viernes, 23 de junio de 2006

Presidenta, alcalde y rector sellan un pacto histórico para los cuarteles

Las obras empezarán este año y contarán con un fuerte respaldo financiero regional
La inmensa manzana de los cuarteles se empezará a recuperar antes de que acabe el año para convertirse en un espacio abierto a la ciudad con un centro para congresos, una gran residencia universitaria, biblioteca central y los indispensables aparcamientos. Todo ello con la irrenunciable zona comercial, que será algo más modesta de lo que se había hablado en principio con la CAM.
El alcalde de Alcalá, Bartolomé González y el rector de la Universidad de Alcalá, Virgilio Zapatero, cerraron ayer con la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, el plan definitivo para recuperar los cuarteles del Príncipe y Lepanto, que dan a la plaza de San Diego y llevan casi media década sin uso. Según anunció la propia presidenta madrileña en su discurso en el acto posterior de toma de posesión del rector, las obras de remodelación y transformación de los cuarteles en un centro cultural, social y económico, en pleno casco histórico de Alcalá, podrían comenzar antes de que acabe el año. Será, según adelantó la presidenta a este periódico, gracias a una inversión de 2.000 millones de pesetas que Aguirre ha comprometido en este proyecto.
El proyecto, a tres bandas, desarrollará en su primera fase un gran museo, la esperada biblioteca de Humanidades y abrirá a la ciudad cuatro grandes plazas y el majestuoso jardín romántico de San Bernardino. La segunda fase traerá el esperado aparcamiento, el palacio de congresos y la residencia de estudiantes. Según fuentes de la UAH, estas infraestructuras sí traerán aparejadas zonas comerciales como restaurantes o tiendas, que a su vez generarán actividad. 
La Comunidad de Madrid presentó un proyecto de rehabilitación para los cuarteles el otoño pasado, pero no contó con el visto bueno de la Universidad, reacia a que uno de los pesos pesados de la reforma fuera la actividad comercial. Ahora el proyecto se caracteriza por abrir a la calle los cuarteles por todos sus costados, recuperar los espacios públicos e integrar usos institucionales con comercio de ocio cultural compatible. La segunda fase, en cambio, se hará probablemente mediante operadores que explotarán el espacio durante un tiempo.
Aguirre, González y Zapatero se reunieron durante cerca de 45 minutos en el despacho del rector a primera hora de la mañana, después de meses de contactos bilaterales entre los tres. La presidenta se mostró entusiasta del proyecto, que de este modo esquiva las ataduras a los espacios comerciales que tenía la anterior propuesta. Aguirre quiere que las obras empiecen este mismo año, aunque fuentes la Universidad sólo dan por hecho que las máquinas empezarán a trabajar antes que acabe la legislatura. Y eso será en mayo de 2007.
De todas las infraestructuras que vendrán de la mano del futuro proyecto de los Cuarteles, las tres más significativas para la Alcalá son los aparcamientos, el palacio de congresos y la residencia universitaria. En el caso del parking ha sido siempre un punto irrenunciable para el alcalde, que cumple así su promesa de plazas de aparcamiento en el centro sumando 700 más.
El Palacio de Congresos es una nueva aspiración de la ciudad, que quiere atraer al turismo de negocios haciendo valer su cercanía a Barajas. Y de la residencia se espera que dé vida al centro.

No hay comentarios: