miércoles, 18 de noviembre de 2009

Bucaneros

Sabía yo que los liberales del PP y sus espadachines no iban a dejar pasar el caso del Alakrana para achicharrar al Sosomán que nos gobierna. Claro que como Somalia no entra en el imaginario político de la izquierda y la derecha, han caminado unos y otros un tanto huérfanos de argumentario hasta que se ha producido el desenlace. A toro pasado el secuestro les ha parecido a algunos demasiado largo: vamos, que si hubiese durado sólo una semana hubiese sido la mar de placentero. Resulta que unos agosteros de Bermeo se han metido con el barquito en la boca del lobo llevando la bandera española no izada sino en el cubo de la ropa sucia, pero por lo menos hemos descubierto lo mal que está el servicio... exterior español. Si alguna vez me secuestran y tardan más de una semana en liberarme, pienso quejarme a la OCU o pasarme a la privada. Señor, lo que hay que leer.
Vi ayer a Zapatero colocarse delante de los micrófonos y dar las gracias a sus ministros involucrados como si fuesen bajistas invitados en un concierto contra el hambre. No son más que señores y señoras cuya misión es ésa: tomar decisiones. Así que podría haber dejado el homenaje para otro día, porque el riesgo personal que asumen no pasa de tropezarse con la moqueta. 
Debo de ser el único de España al que le parece bien que la justicia detenga a una gente que secuestra y amenaza y la intente juzgar si hay base jurídica para ello... aunque no convenga. Claro que hemos tirado piedras contra nuestro propio tejado trayendo a parte de los piratillas a suelo español, pero me sorprende la furibunda reacción mediática: soltad a los piratas, pagad de una vez, y si ése fuese tu hermano... Parece que cuando se trata de criminales de ultramar, de cuyas futuras fechorías ni nos enteraremos, brilla por su ausencia el 'no en mi nombre' con el que se levantó Madrid contra un Zapatero que "traicionaba la memoria de los muertos". Lejos de esta España de telediario y cesantes apesebrados también hay violencia y sumisión aunque a nadie le importe. Hay países donde la vida no vale nada y hay aguas en las que mandan tipos que te pueden rebanar el cuello. Pero claro, los fachillas van directos del escupitajo a ZP a las páginas de deportes, no vaya a ser que cambien de opinión.
Aquí parece que el único que tiene que ser coherente es el Gobierno. Los periodistas hemos pasado de ir de plañideras junto a las esposas, exigiendo soluciones ipso facto en primera página, a lamentar la bajada de pantalones de Zapatero ante unos bucaneros. Se critica que tarde en pagar y a la vez se censura que pague, está mal que se procese a los detenidos y a la vez que se deje escapar a los otros. Veo que la pugna más gorda por el botín va a ser entre los bucaneros de aquí.

No hay comentarios: