martes, 29 de diciembre de 2009

La presidenta se hace eco de una inocentada

Suspenso bajo al Gobierno, aunque alguno se salva. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, hizo ayer balance del año 2009 y, aunque renunció a poner nota a su gestión, sí se la puso al Gobierno de Zapatero. Aunque, advirtió, "no todo es lo mismo en el Gobierno central". Y puso como ejemplo a José Blanco, ministro de Fomento con el que ha impulsado varios acuerdos recientemente, al que calificó con un notable. En el otro extremo, "con un suspenso", está la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. En ese momento Aguirre se refirió a una noticia publicada por La Gaceta el pasado lunes, día de de los inocentes,     que contaba que su la ministra ha decidido suprimir los rótulos de "señoras" y "caballeros" de los aseos del ministerio por considerarlos sexistas. Fue una inocentada.
En un tono más serio Aguirre dio un "suspenso bajo" al gobierno de Zapatero "porque no contribuye a cruzar este río, el de la crisis, que todos los madrileños tenemos que cruzar".
Para calificar a su propio Ejecutivo regional, la presidenta ha dicho que eso no le corresponde a ella, sino a los demás, y ha bromeado al afirmar que está a favor de las auditorías externas. Sin embargo, no ha perdido la ocasión para sacar pecho al asegurar que "el Gobierno regional está bien valorado por los ciudadanos".

No hay comentarios: