jueves, 8 de octubre de 2009

Murdoch Ordoñez y compañía

Primero los fachas eran los demás. Ahora parece que al PSOE le han salido de entre sus propias baldosas del banco azul. "Por decencia, por vergüenza, si es que le queda algo, tiene que irse a su puta casa", dijo el jueves José Ricardo Martínez, secretario general de UGT Madrid, en una asamblea del sindicato. No se refiere a Rajoy ni a ninguno avariciosos que mandan en la patronal, sino al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Sí, sí, ése mismo que hizo fruncir el ceño al PP cuando fue nombrado por el Gobierno de Zapatero, cuando las disidencias estaban sólo en el PP. Eran otros tiempos y, es verdad, no fue un gesto muy estético: de un despacho en el ministerio a las órdenes de Pedro Solbes a presidir el Banco de España, que se supone que debe ser independiente del Gobierno... hasta el punto de leerle la cartilla. Bueno, pues como todo llega, eso es lo que ha pasado. Sí, sí, el bueno de Miguel Ángel, aprieta pero no ahoga, pero aprieta bastante a Zapatero, que ha perdido unos gramos  de su paciencia blindada por culpa de este tecnócrata que se ha atrevido a señalar las numerosas ineficiencias en el sistema laboral español. A su juicio determinan el "rotundo fracaso" en el objetivo de reducir el desempleo y provocan efectos perjudiciales en el productividad, por lo que ha insistido en la necesidad de emprender "con urgencia" reformas de las instituciones laborales. Antes era un tabú de la derecha. Ahora lo dice el elegido por el PSOE para presidir el Banco de España.

No se ha quedado ahí. Cree que la sociedad española no puede permitirse un endeudamiento similar al experimentado en los últimos años, lo que a algunos nos ha llevado a preguntar dónde se encontraba él durante los últimos años. Ahora la Confederación de Empresarios de Madrid quiere crear un contrato contra la crisis con una indemnización de 20 días por año trabajado en lugar de los 45 actuales. ¿Es ahora el momento? Si es tarde ¿por qué no lo dijo antes ni Ordoñez, ni ZP ni Rajoy? Sólo vemos sombras...

Los medios cambian.
Hasta ahora hemos visto de todo: grandes medios que pasaban a combrar por casi todos los contenidos y que luego reculaban (El País) o gigantes gratuitos que cerraban de un plumazo sus ambiciosas redacciones web (ADN). El gigante Murdoch (Wall Street Journal en EEUU y tabloides con el Times en Reino Unido) quiere cobrar por contenidos y, claro, se la tiene jurada a Google. Si usted consume información económica sepa que puede quedarse sin uno de sus favoritos en papel: El Economista. ¿Cerrará? Nada de eso. Se quiere amoldar a los tiempos y existir sólo en la web. Allí es el líder absoluto de la prensa económica. 

No hay comentarios: