jueves, 19 de noviembre de 2009

Un bazar chino quiere el local de los últimos cines del centro

Desde hace más de un año los últimos cines que quedaban en el casco urbano están cerrados. La familia Correa, propietaria de los Cines Cisneros, tomó la dolorosa decisión hartos de perder dinero. Hasta la fecha los cines han estado cerrados salvo por paréntesis como el del Festival Alcine y quedaba la posibilidad de que Alcalá recuperase sus salas. Pero en el futuro del local ya no se vislumbran bobinas de películas ni proyectores, sino un bazar chino. 
El PSOE dio ayer la voz de alarma sobre la pérdida definitiva de uno de los espacios más emblemáticos del centro de la ciudad, que si nadie lo remedia se convertirá en un bazar chino. Javier Rodríguez, portavoz municipal del PSOE, aseguró que  que la información que manejan es "fidedigna" y es cierto.
Desde la Concejalía de Desarrollo Económico se recuerda que  se trata de una operación entre particulares. Aunque todavía no se ha llegado a un acuerdo definitivo con los propietarios de los Multicines Cisneros existe una oferta firme para instalar un bazar chino en el local del emblemático cine. Por tanto, la decisión final depende de los propietarios de los Multicines, aunque el PSOE cree que el Ayuntamiento puede aportar una solución para no dejar morir un espacio cultural en el centro urbano, frente a la plaza de los Santos Niños, en una ciudad que es Patrimonio Cultural de la Humanidad.
El portavoz municipal del PSOE, Javier Rodríguez, y el concejal Francisco Peña, tras revelar la noticia en el transcurso de una rueda de prensa, aprovecharon para criticar al equipo de Gobierno y calificaron la desaparición definitiva de los Cisneros como "un  símbolo de la desidia" de los responsables municipales.
El PSOE considera que desde el equipo de Gobierno, tras más de un año de cierre de las salas "no se ha hecho nada", al tiempo que  no les convence que los propietarios digan que no es rentable. "El equipo de Gobierno debe contestar muchas cosas porque con la teoría de que los dueños hagan lo que consideren oportuno los dueños de los conventos y colegios mayores de Alcalá los habrían derruido hace décadas".
El problema de fondo que arrastra la pérdida de los Multicines Cisneros es la falta de espacios culturales en el centro urbano. Por esto motivo, desde las filas socialistas se anunció que anunció que no están dispuestos "a quedarse de brazos cruzados si los cines se cierran" y anunciaron una movilización para que se abra un proceso de reflexión sobre "hacia adónde" va una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, al tiempo que reclamaron una plan estratégico de la cultura y la recuperación del centro urbano como "motor de la cultura".
Uno de los efectos colaterales sería que la desaparición definitiva de los cines afectaría de manera directa al festival Alcine, cuyos cortometrajes se proyectan tanto en los Cisneros como en el Teatro Salón Cervantes. Precisamente, la noticia se ha conocido unos días después del cierre de la última edición y de las declaraciones de  Ignaci Guardans,director general del Instituto de la Cinematografía, en las que habló de la necesidad de reordenar el mapa de festivales de cine en España. Sobre este asunto Francisco Peña aseguró que  "respeta esta opinión" y que Alcine, con 39 ediciones en sus espaldas, "podría salir beneficiado".
El negocio del cine no levanta cabeza en Alcalá. Primero cerraron las seis salas de los Multicines de El Val, situados en el centro comercial del mismo nombre. Ahora quedan sólo con las salas de Cuadernillos, situados en ese centro comercial a las afueras de la ciudad. El problema, además de la piratería y la crisis, reside en que las grandes distribuidoras han copado el mercado y no permiten fácilmente que cines pequeños que no están asociados con ellos proyecten las películas de más éxito. Mientras el teatro aguanta subevencionado, el cine se hunde.

No hay comentarios: