lunes, 19 de octubre de 2009

Patria o mugre

Del miedo y de la hinchazón viven unos cuantos. Con tanto cuento de gudaris la gente muere y los otros pagan las letras del coche. Nos tienen que devolver lo que nos quitaron, dicen, pero la vida de los muertos por la mafia no regresa jamás. Tampoco los derechos colectivos, que nunca existieron. Sólo hubo babas de hechicero y fábulas de vieja, las recetas añejas están buenas pero la gente se muere de hambre y hay que inventar la patata, aunque venga de fuera. Se trajo de América pero las papas fritas van bien con cualquier cosa: hasta el marmitaco. Eso sí, el nacionalismo no puede con la Constitución ni con su propio estatuto, le molestan los mapas y las banderas ajenas y piensa que son Francia y España las que se tienen que amoldar a los gritos de pastor furioso con todo el mundo menos con sus cabras. La historia del País Vasco es una historia triste de una legión de cobardes llevando en volandas a varios hombres de hojalata que no saben lo que es la cola del paro ni que te maten como a una rata porque no quieres soltar la pasta. La patria, dicen. La mugre es lo que parece.

No hay comentarios: