lunes, 9 de octubre de 2006

Cervantes en boca de todos

x.c. n alcalá
Desde un humorista al alcalde pasando por políticos de signo opuesto hermanados por el ingenioso hidalgo o ciudadanos anónimos con ganas de poner su granito de arena a la fiesta más cervantina. La lectura pública de ayer la abrió, en la plaza de Cervantes como cada año, el veterano dibujante Antonio Mingote.
“Ya en este tiempo se había levantado Sancho Panza, algo maltratado de los mozos de los frailes, y había estado atento a la batalla de su señor don Quijote, y rogaba a Dios en su corazón fuese servido de darle vitoria y que en ella ganase alguna ínsula de donde le hiciese gobernador, como se lo había prometido. Viendo, pues, ya acabada la pendencia, y que su amo volvía a subir sobre Rocinante, llegó a tenerle el estribo; y antes que subiese se hincó de rodillas delante dél”, leyó el admirado colaborador del diario ABC, que se ha convertido “en un alcalaíno más” según dijo el alcalde, Bartolomé González. Mingote fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Alcalá el año pasado, en el que figuró como padrino de las celebraciones del IV centenario del Quijote. Antes, en 1999, recibió el premio Quevedos de periodismo.
Antonio Mingote, nacido en 1919, aguardó pacientemente el inicio de la lectura, que arrancó justo en el capítulo en el que había terminado la anterior. Leyó el capítulo entero, bajo un sol de justicia que hacía mella en otros invitados más robustos.
El segundo fue Francisco Granados, consejero de Presidencia y secretario general del PP de Madrid, que acudió a la ciudad complutense desde un acto que tenía en Torrejón. A Granados le tocó leer el capítulo número XI, en el  que don Quijote se encuentra con unos cabreros. Preguntado por el significado político del capítulo que le había tocado leer, Granados contestó con humor: “No le he encontrado mucha aplicación política. Viene a decir que se va mejor el último, y en política las cosas no funcionan de esa manera. También le llegó el turno a Luis Suárez Machota, diptado de IU.  Después el escritor de cuentos infantiles Ricardo Gómez recibió el premio Cervantes Chico de manos del alcalde de Alcalá y la asociación de librero. El primer edil agradeció “como alcalde y como padre” la labor literaria de  Gómez, que confesó sentir que “siempre alguien lo merec más”.

No hay comentarios: