama Puerto Rico; y la 115, Nicaragüa, esperan a los Príncipes para cualquier eventualidad. Desde ayer tienen aire acondicionada, cuya instalación recoge la foto. Son estancias algo espartanas y el precio de la noche es de 70 euros.
La diferencia es que los Reyes, en los años que llevan entregando el Premio Cervantes, no han usado nunca ni siquiera el baño que se les reserva. Esta vez está previsto que la usen, aunque no tendrán tiempo ni de echar una siesta.
 
En los discursos finales –al final sólo habrá el Príncipe sólo dará uno– el alcalde reivindicará Alcalá como una ciudad con pasado, segura en su presente y muy proyectada al futuro “más allá de Cervantes”, según fuentes municipales.  Antes firmará en el libro de honor de la ciudad. ¿Por qué no en el Ayuntamiento? Porque Don Felipe prefiere siempre escribir su dedicatoria al final de la visita para poder dejar su impresión y evitar una frase fría e impersonal.

No hay comentarios: