lunes, 19 de junio de 2006

:-)

xavier colás n alcalá
De los niños se dice que no callan. Que pintan los libros donde no deben y que son monos de repetición de los mayores. Pero un grupo de padres tuvo que aprender a vivir con todo lo contrario: el pequeño no salía de su mundo, se sentía un estorbo en clase y parecía inútil hablar con él. A los padres de un niño autista se les cierra el cielo muy pronto: han de elegir entre un colegio de educación especial donde su capacidad estará siempre muy limitada o uno ordinario donde el pequeño se será siempre el último de la clase, el que trae a casa los libros y los cuadernos sin estrenar.
Cinco familias en Alcalá han tenido la oportunidad de su vida –“el gordo es lo que nos ha tocado”, repiten muchas– consiguiendo que su hijo entre en el aula de integración del Colegio Nebrija, un centro como los demás que desde este año tiene un hueco para dar todo el apoyo del mundo a cinco alumnos de Primaria que lo necesitan y además pueden aprender.
 
 
María Jesús Miguel sabía poco sobre el autismo hace unos años. La vida, sin embargo, la llevó por derroteros que no había imaginado: un hijo en una espiral de silencio y aislamiento, que parece no necesitar nada de nadie pero que necesita todos. Durante unos años al pequeño le tocó ser el raro de la clase, aunque nunca fue tonto. Un incomprendido, aunque lo suyo era fácil de entender. Un caso perdido, pese a que la solución estaba bien cerca: en el aula de niños TGD del Colegio Nebrija. Allí una profesora y una técnico se ocupan de él. Eso en teoría, porque en la práctica se ha volcado todo el colegio, incuyendo el director. “A mi hijo le ha tocado la lotería al encontrar un sitio en este colegio”, explica orgullosa con su pequeño sobre las rodillas.
 Desde principios de curso su hijo pasa tiene dos clases y dos profesoras. En una aprende los misterios de las matemáticas, y en la otra Eva una profesora especializada en niños con este problema que al frente de una clase de cinco chavales ha afrontado el reto de su vida.
 
 

No hay comentarios: