miércoles, 9 de diciembre de 2009

Francisco J. García Gutiérrez: “Recuerdo 1949 con nieve hasta la pantorrilla”

Si el ex vicepresidente de EEUU Al Gore sigue buscando seguidores para su causa contra el calentamiento del planeta, no va a encontrar uno en la persona de  Francisco Javier García Gutiérrez: "Es todo un montaje económico". Nacido en 1928 y vecino de Alcalá desde 1946, es el cronista oficial de la ciudad y no le importa oficiar de viejo del lugar para contar si los inviernos alcalaínos de los años cuarenta eran más fríos: lo eran, confirma este sabio local. Pero también añade que "no creo que el cambio sea tan grande en cuanto a temperaturas y sí en que ahora vamos mejor comidos y mejor abrigados". Los inviernos de posguerra tenían heladas más persistentes y nevadas imposibles de imaginar hoy, como una de 1949 que alcanzó los 25 o 30 centímetros: "Íbamos cinco amigos y nos hundíamos hasta la pantorrilla, acabamos en casa de uno de ellos que tenía chimenea, comiendo castañas asadas". Hubo más nevadas importantes, recuerda, a finales de los cincuenta y sobre todo "una gloriosa en 1963".
Eran otros tiempos, porque los colegios sólo tenían una estufa, las casas eran más frías y la gente se abrigaba con lo que podía. Pero el invierno también era más severo, admite. En casa conserva gráficos de temperaturas mínimas y máximas. En la década de los 40, relata, enero y febrero cosecharon una media de mínimas de -2,5 y -4,5 grados respectivamente. Algo por debajo de las actuales. Pero también llama la atención junio y julio: 29 y 34 de máxima.
Criado en Segovia, cuando llegó a Alcalá a los 16 años ya estaba curado de viento y frío. Romper el hielo de la fuente antes de beber es algo que pocos niños de hoy han hecho. Él lo recuerda muy bien.

No hay comentarios: