jueves, 29 de octubre de 2009

Lope de Figueroa, navegable hasta Plaza de Navarra

Llamaba la atención a cualquiera que pasaba: una lancha aparcada en la puerta del taller mecánico de la calle Lope de Figueroa. No, no era una ironía del destino como en la película Barrio, donde dos adolescentes de un suburbio madrileño ganan en un sorteo una moto... de agua. Es la lancha Tauro, propiedad de Ángel, uno de los trabajadores del taller. Ayer decidió ponerle arranque automático y tiró del buen hacer de su taller. La usa para pescar en pantanos, pero ayer Tauro era de secano. Alcalá, de momento, no es navegable.

No hay comentarios: