miércoles, 20 de septiembre de 2006

Aguirre se defiende atacando y da un baño de cifras a la oposición

La presidenta defiende que la gestión privada de los servicios es más eficaz
Esperanza Aguirre se revolvió ayer contra los ataques de la oposición con fuego racheado de cifras y una defensa basada en un buen ataque. La presidenta estuvo menos dura con Rafael Simancas (PSOE) que el año pasado, pero no cedió en sus planteamientos frente a una oposición que la acusó de malversar cifras e incumplir compromisos. 
Aguirre se remitió a la acogida de sus proyectos para refutar las pegas de la oposición: “140.000 personas están apuntadas al plan de vivienda joven que usted califica de impresentable”, espetó desde la tribuna al portavoz de IU. También añadió alguna novedad respecto a las promesas enunciadas en la primera sesión del martes: está dispuesta a premiar a las empresas que luchen contra la siniestralidad con especial ahinco.
Pero la jornada de ayer se pareció más al reparto de mandobles entre izquierda y derecha que cerró el choque el año pasado que a la mezcla de balance y promesas de Aguirre del martes. La presidenta de la Comunidad de Madrid replicó al portavoz del PSOE en la Asamblea, que la “división" y el “follón interno" que tiene su partido es el “auténtico problema" para la estabilidad institucional de España. Todo porque el portavoz socialista, durante su intervención, la acusó de “fomentar la discordia" y la “división". Para la jefa del Ejecutivo regional, el PSOE se ha convertido “en una especie de confederación de partidos independientes, que ni siquiera el poder es capaz de unir" y sus votantes no saben si apoyan “un proyecto para hacer una España federal, confederal o una unión de estados independientes". “Ni siquiera usted lo sabe", apostilló Aguirre, quien advirtió a Simancas de que los “perjudicados" por esta “división" son “siempre" los ciudadanos que “ven como España va sin rumbo y cada taifa socialista por su lado".
La presidenta de Madrid, que lamentó el tono “catastrofista" de Simancas, dijo que la experiencia le dice que cuando el PSOE critica alguna actuación “real" o “imaginaria" del PP, “lo que hacen siempre es describir lo que les pasa a ellos". Además se mostró convencida de que el candidato a la alcaldía de Madrid que “le pongan desde Moncloa, nunca le va a llegar a la suela de los zapatos" a la hora de “esquivar las puñaladas y de sobrevivir en medio de los navajeos de su propio partido".
Aguirre no esquivó los temas espinosos, sino que se fue de cabeza a ellos en cuanto los tocó Simancas. En materia de urbanismo, éste  lo consideró “depredador" en Madrid. Pero la presidenta señaló que se debía referir a lo que “han hecho en Marbella", y recordó que la candidata socialista que presentaron a este ayuntamiento “ha entrado en la cárcel" por su gestión en el Ayuntamiento. Y encontró la viga en el ojo ajeno: Castilla La Mancha sumará al Corredor del Henares 218.000 viviendas en los próximos años. Lo mismo con la vivienda social y la educació infantil, donde las autonomías socialista hacen la mitad que ella.
decencia. “Madrid no va bien en abstracto, porque sí, si no porque hay muchos madrileños a los que le va bien", afirmó tajante la presidenta. Aseguró que hasta la oposición “reconoce que Madrid es una tierra de oportunidades", pero ante la declaración de honradez de Simancas Aguirre no se quedó atrás.  “Yo nunca he tenido que decir que soy decente, todo el mundo sabe que lo soy”. También se atrevió con los “barracones” en los que estudian muchos escolares, y le estampó a la oposición cifras en su cara: ellos tienen 36 y con el PSOE hubo 272.
 
Simancas pide al PP “que salga de la trinchera” y ofrece pactos
El líder de PSM pidió a la presidenta de la Comunidad de Madrid que dejase de pelearse con el presidente Zapatero y el alcalde Gallardón y cumpliese las “promesas de todo a 100” que tiene pendientes: lista de espera de un mes, vivienda joven para 79.000 menores de 35 años y metro abierto las 24 horas los fines de semana. Simancas acusó a Aguirre de seguir “en la trinchera” y falsear cifras, además de haber aprobado tres leyes de 20 propuestas. Falla el Gobierno, dijo,“tenemos el mejor coche, pero no tenemos el mejor conductor”, concluyó cuando llevaba apenas dos minutos en la tribuna.  
Más contundente que su colega de IU pero menos ácido que otras veces, el candidato socialista dedicó buena parte de su discurso inicial a presentarse como “alternativa" y como impulsor de un gobierno de “cambio". Pronto salió el tema del ladrillo: afirmó que el “desmadre urbanístico" de la región es el “cáncer que hay que atajar antes de que sea demasiado tarde" y defendió la Educación y la Sanidad públicas frente a la “vocación privatizadora" de la presidenta: “Usted no cree en los servicios públicos”, le espetó a final.
Hubo desencuentros, pero Simancas recuperó pulso institucional en el último tramo y pidió a la presidenta que, para que los ochos meses que quedan hasta las elecciones sean “útiles", asuma cinco compromisos y le ofreció su “apoyo" para llevarlos a cabo. Entre ellos elevar el gasto educativo un 25% en los próximos presupuestos de la Comunidad. También, revisar los contratos de construcción y puesta en marcha de los nuevos hospitales para garantizar que su gestión sea pública; y encargar a las universidades públicas madrileñas la redacción de un Plan Regional de Estrategia Territorial que aporte al urbanismo “racionalidad", “limpieza" y vivienda protegida.
Le propuso además un “gran" acuerdo entre los tres niveles de la administración para elaborar un plan de movilidad sostenible y un plan de coordinación de obras públicas que incluya la congelación de tarifas del transporte público para los próximos tres años. Antes puso a la presidenta frente a los desiguales resultados educativos en la región: un 31% de fracaso escolar –“inaceptable en nuestra región”– en el Corredor frente a 17% del Noroeste. Para cerrar el círculo volvió al tema inmobiliario, que “en la Comunidad expulsa a los jóvenes de los municipios donde viven los padres” y condenó a un gobierno “que nació y morirá a la sombra del ladrillo”.
Al final de la sesión se debatieron se aprobaron siete propuestas del PP, entre ellas una que recibió el apoyo del PSOE dirigida a implantar progresivamente la libre elección de médico y hospital y el Pacto Social contra la anorexia y la bulimia.
 
“Son datos de ingeniería estadística”
El portavoz de IU indicó que Aguirre “esconde" sus incumplimientos bajo una “indigna ingeniería estadística", “trucos dialécticos y tramas semánticas", por lo que, en su opinión, “no merece el poder por razones políticas, sociales y democráticas". Insistió en que su política liberalizadora y privatizadora “priva a los madrileños del acceso a los recursos sanitarios, educativos y de bienes" que resultan, según dijo, “imprescindibles". El portavoz de IU acusó también a la presidenta regional de ser “incapaz" de presentar una Ley del Suelo “decente que regule su comportamiento, este mercado y las posibilidades de los ciudadanos de disponer un urbanismo equilibrado que satisfaga sus intereses". En cuanto a la reducción en un punto del IRPF, que anunció este martes la presidenta en su discurso de apertura del Debate sobre el Estado de la Región, lamentó que esta bajada, junto a la eliminación del impuesto de Donaciones y Sucesiones, esté vinculada con el nivel de riqueza de los ciudadanos. Por otra parte, acusó al Ejecutivo autonómico de tener “uno de los menores gastos sanitarios públicos por habitante y año".

No hay comentarios: