lunes, 16 de noviembre de 2009

Muere al arder su casa con 2.000 libros en su interior

El fuego arrasó la casa vertiginosamente. Ardieron 2.000 libros  y con ellos se consumió también la vida de José Luis Sancho, vecino de la calle Escuelas Pías e hijo de del último alcalde de Alcalá en la era de Franco, Fernando Sancho Thomé, fallecido el año pasado.
Dentro de la vivienda –un octavo piso en el número dos de la calle Escuelas Pías, junto a Cánovas del Castillo, en el barrio de la Estación– los bomberos encontraron a un varón de 52 años inconsciente y con quemaduras de segundo grado en el 20% de su cuerpo, sobre todo en cara y extremidades superiores, según fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112. Aunque en un primer momento se quiso trasladarlo a La Paz, el hombre ingresó grave en el Príncipe de Asturias y luego fue derivado al hospital de Getafe, donde falleció por la noche.
El fuego, que ha teñido de negro puertas y muebles del octavo y el noveno piso, se declaró  poco antes de las cuatro de la tarde del sábado. Fernando se encontraba solo en casa en ese momento. Su hermana, con la que vivía, estaba en la calle en ese momento pero fue testigo de las labores de rescate. Los bomberos, avisados por los vecinos, llegaron a los diez minutos y tardaron en acceder a la vivienda debido a la gran humareda producida por la combustión de los libros. Fuentes de emergencias explican que junto a Fernando ardió una extensa biblioteca de unos 2.000 libros, almacenados en esta vivienda compuesta de dos pisos unidos que suman unos 230 metros cuadrados y que ha quedado arrasada, según Emergencias 112. "El fuego reventó una de las carpinterías del piso y por lo menos el humo pudo salir por ahí", comentaba ayer por la mañana uno de los vecinos.
Tras ser rescatado por los bomberos, José Luis Sancho sufrió tres paradas cardiorespiratorias, la tercera de ellas en el Hospital Príncipe de Asturias, aunque los sanitarios lograron reanimarlo. Finalmente fue ingresado en el Hospital de Getafe con pronóstico muy grave y falleció la noche del sábado al domingo, pocas horas después de haber ingresado en el centro sanitario.
Ayer los vecinos, ya repuestos del susto, se afanaban limpiando los muebles teñidos de negro por el humo. Agentes de la policía científica tenían previsto visitar ayer la vivienda para saber las causas del fuego.
El fallecido pertenecía a una familia muy conocida en Alcalá, no sólo por lo querido que era el ex alcalde sino por los fuertes lazos que tienen con la Universidad. Su hermano Fernando fue en las listas del PP y trabaja en las oficinas de empleo de Plaza de Navarra.

No hay comentarios: