miércoles, 28 de octubre de 2009

Expulsados de un instituto por una supuesta agresión sexual

El Instituto de Educación Secundaria Atenea, en Villalbilla, decidió ayer expulsar de forma cautelar durante cinco días a nueve alumnos acusados supuestamente de agredir sexualmente a una niña de 12 años el pasado jueves, 22 de octubre, cuando viajaban en una ruta escolar, informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Educación.
El padre de la menor, que vive en Loeches, denunció ayer que la niña fue sujetada de manos y piernas y que estuvo sometida a continuas agresiones por parte de una decena de estudiantes que iban con ella en el autobús. Al parecer, dos niños de 14 años comenzaron a pedir al resto de sus compañeros que agarrasen a estas dos niñas. "Las cogieron de piernas y brazos para inmovilizarlas", recordó el padre, que aseguró que otros compañeros intentaron avisar al conductor, pero desistieron ante las amenazas de los cabecillas del grupo.
Fuentes de la Consejería explicaron que la agresión se produjo el pasado jueves cuando los niños volvían de los Campeonatos Escolares de la Comunidad de Madrid, y lo hacían en una ruta especial para ellos y diferente de las cinco habituales que salen cada día del IES para trasladar a los alumnos a los municipios colindantes.
El mismo viernes, la familia acudió al centro de Secundaria para notificar al director lo ocurrido y contarle que ya habían interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil. A su vez, el instituto se lo comunicó a la Inspección, que abrió un procedimiento de investigación para esclarecer lo ocurrido.
Ese mismo día constataron que los supuestos agresores no coincidían en la ruta escolar ordinaria con la víctima –cada alumno tiene un carnet en el que se especifica a qué ruta pertenecen y comprobaron que no son las mismas– mientras que sí lo hacían en la ruta de los Campeonatos, que se celebran los martes y jueves.
El pasado lunes se citó a los padres de todas las partes, los adolescentes y las niñas afectadas y se comunicó lo sucedido y los pasos que iban a ir dando en función de lo que se fuera esclareciendo. Anteayer fue la propia Inspección madrileña la que tomó las primeras medidas y además de interponer su denuncia propia a la Guardia Civil y seguir con el procedimiento de investigación, se notificó lo sucedido a la Fiscalía.  Este padre subrayó que los padres de los niños que agredieron a su hija se han puesto en contacto con ellos para expresar su vergüenza. "Se sienten avergonzados, pero al final intentan justificar a sus hijos que no se si podrán, pero yo no puedo perdonar como padre", insistió.
Ahora, su hija se encuentra "psicológicamente armada de valor", y va al colegio aunque tenga que ver diariamente a sus supuestos agresores. "Es bastante más fuerte que nosotros, porque estamos ya de psicólogo", se sinceró José Manuel, que está tomando valium y pastillas para la tensión.
El suceso tuvo lugar dentro del autobús sin que el conductor del mismo parara para evitar que continuará la agresión. Por ello, el centro se ha dirigido a la empresa de transportes que lleva esta ruta y ha pedido que hasta que no se esclarezcan los hechos, se cambie al conductor. Según este padre, la empresa justifica la emisión de socorro por parte del conductor en que no se puede parar porque "la Guardia Civil le podía denunciar". Por su parte, el padre opina que el conductor veía todo a través del espejo. En el autobús no iba ningún tutor porque en Secundaria no está contemplado.

No hay comentarios: