martes, 29 de diciembre de 2009

CÁNDIDO MÉNDEZ: "Se quiere culpar al trabajador de la crisis"

Dicen de Cándido Méndez que es el cuarto vicepresidente del Gobierno de Zapatero. El caso es que las recetas del presidente contra la crisis a él le complacen. Y viceversa. En con ese buen rollo ha recibido de manos del PSOE local el premio Libertas en la Universidad Cisneriana.
-¿Le dejaría dinero a Díaz Ferrán, líder de la CEOE?
–Yo no me dedico a prestar dinero. Con el señor Díaz Ferrán no me puedo permitir ningún tipo de frase equívoca, porque es mi interlocutor: así lo han elegido los empresarios. Yo le debo respeto.
-¿También le debía respeto su colega de sindicato cuando dijo eso de "a su puta casa"?
-Esa es una frase que pronunció el secretario de la UGT de Madrid [José Ricardo Martínez], pero no iba dirigida a un empresario, sino al gobernador del banco de España.
-Situado también frente a ustedes en este debate.
–Más allá de la truculencia de la frase, lo que esconde es la profunda y justificada disconformidad con el comportamiento de algunas insitituciones que, rebasando sus competencias, intentan poner el foco de atención en los problemas de la crisis económica en el mercado de trabajo, cuando el mercado de trabajo es la víctima y no la causante. Y además, en lugar de resolver el principal problema de la economía –que es el financiero porque muchas empresas están cerrando porque no tienen financiación– esconden  su impotencia ante lo que es su cometido desviando la atención al mercado laboral. De hecho esta frase, más allá de la expresión verbal, está muy justificada. Con la forma se puede estar de acuerdo o no. Hace unos días otro alto cargo del Banco de España, cuando se le preguntó por qué tres cosas pueden hacerse ante la crisis respondió: mercado de trabajo, mercado de trabajo, mercado de trabajo. Pero el problema es financiero y todo esto ratifica la impresión que tenemos de que no quieren  o pueden arreglar los problemas en los que son competentes y pretenden presentar como responsables a los trabajadores, que en realidad son las víctimas.
–Ustedes defienden los derechos del trabajador, o de algunos. Pero hoy los de los parados no los defiende casi nadie.
–Es una crítica carente de fundamento. En este caso, en lugar de hacer afirmaciones en el aire hay que analizar lo que hacemos. Es la primera vez que en una situación de crisis económica no sólo no se recorta la prestación de crisis por desempleo sino que se mantiene, por el empeño sindical. Y por exigencia sindical el parlamento aprobó una nueva reglamentación para los trabajadores en paro. Se nos tiene que juzgar por lo que hacemos. Hay aquellos que dicen que defendemos sólo a los trabajadores con empleo fijo y que no defendemos a los parados y a los precarios. Eso es igual de rotundamente falso. Y hasta tildan a los trabajadores fijos de privilegiados. El 100% de los que hacen esas afirmaciones tienen un contrato blindado. Y no padecen en ningún caso los efectos de la crisis económica. Esas palabras esconden el deseo de precarizar el mercado laboral y abaratar el despido.
-Pero sí es verdad que están bastante más sindicalizados los ámbitos laborales donde predomina el con contrato fijo y especialmente la Administración.
-Eso no es así. Es verdad que hay un límite legal: no se puede hacer elecciones sindicales en empresas de menos de seis trabajadores. En el resto de las empresas entre CCOO y UGT tenemos más del 80% de la representación. Somos altamente representativos. Y si por algo se caracteriza nuestra propuesta es porque está impregnada por un complemento solidario. Y ahí está nuestra defensa de la mejora del salario mínimo interprofesional, que afecta sobre todo a los que están en peor situación. Esa ha sido una demanda por nuetra parte, como lo ha sido la mejora de la protección por desempleo y para que se limite la contratación temporal y se mejore la estabilidad en el empleo. Utilizamos la representación democrática de esas empresas de más de seis para defender los intereses de todos los trabajadores, también los de las pequeñas empresas.

No hay comentarios: