lunes, 2 de noviembre de 2009

JUAN LUIS ARSUAGA: "Usar el móvil con el pulgar no nos hará mutar"

Juan Luis Arsuaga es el arqueólogo más entrevistado de España. Pero no sabe todavía si prefiere la compañía de los humanos fosilizados, aforados en un parlamento  o preguntando al otro lado de una grabadora.
–¿Qué es un humano?
–No lo sé. Es una especie de primate, de homínido. Morfológicamente creo que lo podría describir bastante bien, pero hay que ponerse... De aquí a tres años espero poder dar respuesta  a esta pregunta.
–¿El humano que más le ha sorprendido estaba vivo o muerto?
–Los muertos me han dado sorpresas monumentales. Y los vivos también, de todo tipo. La mayor sorpresa me la dio Darwin: descendemos de especies extinguidas.
– Dijo hace poco que no aspira a destruir mitos. Pero detrás de cada interrogante que resuelve nunca está Dios...
–Los científicos nos proponemos averiguar cómo funciona el mundo, no darle sentido. Eso se lo tiene que buscar cada uno. No estamos para averiguar qué sentido tiene la vida humana. Muchas veces cuento la evolución y la gente me dice: esto no tiene sentido. Y yo digo, "ah, no es cosa mía".
–¿Hay un resurgir del creacionismo?
–No, científicamente no levanta cabeza. Ni siquiera los creacionistas lo son, no creo que piensen que el ser humano vivió con los dinosaurios. 
–Pero en EE UU ganan terreno...
–No, en Estados Unidos lo que pasa es que por ley no se puede explicar religión en las escuelas. Aquí sí, y allí explicamos todo el creacionismo del mundo. Los grupos creacionistas allí pretenden explicarlo como una teoría científica porque es la manera de que tenga su espacio en la escuela. Pero hasta la fecha no han logrado que los tribunales permitan que se explique en la asignatura de biología.
–El entorno nos hace cambiar. ¿Seguimos evolucionando?
–Muy lentamente, porque la evolución es un fenómeno de una escala geológica. Hay proceso de microevolución en los últimos 10.000 años. Hemos desarrollado resistencias a enfermedades y otras cosas a pequeña escala porque nos ha dado poco tiempo.
–La gente  joven tiende a usar más el pulgar por el móvil. ¿Mutaremos por eso?
–Eso no significa nada. La evolución no tiene que ver con lo que hagamos o dejemos de hacer: sólo si hay una mortalidad diferencial. Por ejemplo, si hay una epidemia espantosa y sólo una parte de la población  tiene un sistema inmunitario especial. Pero los hábitos no se transmiten.
–Tiene que haber una criba.
–Sí, porque la evolución funciona por selección. La diferencia está en el origen, en el nacimiento. Las que se adquieren no cuentan, no se transmiten.
–¿Los políticos mejoran cuando se adaptan al medio?
–Los políticos suelen tener una relación muy estrecha con la sociedad: si es culta los gobernantes lo son. Pero yo no creo en los mesías ni en los salvadores que me conducen hacia la tierra prometida. Son administradores a los que pago el sueldo y de los que espero que sean honrados y no me metan demasiado la mano en el bolsillo. Creo más en la sociedad, no espero que nadie nos saque de la crisis porque eso lo hace la gente.  Lo ideal sería que no llevasen mucho tiempo en política: la sociedad griega. El político profesional es producto de la democracia parlamentaria.
–Juegue a futurólogo: ¿Qué hará que nos extingamos?
–Como especie no es fácil, ni siquiera por razones víricas. Aunque cayese un meteorito descomunal y acabase con 6.000 millones siempre quedarían otros 1.000 millones dando guerra. Pero aquí se puede aplicar lo que dijo un general cuando tras una batalla en la que sólo había tenido 20 bajas le dijeron que era una gran victoria: "Sí, pero para los 20 que han muerto ha sido Waterloo". Otra cosa es cuando desaparezca el sistema solar: el sol se extenderá y abrasará todos los planetas.

No hay comentarios: