jueves, 30 de diciembre de 2010

“Siempre voy a los entierros de los demás, porque de lo contrario ellos no vendrán al mío"

Alcalá necesita a Yogui Berra como alcalde. Este beisbolista, ya retirado, es un icono en internet por su absurda sabiduría: "Como sabía que tomaría el tren equivocado, salí más temprano", dijo una vez. Y, como siempre, nadie fue capaz de decir si hablaba en serio o se estaba quedando con el personal. En esta década hemos visto partir al ejército primero y a la industria después. Entre medias, llegaron los inmigrantes con algo de morriña: se les ha pasado, porque cada vez nos parecemos más a Sibiu, bonita y pobre. Un euro, como canta Sabina, es un dineral.
El mantra de la ciudad complutense es no proponerse algo demasiado sabio, porque los héroes naufragan en las películas. Hace diez años queríamos aparcar. Hoy nos estamos quedando sin curro. Y lo peor es que la crisis nos atrofia los sentidos, no sólo la cuenta corriente. Los periodistas  nos hemos quedado mirando cómo el edificio se desmorona, narrando con milímetro la caída de brokers, bancos, inmobiliarias, empresas, televisiones... Sin darnos cuenta de que lo que en realidad es noticia es lo que funciona. La nómina a fin de mes no es un suceso paranormal todavía, ni creo que llegue a serlo. Pero crear una empresa, defender la propia, mantener un curro o incluso poner en marcha otros... son las verdaderas noticias. Pero el recuento de cadáveres es más facil de procesar.
Aquí apostamos por el tren de la vivienda diseñando una ciudad para el ladrillo. Menos mal que perdimos ese tren, y ahora queremos que arranque ya el de las empresas. El PP quiere ser el partido de los currantes porque ahora si tienes vacaciones pagadas se te sale la clase media por las orejas: estás que te sales. Y el PSOE e IU quieren pastorear a la nobleza funcionarial. De tantos estamentos sacaremos poco jugo, pero todos quieren morir matando.
"Siempre voy a los entierros de los demás, porque de lo contrario ellos no vendrán al mío", sostiene Berra. Con Grecia e Irlanda en el más allá, mejor buscar sitio en el purgatorio.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Navidad, castigo divino

En las cenas de Navidad procuro acampar cerca de los carabineros y los langostinos, con un codo sobre la servilleta y la mirada sobre la bandeja. En mi familia se guardan las formas hasta en las bodas, pero si hay carabineros de marisquería buena... te puede caer un codazo en los riñones al intentar repetir. Igual que los salmones remontan el río, la legión de tíos y nueras se concentra en el pueblo una vez al año para rendir tributo a mi abuela Mercedes, pellizcar a los niños y ponerse de los nervios con los motivos más rudimentarios. Así que yo no es que me muera por el marisco, pero el ambiente me sugestiona. O comes o te comen.
Como soy una hormiguita obrera, suelo aterrizar en los brazos de mi abuela pensando que lo que tengo por delante son dos días libres. Pero es una prueba vital muchísimo más cojonuda. No sé si la más difícil desde que remonté como espermatozoide hasta el óvulo de mi madre, pero acaba uno también cual flagelo o similar. En la cena pasan revista a tus logros en cuanto a procreación o por lo menos tentativa seria. Los cambios de estado civil también son bienvenidos, o por lo menos que te hayas operado o te hayas comprado algo de lo que se pueda hablar. O yo que sé qué quieren. Así va la cosa y la verdad es que nunca he ganado por puntos, y mira que me he llevado mis metas volantes como un campeón.
Mi señor padre suele entregarse, con sus hermanos, a un agro-unplugged que alcanzó su punto álgido cuando mi primo de once años se arrancó con una jota de las que le gustarían a Bibiana Aído: "Cuatro carros de putas van pa Toledoooo... / se jodieron los [inaudible] / putas al suelo...".
En el resto de la mesa no se pierde comba. Mis tías y apegadas me dan dos besos cuando llego, pero luego me bailan la haka maorí mojándome la oreja.


La danza Maori
Cargado por lupodellasteppa74. - Sitcom, sketch, videos cómicos y de comedia.

Sí, es ese baile de los jugadores de rugby de Nueva Zelanda que sólo buscan acojonar al contrario. Pero diciendo "cariño" entre golpe de pecho y crujir de dientes.
Las vacaciones de Navidad son la venganza del todopoderoso por las horas de trabajo que no trabajaste. En estas fechas, aunque escritas en rojo... ¡no descansarás!

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Materia gris

chiquito_de_la_calzada_jarl_candemor.jpg

Recuerdo una escena de los Simpsons que me relató mi hermana el otro día. Homer y Marge comentan en el coche lo afortunado que es otro tipo por tener un montón dinero. Al final Homer suelta una frase que aspira a ser concluyente.
–Bueno, Marge, míralo de este modo. Por mucho dinero que tenga, siempre habrá algo que no podrá comprar.
Marge se queda callada unos segundos, y al poco se vuelve hacia Homer.
–¿Qué cosa?
Homer trata de pensar en algo.
–Emm... Uuun... Un dinosaurio.  
Este año le hemos quitado al Estado sus secretos. Los diplomáticos están en pelotingas. Y los músicos y los actores –los que nadan todo el día en piscinas con forma de riñón en San Diego y los que no– nos ven saquear su creatividad a diario: las musas están manoseadas, se las pasa la peña de un ordenador a otro. La materia gris no vale nada, te la asacan a palazos de debajo del cráneo. Además, los revisores, ya lo conté el otro día, han vuelto a ser necesarios, porque si no le ponemos los cuernos al Consorcio en cuanto se da la vuelta. A los caseros no les pagan y los bancos tienen pesadillas: sueñan que les devuelven la casa, con hijos llorones y todo. El panorama es que vamos contra las normas, a lo mejor porque las normas iban contra nosotros.
Que nadie ose cerrarnos el grifo del Señor de los Anillos, el maná de pelis o papichulos que sale del cable del ADSL, porque se puede levantar el propio Walter Cronkite enarbolando la libertad de expresión. ¿Y lo de Yemen? No sabemos dónde cae el pueblo ése. Pero qué fuerte lo que dice el Assange sobre lo de Yemen. Nadie se lo esperaba: te fías de un país, y toma cablegate.
Las casas están baratas, pero no hay humor para comprarlas. Falta pasta, pero nos hemos volcado en la lotería como si no hubiese más paraíso en la tierra que ése. Hasta los divorcios contienen la respiración: es época de amor eterno. La felicidad no era lo más importante al principio, tampoco va serlo al final.
Este año hemos cogido lo que no es nuestro. Total, con el puto dinosaurio no vamos a ninguna parte.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Para pecado low cost: el de palabra

Guarras, putas, puercas... De todo pasa por la cabeza del neocón gracias al gobierno paritario. ZP los excita y la caverna echa humo. La derechuza, igual que antes la izquierdita, tiene el combustible de la audiencia para tener el intestino grueso todo el día funcionando: la ideología se está convirtiendo en profesión a un lado y a otro de la trinchera gracias a la TDT y a los medios multiplataforma. Lo que antes se pensaba, ahora se dice. Ya no se peca de obra, porque es costoso y no hay quien lo pague. Además los susodichos a izquierda y derecha no tienen los arrestos para embozarse en un callejón oscuro. Se peca sólo de obra y omisión, que así no se mancha uno. De obra, unos santos. Pero de palabra, todo lo que nos mande el capitán Garfio: son baratas, y el único coste es quedar como un majadero. Con el griterío no hay sitio para los malos pensamientos, eso es sólo calentamiento por la banda.  
Comprendo que algunos plumillas de mi calaña se alíen con el mal, porque del regular estamos ya todos muy hartos. Es una nadería, una ruina, son los codazos de la multitud. Lo regular son las sardinas en lata en hora punta y el ya le llamaremos.
El ciudadano se ha convertido en tipo duro: postea comentarios crueles en las noticias y se parte de risa con las vergüenzas de la diplomacia al descubierto. La chusma se baja las canciones de las estrellas, les birla todo el poco talento que tienen a cambio de nada. Y luego crea frases maravillosas que florecen en las redes sociales. La gente es criminal y genial, ahora lo sabemos. Antes sólo los retrataban los comicios cada cuatro años y la foto del Meteosat, pero ahora enciendes del ordenador y, zas, la gente lleva todo el día haciéndole un calvo a Dios todopoderoso.

luna%2Bmiguel.jpg

A Luna Miguel no le han salido los dientes como columnista y ya ha mordido al pitufo neocón, Salvador Sostres, que escribe con gracia pero está en este mundo porque tiene que haber de todo. Leo que se aburre en Alcalá y me pregunto quién podría formar un club de aburridos. Un grupo de esos del caralibro. Ideas no sé, pero socios saldrían un montón.

lunes, 13 de diciembre de 2010

JON SISTIAGA: “He asumido que es barato matar a un periodista, nadie paga”

7539-jon.jpg

Jon Sistiaga Escudero (Irún, Guipúzcoa, 1967), ha pasado su vida televisiva como reportero de guerra, pero será para siempre el hombre que en la guerra de Irak estaba junto a su compañero José Couso, muerto en  un ataque de las fuerzas norteamericanas contra el Hotel Palestina. Allí vivió toda la fase de bombardeos hasta caída de Sadam Hussein, aunque su lucha para que se esclarezca la verdad parece que durará para siempre. En realidad, ha hecho muchas más cosas.  Ha estado en los conflictos de Ruanda, Irlanda del Norte, Colombia, Próximo Oriente, Afganistán, Tailandia, México, Corea del Norte y Kosovo, donde fue capturado por las tropas serbias.
El pasado jueves visitó Alcalá para entregar en el Paraninfo un premio de la Academia de la Televisión: imposible no preguntarle por las filtraciones de Wikileaks que estos días ha publicado el diario El País sobre el caso Couso. Parece que los mismos dirigentes socialistas que usaron de bandera contra la guerra de Irak la muerte de su cámara colaboraron activamente después con el Ejecutivo de ese país para frenar los intentos de los justicia española de hacerse con el caso. Sistiaga no está muy sorprendido por los nuevos datos, pero se le ve disgustado por el doble juego del fiscal.
–Los mismos que querían esclarecer el caso Couso parece que desde el Gobierno lo han intentado cerrar en falso. ¿Le cabe en la cabeza?
–Sí me creo que haya sido así, pero me parece lo menos importante contar las vergüenzas de los políticos o las medias verdades que cuentan los diplomáticos algunas veces, que tratan de trabajar en favor de los intereses de su país, que otras revelaciones que puedan aportar algo nuevo o relevante al caso Couso. Luego está el asunto de un fiscal general o un fiscal de la Audiencia Nacional que están actuando de parte y tienen una actitud pública y otra privada.
–¿Qué le gustaría que se filtrase sobre el caso?
–Por ejemplo, un vídeo del ataque al hotel, o tal vez las transcripciones del tránsito radiofónico de los soldados que dispararon. Eso es lo que nos aportaría algo nuevo: porque lo otro es conocer las vergüenzas de algunos políticos o de algún fiscal de la Audiencia Nacional, que decía unas cosas pero después hacía otras... Todos eso sirve para dibujar  ciertos personajes, pero no ayuda a revelar el causante de todo.
–Les han quitado la careta, pero usted no parece sorprendido. ¿Nunca les creyó?
–No es que no me parezca raro. Me parece lamentable y deplorable.
–Se ha llegado a decir que había disparos desde el hotel en el que estaban. ¿Sabremos la verdad algún día?
–Ellos como embajada siguen demostrando la versión del gobierno americano, eso es inamovible. Por eso espero de que Wikileaks salga una filtración de algunas transmisiones radiofónicas, o un video o unas declaraciones que demuestren  que ahí ocurrió algo que no se corresponde con la realidad. Pero es imposible la justicia, la guerra es así y algunos lo tenemos muy asumido desde hace tiempo que es muy barato matar a un periodista: no paga nadie.
–De tanto que se está conociendo sobre tantos países ¿qué le ha chocado más?
–Mucho de lo publicado simplemente ayuda a cimentar opiniones que ya teníamos pero al mismo tiempo nos ayuda a descubrir algunas cosas.  Que un país como Yemen le dice al Gobierno norteamericano: "Seguid bombardeando nuestro territorio y decimos que somos nosotros, cuando en realidad sois vosotros..." Lo que menos me interesan son los chistes sobre el estado psicológico de Kirchnner o si Gadaffi se pone botox. Me aporta mucho más saber que los americanos han marcado 300 lugares claves del mundo, algunos en España más normales como el estrecho o el gasoducto.... pero también un laboratorio en Barcelona ¡porque se fabrica plasma!

domingo, 5 de diciembre de 2010

Si el trabajo es una broma ¿por qué no podemos reirnos todos?

3498183438_3bd95691da.jpg


A Veruska, varada en el Prat
por culpa del la codicia humana


El caos aéreo ocasionado este fin de semana por el paro salvaje de controladores ha provocado que AENA haya abierto expediente a 442 de ellos, una quinta parte de un colectivo que cuenta con unos 2.200 profesionales. Sobran razones para ello, porque han traicionado la confianza que se ha depositado en ellos y han puesto en peligro las comunicaciones en España. Han roto los planes de cerca de medio millón de personas y han provocado unas pérdidas monumentales al sector hostelero. La apertura de los 442 expedientes disciplinarios es independiente de las actuaciones que lleve a cabo la Fiscalía, pues se trata de una huelga encubierta, no de un caso más de absentismo laboral injustificado. Ha de estudiarse cada caso y está previsto que a algunos se les aparte de forma definitiva de su puesto y a otros se les suspenda de empleo y sueldo o que haya también expulsiones definitivas. Recordemos que según estimaciones no oficiales, 650.000 viajeros se han visto afectados por el caos generado en los aeropuertos.
Pero más allá de los castigos, lo ocurrido este fin de semana en España debería movernos a una reflexión sobre la propia concepción que tenemos del trabajo. El siglo pasado lo hemos despedido con la conciencia clara y absoluta de que se trata de un bien escaso. En 1995 el libro El fin del trabajo, de Jeremy Rifkin, auguró los dramáticos efectos que el  avance de las tecnologías de las comunicaciones y los ordenadores acabarían provocando a nivel mundial en el ámbito laboral: una desocupación tecnológica creciente y la extinción de millones de puestos de trabajo. Muchos economistas dudan de tal augurio, pero precisamente la crisis económica ha vuelto a poner en el centro de las preocupaciones económicas la del empleo, por encima de los ahorros, el ascenso social o la conciliación de la vida laboral.
Sin embargo, pese a ese miedo finisecular, en muchos ámbitos el trabajo se sigue tomando a la ligera. Como si fuese más una maldición de Dios tras habernos expulsado del paraíso en lugar de una forma de trabajar para la sociedad, demostrar nuestra valía y ganarnos la vida. Y se contempla el presente como una fuente inagotable de riqueza, sin duda mal repartida, ante la que sólo hay que agacharse y beber. Los sindicatos, muy especialmente en la función pública, consideran que son los cambios históricos o las necesidades del país los que deben doblegarse a las condiciones negociadas, nunca al revés. Sin pensar que todo lo que tenga uno de más no lo puede tener el del fondo. Y así cada vez la sociedad está más divida en dos mitades. Por un lado, bien o mal pagados, los que tienen garantizado un trabajo y unas condiciones desde el día que tomaron posesión de su puesto por unas normas rubricadas por la autoridad. Por otro, los que cumplen con los trabajos que el propio crecimiento económico va demandando con las condiciones que las empresas, mientras existen, van imponiendo en cada momento en función de la productividad, la inversión que están dispuestas a hacer y la disponibilidad de trabajadores dispuestos a cumplir con esa tarea.
Tal vez en el centro de todo esté la bienintencionada concepción del trabajo como un derecho, que tan profusamente se ha dado en constituciones y textos políticos o sindicales. O peor todavía, el trabajo como una obligación: el viejo discurso de padre severo que moldea al pensamiento conservador.
Pero en realidad el trabajo no es más que una actividad o tal vez una opción. En la práctica nadie puede exigir que le den un empleo. Y mucho menos se puede obligar a alguien a que trabaje: tan respetables son los movimientos que promueven la vida contemplativa y el autoabastecimiento de la naturaleza como las personas que optan por el pluriempleo.
Lo que no podemos permitir como sociedad es que alguien ocupe un puesto de trabajo y no trabaje. No sólo porque representa una carga –y en el caso de los controladores una amenaza– para el resto. Sino porque es una contradicción letal considerar que el trabajo es algo fundamental cuando no se tiene –y por lo tanto hay que subvencionar ayudas entre todos, buscar maneras de generar empleo y formas de reciclar a la gente– y sin embargo se trata de algo completamente secundario cuando sí se tiene –de modo que se puede dejar de hacer sin previo aviso cuando no se considera justo o negarse a hacerlo de la manera más apropiada porque no es la más cómoda– y parece que siempre va a estar ahí.  
Tan necesario es que el Estado y las empresas velen por el empleo como que todo el mundo se lo tome con seriedad. Este fin de semana no ha sido un buen ejemplo.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Tras el deshielo, el balompié

03worldcup4-popup.jpg

Más lejos, más improbable, más pasta de por medio. Olviden el citius, altius, fortius: el deporte busca nuevos mercados en una epopeya que se parece menos a la de la llanura de Maratón y más a la conquista por la España cristiana de las Indias. El evangelio es ahora redondo, da mucho dinero a las teles, crea fieles donde no cala ni la idea del preservativo o la liberación de la mujer y es puerta de entrada de un occidente que no sabe cómo crecer, a quién pedir prestado o cómo cautivar al consumidor. Así que el Mundial 2018 se va a la estepa rusa. Y el de 2022 a Qatar. Los Mercados recónditos son tal vez los únicos que todavía merecen ese nombre con M mayúscula.
Rusia es tierra de baloncesto, pero ahora les gusta cualquier cosa que esté de moda. La televisión por satélite ha agrietado el hielo, ha suavizado el viento y ha hecho posible que los esquimales nos compren esta nevera. No se sorprendan si caminando por San Petersburgo ven a jovencitos con una camiseta del Barça a la espalda: eso es así desde hace años. Se toman todo tipo de cosas de Europa y EEUU, hay gente bailando breakdance en las calles, el rap es una constante. Y las nike caras. Vivan los ochenta en la estepa, pero con teléfonos 3G y muchas ganas de conducir con las ventanillas bajadas.  El redactor del New York Times despotricaba ayer por la tarde contra Joseph S. Blatter: tiene, dice, el síndrome Star Trek, el de llegar donde nadie lo hizo antes. El hachazo lo daba en el párrafo siguiente: "Es la explicación más benigna sobre la decisión que se ha tomado". En EEUU escuece sobre todo lo de Qatar, pues aspiraba a ese puesto. Pero el punto débil de Rusia son las infraestructuras. Casi nada está terminado y la crisis ha paralizado muchas obras con las que el viejo bloque del Este quiso emular a Europa: en Lituania llevan casi 10 años para construir un nuevo estadio de fútbol. ¿Algún inversor en la sala? Pero lo mejor es la magia de este deporte. Han vuelto a prometer los rusos que los que vengan al Mundial no necesitarán –pagar– visado. Les valdrá con la entrada. Lo que el deshielo bélico no logra lo consigue el balompié. ¡Chorni jiumor! (¡Humor negro!)

Dos villanos para una crisis de mil billones


Hay una crisis de consumo. La gente no gasta. La clase media ha tropezado con el ladrillo, que era precisamente lo que les iba a convertir en clase alta. Todo esto ha generado paro, que ha hundido a los que menos tienen y a los que más tenían que perder. Se ha desatado el pánico, ha llegado el invierno y los estornudos de los bancos han despertado a los niños: esto es, los políticos y los periodistas. Los Estados se han calzado el traje de Superman y ha salido a la palestra para prestarles dinero. "Si ellos caen, nos hundimos todos",  me dijo el decano de Económicas y colaborador de este periódico, José Morilla, en 2008. Lo que ha ocurrido  después de este torpe relato de la crisis que he hecho es conocido: nos hemos hundido casi todos, y los bancos... no se ha hundido casi ninguno. Se recauda poco, así que los gobiernos que no han subido impuestos han tenido que apretarse el cinturón... aunque al final se lo han apretado hasta los peligrosos izquierdistas como Zapatero (embajada ameriana dixit) y el paro ha seguido creciendo. Olviden la casa: quien tiene un empleo, tiene un tesoro. Ya lo hemos dicho aquí  muchas veces.

Mientras tanto, ha habido elecciones. La riqueza se la busca cada uno. Pero el poder te lo tienen que dar. Y te lo quitan. Importa aquí mucho la colérica pregunta: ¿Quién tiene la culpa de todo esto? No es inocente la interrogación. Busca levantar a alguien de la silla, sentar a otro o tirarles las silla a la cabeza a ambos y abrir la tapa de los infiernos. Robert Reich escribía este semana en The Huffington Post que Obama estaba perdiendo terreno porque los que culpaban al Gran Gobierno (sobredimensionado, esquilmador de impuestos, ineficaz, socialista, bla, bla, bla) están ganando en vocerío a los que culparon a Wall Street (codiciosos, irresponsables, usureros...) No me sorprende tanto esto como estas dos versiones. La izquierda americana tiende más a culpar los vicios del hombre y la derecha censura los vicios del sistema que el hombre creó para contener sus propios vicios. Lo que casi es defender el vicio en sí...

El Tío Woody (como diría el bueno de Tete)


200px-Woody_Allen_at_the_Tribeca_Film_Festival.jpg

El tío Woody, así lo llama mi amigo Tete al señor Allen. Tal vez porque mi amigo siempre anda hambriento de más y más sabiduría: de la de sonreirse o incluso partirse la caja. Y es siempre el tío nosecuantos y la tía nosecual los que nos daban esos caprichos. De frases y de pelis no se vive, diría papá. Pero sin ellas no se viviría tan bien. Con el Tío Woody y con cualquier otro pasa lo mismo. 
"La realidad es un asco, la odio, la odio; pero ¿en qué otro sitio se puede encontrar un buen bistec para la cena?", ha dejado dicho Allan Stewart Königsberg, que así se llama el genial director de cine. Por su filtro de ironía y pesimismo ha ido pasando todo, desde la política al sexo: "La última vez que estuve dentro de una mujer fue cuando visitaba la Estatua de la Libertad." No repetiré aquí la sarta de genialidades, pero sí confieso que tengo curiosidad por saber qué escribiría de cosas como la huelga de pilotos que se avecina o los vaivenes del agonizante Zapatero, que un día nos recorta y nos privatiza y al día siguiente vuelve a levantar el puño.

Lee la columna completa aquí.


lunes, 29 de noviembre de 2010

Santiago López Legarda: "El mayor error de ZP fue no irse tras el cambiazo de mayo"

Conoce bien las glorias y las miserias de la política... y de la economía. Siguió al presidente Aznar para Radio Nacional entre 1997 y 2004. Antes trabajó en la sección de economía. Ahora ejerce de alcalaíno inquieto, más confiado en la economía española que en la racionalidad del mercado de la deuda.
–Parece que al presidente  Zapatero ya no le quedan siete vidas.
–Le queda lo que queda le legislatura. Lo que está por ver es si será el cabeza de lista, pero si lo es va a perder.
–¿Ve a Rubalcaba heredando a nieto?
–Sería una solución de emergencia. No veo a Rubalcaba con un recorrido político muy largo. Podría presentarse Rubalcaba en lugar de Zapatero, pero no sería una solución definitiva sino como una transitoria.
–Usted fue la sombra de Aznar para Radio Nacional y conoció al primer Zapatero presidente, el de 2004. ¿Venía ya loco de casa, como ha dicho Joaquín Leguina, o cambió con el poder, como Felipe González?
–Ha habido una metamorfosis. Dijo en la noche del triunfo de marzo de 2004 aquello de que el poder no le iba a cambiar. Pero el poder sí le ha cambiado. En todo caso esa afirmación de Leguina se debe a sus resquemores, porque se ha sentido menospreciado. Supura por la herida.
–Como corresponsal fue testigo de la recta final de Aznar. La de Zapatero parece bien distinta.
–Va a ser un final distinto. El de Aznar era un final previsto. Aquí lo imprevisto sería que Zapatero siguiese.
–Dos estilos muy distintos los del Aznar que conoció usted y los del Rajoy que escogió para seguir su estela...
–Lo que le pasa a Rajoy es que está preparado para ocupar cargos. Ha desempeñado muchas funciones pero le falta carisma. Y se ha acomodado para que el poder le venga como fruta madura. Aznar era mucho más combativo en la oposición. Como gobernante tuvo dos etapas, y ha dejado muy mal recuerdo por la segunda, cuando tenía mayoría absoluta. Pero en la primera gobernó de una manera sensata, buscando acuerdos. Claro que todo el mundo dice que el Aznar verdadero era el de la segunda etapa, y a la vista de lo que ha dicho cuando ha salido de La Moncloa. Yo creo que a los presidentes cuando dejan el cargo se les va demasiado la lengua.
–El souflé catalán se le ha quemado a Montilla.  
–El PSC ha pagado la sentencia del Estatut, el hartazgo de la gente con el tripartito y también la crisis económica. Hay una cierta polarización ahora. Por un lado el nacionalismo catalán y por otro el español.
–El mayor acierto de Aznar.
–Decir que no se iba a presentar y cumplirlo.
–El peor error de Zapatero.
–El peor error ha sido no dimitir cuando la crisis de los mercados de mayo. Debería haber dicho que para él era inasumible. Hubiese habido elecciones y un nuevo gobierno con la legitimidad de las urnas. El error fue el cambiazo de mayo, pasar de decir un discurso a decir lo contario. Tendría que haber convocado elecciones.
–En Barcelona y en Madrid quedan abonados a la geometría variable.
–Pero CiU va a poder gobernar porque está muy cerca de la mayoría absoluta. Aunque ahora se le plantea un panorama difícil para conseguir acuerdos con cualquiera de los partidos.
–¿El as en la manga del PSOE puede ser otro final de ETA?
–Puede ser. Pero el que confíe en que puede ganar unas elecciones por un fin de ETA se equivoca y será castigado por el electorado. La lucha contra ETA es de todo el pueblo español.
–Pero antes hay que calmar a los mercados.
–La irracionalidad de los mercados... El recate de Irlanda se hace a costa de castigar a la gente, cuando son los bancos los que han gestionado mal. Ante la amenaza de los mercados perdemos la calma, con medidas que incluyen congelar las pensiones. Pero el sistema está en superávit y con un fondo de reserva para momentos de dificultad. Pero no lo usamos y castigamos a la gente con medias. Pero en momentos como estos en los mercados es muy difícil saber qué hacer en medio de este vendaval.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Lope de Figueroa con valla, albricias

Hablamos hoy del carril bici de Lope de Figueroa, que ha sobresaltado a los sectores más tradicionalistas por ir entre medias de los coches. Es cosa habitual otras ciudades europeas. pero tanto allí como aquí tiene algunos inconvenientes. El más importante, que ninguno de los detractores del carril bici ha caído en resaltar, es que el ciclista habitualmente va por la derecha. Para incorporarse a este carril, debe pasar al carril de la izquierda antes.
Algo de miedito si que da, aunque yo lo hago todos los días y no soy una figura del toreo.


Unos y otros estamos de enhorabuena, porque el Ayuntamiento se ha decidido a vallarlo. Habrá pesado en la decisión, la "sensación de peligro" que el concejal del PSOE, Jose Manuel Romero. Lo llamó mi amigo 'carril bici aéreo', o algo así. Porque un poco elevado sobre el tráfico motorizado: la altura de un bordillo, lo justo para que los coches no trepen por encima. Son unos centímetros, pero ya sabemos que unos centímetros pueden suponer la diferencia entre la felicidad y la frustración. Así que enhorabuena a José Manuel y a mi, que uso ese tramo cada mañana.

El tramo es uno de mis favoritos, aunque se queda un poco corto. Me gustaría saber si el Ayuntamiento se ha planteado la osadía de prolongarlo por Juan de Austria, hasta llegar al centro. Unas cuantas farolas debería fenecer. Pero lo dejo aquí porque queda poco para la carta a los Reyes Magos.

Por cierto un saludo a los trolls que animaron mi anterior post.



Aunque no argumenten jamás, está bien que citen a autores clásicos aunque sea con el moco colgando. Tampoco les pido que los lean.

Mejor sigan igual de atentos a este blog. 

miércoles, 24 de noviembre de 2010

EDITORIAL. Premio (tardío) a la magia de Matute

El Premio Cervantes tarda, pero al final acierta. María Matute, cuentista y escritora hasta los huesos, recibirá en Alcalá el galardón más importante de nuestras letras. Hay una regla no escrita que dice que después de que el año pasado lo recibiera el mexicano José Emilio Pacheco este año tocaba español. Sorprende el riguroso equilibrio en este punto y cómo el premio ha dado la espalda siempre a las mujeres, quedando hasta ayer nombres tan insignes fuera de su lista como el de Matute. 
El resto de los galardones han estado menos perezosos con ella: dos nacionales de Literatura Infantil, el Nacional de las Letras, el Nacional de Literatura y el de la Crítica, el Nadal 1959 y el Planeta 1954. Tal vez ha pesado el deseo de reafirmar la preeminencia del Cervantes siendo los últimos en conceder el honor, pero la espera ha sido demasiado larga y demasiado poblada de sombras de amiguismos, sensibilidades oportunistas y excesos que es mejor olvidar. Eso por no hablar de la polémica por un proceso de selección que nunca fue  el peor del panorama de los premios literarios importantes, pero que sin duda no se hubiese suscitado de no haber perdido fuelle el jurado dando palos de ciego a la hora de entresacar unos nombres a fuerza de olvidar otros. El reconocimiento a Matute es una buena noticia para la escritora, pero más todavía para el Premio Cervantes, que es de todos.

Tengo mono de Sostres

No me hagan aspavientos porque yo también opinaba que lo de Salvador Sostres no tiene perdón de Dios. El PP de Rajoy y Aguirre quiere a Zapatero colgado del gancho del carnicero cuanto antes. Saben que tienen mal cartel, así que sólo respirarán tranquilos sus ministrables y sus paniaguados con la muerte civil del presidente. Para limpiar las caballerizas, decía Mitterrand, no puede uno ponerse los guantes de seda. Tiene que empiltrarse con señores como Sostres, que escriben muy bien y piensan muy mal, que hablan en catalán y desbarran en alemán de 1939: ahí queda su brindis por la limpieza que el terremoto propició en Haití, no digo más. No se puede ser más machote sin haberse follado a unas niñas japonesas, como Dragó, así que bienvenidos sean ambos a la gusanada catódica y disparen a la ceja, que ya está sangrando. Quisieran un poco más de paro y de deuda para entrar en el paraíso, pero una ola de estiércol tal vez sea suficiente si se mantienen con equilibrio socrático sobre la tabla de surf.
Hasta aquí la reflexión en frío. Que sí, que muy mal Telemadrid, Aguirre y el PP por pagar a esta gente con el dinero público. Que no, que nunca debiera haber pasado. Que soltar guarradas en un plató está bien pero no en la tele de todos. Vale, lo que usted diga.
Pero ¿y el disfrute que nos ha acarreado? El partido que le hemos sacado al Youtube buscando más desbarres, la mayoría en catalán –subtítulos cuantos antes, por caridad– de este sujeto... Telemadrid no puede ahora echar a este hombre de manera abrupta, porque podemos acabar unos cuantos haciendo cola donde la metadona. Que lo quiten, sí. Pero que sea poco a poco, reduciendo las dosis y que nos den algún sustitutivo reponiendo pelis como Arde Mississippi mezclado con los mejores raptos de bragas de Chicho Terremoto.
Yo antes criticaba el modelo castrista de Telemadrid y ahora me grabo sus mejores momentos en cintas, porque sé que un día este aquelarre acabará y sólo nos quedarán las reposiciones.

martes, 23 de noviembre de 2010

Serrat, Cervantes subito

Les sonará: "No hay nada más bello que lo que nunca he tenido, nada más amado que lo que perdí. Perdóname si hoy busco en la arena, una luna llena, que arañaba el mar". O esta otra: "Si un día para mi mal viene a buscarme la parca... Empujad al mar mi barca con un levante otoñal y dejad que el temporal desguace sus alas blancas y a mí enterradme sin duelo, entre la playa y el cielo. Mi cuerpo será camino, le daré verde a los pinos y amarillo a la genista. Cerca del mar porqué yo... nací en el Mediterráneo".

220px-Serrat_portrait.jpg

Mejor que le vayamos perdonando los gorgoritos, las coristas bailoteando de fondo y el fornicio que a cualquier músico se le supone. El hecho incontrovertible es que este caballero ha escrito cosas mejores que algunos literatos de ala ancha que hemos premiado en el Paraninfo en los últimos años. No voy contra ellos ni contra los que, ay madre, todavía tenemos que ver desfilar. Pero el pasado es prólogo y tal vez va siendo hora de ampliar un poco el marco y premiar a los escribientes y letristas, no sólo a los escritores, porque lo que autores como Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina han dejado escrito forma parte de nuestra tradición oral más preciada. Devaluada tal vez por esa livianidad injusta que recubre siempre a la música. Es material publicado, diré si me achuchan los puristas, que reposa en tiendas y bibliotecas para el que quiera leerlo en silencio. Y hasta es posible aburrirse o quedarse dormido leyendo alguna estrofa. ¿Alguna prueba más de que eso es literatura?
Les dejo con Sabina: "Lo peor de la pasión es cuando pasa, cuando al punto final de los finales no le siguen dos puntos suspensivos. Lo peor del amor cuando termina son las habitaciones ventiladas, el puré de reproches con sardinas, las golondrinas muertas en la almohada. Lo malo del después son los despojos que embalsaman al humo de los sueños, los teléfonos que hablan con los ojos, el sístole sin diástole sin dueño. Lo más ingrato es encalar la casa, remendar las virtudes veniales, condenar a la hoguera los archivos".  
Ahí está. Lo que la naturaleza no da, el Paraninfo no lo presta.

El Diario crea un blog sobre el uso de la bici en la ciudad

Las bicis no ralentizan la circulación, son parte del tráfico. Ésa es una de las ideas que impulsan el blog Somos Tráfico, que desde hoy ocupa un espacio en la portada de diariodealcala.es. El espacio pretende ser participativo y servir de altavoz a las personas que utilizan la bicicleta para moverse por dentro de Alcalá. Pero al mismo tiempo ser un acicate para aquellos que alguna vez se han planteado usar este medio de transporte barato, ecológico, divertido y eficaz.

adoquines_carril_bici.gif
"No vamos contra el coche ni contra el motociclista, ni mucho menos contra el peatón", explica Xavier Colás, periodista de Diario de Alcalá e impulsor de Somos Tráfico, "lo que ocurre es que la bicicleta se merece una oportunidad en una ciudad como Alcalá, con este casco histórico, este clima y ahora con muchos tramos de carril bici". Respecto a este polémico último punto el periodista es claro: "No seremos condescendientes, criticaremos las partes del trazado que estén mal pero también lo defenderemos de los tópicos y las ideas preconcebidas". Además, "el espacio de la bici no es sólo el carril que unos u otros quieran hacer, hay bici para rato".  

lunes, 22 de noviembre de 2010

No digan ‘género’ si no es tan general

Como una lluvia fina, y al calor de la tragedia diaria, ha ido calando primero la idea de que cuando un marido mata a su esposa se trata de violencia de género (femenino, se entiende). El término ha sido utilizado asiduamente en textos feministas, que de esta manera también colocan su mensaje en cada noticia referida a esta lacra: titular a titular, la palabra género ha vuelto a estar de moda en lugar de marchitarse en libros de teoría social. Desde hace unos cuatro o cinco años, tal vez porque la citada expresión no hacía referencia de manera suficientemente clara a la eterna e injusta dominación del hombre sobre la mujer, el antaño mal llamado crimen pasional ha pasado de ser violencia de género a denominarse violencia machista, mucho más rimbombante y con la ventaja de incluir una referencia directa al enemigo del feminismo: el machismo. Así que, con el escaso sentido crítico que le caracteriza, el Telediario nos habla hoy todos los días de violencia machista. Antes se decía sólo violencia de género. Y años atrás, crimen pasional. Y así seguirá, repitiendo siempre como un loro lo que marque la moda, las palabras que usen los que hablan del tema, lo que se lee en las pancartas, lo que encabeza los manifiestos, lo que sueltan los tertulianos... Total, son palabras.
Pero el idioma no está para engendrar hechos ni para acabar con ellos, sino para definirlos. Así que de poco nos va a valer esta palabrería. Pero como todo es poco para el que está dispuesto a decir lo que sea aunque sea a costa de no hacer nada, surge otro término: terrorismo machista. 

Dirán que violencia doméstica no es exacto, pues víctima y agresor algunas veces no viven juntos. O que crimen pasional es injusto, porque no hay pasión que valga esa muerte. Tal vez se acercaría algo más si lo llamamos violencia en la pareja o crimen conyugal. Porque si no  son familia, lo fueron.  

Cualquier cosa menos los palabros interesados: hay vehículos mejores para la propagación de ideas que los titulares de sucesos. Terrorismo es asesinar a uno para atemorizar a cien. Los criminales que asesinan a sus ex parejas no tienen nada que ver con ese fenómeno, forjado en el siglo XIX. Tampoco necesitan profesar un odio contra la mujer ni creer en los postulados machistas para llevar a cabo sus fechorías. Su problema es sólo su pareja, su ex pareja y tal vez sus hijos o incluso la nueva pareja de su ex. La causa está más cerca del egoísmo supremo y la creencia en que con la violencia solucionará sus problemas. Pero no se mata por una idea. Si que es verdad que mata casi siempre un hombre. Pero no la mata por ser mujer, sino por ser o haber sido su mujer. O su marido, si se trata de gays: ¿Pensó usted que no ocurriría jamás? Pues ya pasa. Pese a nuestras palabritas.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Motos de agua y el GPS asesino

Sabemos pocas cosas de los GPS. ¿De dónde vienen esas siglas? Del inglés, como siempre: Global Positioning System o sistema de posicionamiento global. Para que  podamos ir, por ejemplo, a un rincón de la capital es necesario un sistema mundial de 32 satélites  (28 operativos y 4 de respaldo) aunque para saber dónde estamos bastan tres. De ellos nuestro aparatito recibe unas señales indicando la identificación y la hora del reloj de cada uno de ellos.
Los disgustos, como siempre, vienen del lado terrestre. Así ocurrió en octubre en carreteras extremeñas a unos viajantes senegaleses. El dispositivo GPS del vehículo les señalaba una antigua carretera que acababa en el embalse, pero la oscuridad de la noche no les permitió frenar a tiempo y el vehículo se sumergió en el agua en muy pocos minutos.
Hay patinazos más inocentes en el lado de Google Maps, el sitio de internet que almacena millones de imágenes de satélite y mapas de carreteras. Piense que está en Japón y quiere ir a China. Concretamente, en Shuangdian Zicun. Existen aviones y barcos que le llevarían de urgencia pero si recurre a Google Maps para buscar la ruta paso a paso más apropiada la cosa deja de tener sentido cuando llegas a la costa.  A la altura del paso 43 en la ruta guiada la solución se muestra ante los atónitos ojos del internatua: ir en "moto de agua" por el Pacífico a lo largo de los 782 kilómetros que nos separan de la costa vecina. Así de fácil. La pifia se ha convertido en un éxito en las redes sociales, y hasta la ciudad se ha hecho famosa.

China%20Japon%20interior.jpg

Lo realmente divertido hubiese sido escuchar la descabellada indicación mediante la voz del GPS. Más todavía si es gente comoKim Cattrall (Samantha Jones de Sexo en Nueva York), Chiquito de la Calzada o Dennis Hopper, los que nos  indican. ¡Incluso Hommer Simpson! Todos ellos han prestado sus carismáticas voces para TomTom, la marca líder en GPS.

Papel sagrado que ahora maldigo

Esta noche Trinidad Jiménez tal vez se vaya a la cama pensando que está hecha para la política, pero no para el servicio público. Si hay algún griego en la sala –de los de antes, los clásicos, no de los actuales que no se fían de su banco ni su banco de ellos– me interrumpirá diciendo que una cosa y la otra son la misma. No se lo intente explicar a la sonrisa de España, al entusiasmo estrellado contra Gallardón y Tomás Gómez, a la mujer que quiso pelear por lo que cree y todavía no ha conseguido que crean en ella en ninguno de sus lances. De tan buenisma y de tan viajada que es, se colgó la chapita en defensa del Sahara, y así la retrataron. Pero ahora que Marruecos hace sonar la máquina de picar carne, nuestra jefa de la diplomacia no sabe si son galgos o podencos, si fueron los descalzos al encuentro de las pobres balas, que mansas pastaban en el desierto, para darles un golpe de pecho y caer muertos de imprudencia.
En la vida hay momentos decisivos, pero Jiménez ha tenido claro que éste no era uno de ellos. Lo pienso en frío y creo que poco puede hacer un diplomático diciendo que no: el manual reza que si dice que sí, es que tal vez; si dice tal vez, es que no... y si dice que no es que no es un diplomático. Perdonada pues, mire si soy generoso: pero el rostro, la sonrisa, el farde molón ¿dónde nos lo metemos? Nos tiene que durar toda la vida para vivir de ello, así que la ministra hará con la aureola como los legionarios con los calzoncillos: les dará la vuelta, y lo de atrás para adelante. ¿Dónde está la cantina?

Helen+Thomas+despedida+de+la+Casa+Blanca+por+meterse+con+Israel+%28laSexta+08-06-10%29+%5BDVBRip%5D%5Bxvid-mp3%5D.jpg

Pero, ah, el PP. No le perdono a Trini que me haya consumido la columna y casi no me deje espacio para glosar a ese partido adorador de la circuncisión asesina, al que sólo le preocupan los pueblos desplazados –y poco, y esporádicamente, y recientemente, y si no gobierna, y sólo si  le hacen un dibujo–  cuando los oprime un moro malo. Y callan cuando es un Gobierno peligroso como el de Israel, que sacó de sus casas a otros moritos porque lo ponía en un papel sagrado que ahora maldigo. El PSOE se hace cínico gobernando, pero al PP sólo le duele lo que no contradice las cruzadas. Que se vayan de compras de una vez. Ya.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

JAVIER MORENO: "El golpe del 36 no fue una fatalidad española"

Jesus_Polanco_propone_Javier_Moreno_nuevo_director_diario_PAIS.jpg

Javier Moreno Barber (París, Francia, 1963) es  director del diario El País desde mayo de 2006 y autor de su última y más reciente remodelación. Poco accesible a las entrevistas, visitó Alcalá el pasado martes para presentar En memoria de Manuel Azaña, la antología de artículos publicados en El País sobre este político complutense desde su fundación en 1976. Desde Vázquez Montalbán a Francisco Umbral pasando por Santos Juliá o el propio Moreno, las 173 páginas resumen un análisis  del que han bebido varias generaciones de lectores.  El libro está editado por el El País, la Fundación Diario Madrid y el Foro del Henares. El presidente de esta última entidad, Rafael García Poveda, explicó en la presentación la razón por la que escogieron a este diario para su aventura editorial. "El País es el periódico más azañista, y tal vez el cordón umbilical entre aquella manera de pensar y la de ahora, como se comprobó con su valentía en el 23-F"
Moreno, que cree como Thomas Jefferson, "que entre un gobierno sin diarios y un diario sin gobierno es mejor un diario sin gobierno" opina sin embargo que en España, y en su periódico tampoco, "no se ha reivindicado suficiente la figura de Azaña" ni su "generosidad" sin precedentes históricos. Sobre ese particular acepta responder unas preguntas.
–¿Lo ocurrido en el 36 es una fatalidad española o podría haber sucedido en cualquier otro lugar?
–En los mismos términos no podría haber ocurrido en cualquier otro país. Pero tampoco creo que sea una fatalidad española, porque eso sugiere inevitabilidad o algo a lo que estamos condenados. Y yo creo que no estamos condenados a ello porque  este país genéticamente no está predispuesto a la matanza.  Hay que decir claramente que los culpables de lo que le sucedió a Azaña y lo que en definitiva le pasó a este país con el golpe de Estado y la Guerra Civil es responsabilidad exclusiva de los que lo organizaron. La fatalidad tiene que ver más con cosas como las enfermedades, las epidemias o las catástrofes naturales. Nada de eso tiene que ver con la Guerra Civil y el golpe de Estado. Fue un acto de rebelión, una deslealtad, una traición y una desgracia para España. Pero no fue una fatalidad.
–Ahora se habla de la culpa en los dos lados.
–Los responsables están identificados y es necesario reiterarlo, no creo que aquí quepan discursos de equidistancia, o de repartir la culpa: hubo unos culpables y sabemos quienes fueron... al hablar de fatalidad parece que estás hablando de un diluvio inevitable
–Leyendo los periódicos de hoy, parece que las trincheras son más profundas todavía.
–Esa impresión no es correcta. Es verdad que cuando uno lee determinados periódicos uno tiene la sensación de que existen trincheras, que la crispación es similar a la de los años 30 pero no es verdad. Ahora mismo el Papa acaba de decir incluso que el laicismo es igual a la actitud de aquellos años... Es cierto que tenemos un nivel de crispación con elementos específicamente españoles, pero para nada son incidentes comparables ni en sus efectos ni en sus consecuencias a los que vivió este país en los años treinta, son más comparables a la que existen en otros países, por cierto. Porque hay que ver el nivel de enfrentamiento que existe por ejemplo en Estados Unidos, entre la izquierda y el ala más radical de los republicanos, ahí están las declaraciones del Tea Party contra Obama, o las de los demócratas en general. Los fenómenos de crispación en España son más homologables a lo que están viviendo en otros países que a lo que sucedió en España en los años treinta.
–Hemos perdido el miedo a desenterrar a los muertos de la Guerra Civil y a reivindicar a Azaña. ¿Hemos madurado como país o sólo ocurre que somos una generación que viene de nuevas?
–Las dos cosas. Como país hemos madurado, pero también ha llegado una generación o varias generaciones que ven las cosas de una manera distinta, seguramente porque  no han sufrido el clima y las presiones que se sufrieron durante la transición. Y creo que eso es positivo.

martes, 16 de noviembre de 2010

Menos televisión dócil y más investigación

Tan grave como perder algo valioso es estar tan aletargado como para no darse cuenta del desastre. Por eso de poco sirve encogerse de hombros y mirar para otro lado buscando recortes similares en otras administraciones tras la noticia de que el centro puntero de investigación que iba a abrirse en Alcalá ya no se llevará a cabo. El Instituto Cajal no fue un proyecto en el aire ni un compendio de buenas intenciones. Se trata de un Centro de Investigación en Neurobiología perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, respetado internacionalmente y que desde la propia Universidad de Alcalá se vendió como crucial para la investigación.
Si hablamos del centro de investigación neurobiológica más antiguo de España habrá que concluir que es un modelo que hay que imitar, no  podar... y menos abortar sus nuevas sedes. La pérdida no es sólo para Alcalá, tal vez eso sea lo menos importante. Sus investigadores y profesionales de renombre se han hecho un sitio junto al avance espectacular de la neurobiología en todo el mundo. Y las apreturas presupuestarias no son excusa para fallar en este capítulo, menos todavía en uno de sus nombres más principales, porque precisamente entronca con el cambio de modelo productivo tan defendido por la clase política en abstracto pero tan poco respaldado con hechos cuando se refiere a lo concreto. Que una víctima de esta crisis sea la innovación no deja de ser una ironía, pues sin ideas nuevas no saldremos de la actual situación.
Pero lo más sangrante de esta coyuntura es que mientras se recorta en proyectos de futuro, en ciencia y en investigación, se malgasta el dinero en las desde siempre caras y manipuladas televisiones públicas, autonómicas o nacionales. Las cadenas elevaron sus pérdidas en 2009, y eso que se dispararon en un 26% sus subvenciones y las de TVE para compensar la caída de la publicidad. Ver y escuchar los que nuestros gobiernos fabrican nos cuesta 2.134 millones de euros, 114 por familia. ¿Para eso sí hay dinero?
No existiría esta situación tan injusta si los partidos pensasen algo más en su país y un poco menos en sus intereses a corto plazo. Por eso podrían tal vez prestar un servicio a los ciudadanos acordando que el dinero que cada televisión pública gasta por espectador no pueda ser mayor que el del canal privado más visto. De lo contrario seguiremos malgastando en lo que los políticos quieren a costa de recortar en lo que la sociedad necesita.

Azaña, visto desde la Transición hasta ahora

De Manuel Azaña quedan sus diarios, sus obras y sus discursos. Pero también se puede aprender, y mucho, de lo escrito sobre él en los periódicos: todavía hoy es objeto de controversia y de rehabilitación continua la figura del ex presidente de la República. Dentro de la Semana de Azaña organizada por el Foro del Henares, el director del diario El País, Javier Moreno, presentó ayer en el Corral de Comedias el libro En memoria de Manuel Azaña, una antología de artículos publicados en su periódico desde su fundación: José Ángel Valente, José Luis López Aranguren, Francisco Umbral o Javier Pérez Royo son algunos de los nombres que pasean por sus páginas. Rafael García Poveda, presidente del Foro del Henares se felicitó por la gran fidelidad de los asistentes a los actos de los últimos días. Moreno destacó la figura de Azaña como ejemplo de "visión de Estado, estrategia política y generosidad", destacando que en esto último no encontraba "precedentes" en España.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Menos pólvora del Rey

No me vengan ahora a contar que cosmopolita, merengue y de derechas es el hecho diferencial madrileño: a lo mejor les damos la razón un día, pero antes está la lealtad al ciudadano. Tenemos una tele cara es presta poco servicio público: el western, las entrevistas a los señores portavoces del congreso y la Champions están bien en manos privadas.
El dinero que pagamos se lo pueden ir gastando en hablar de la gente, en llegar a Parla o a Alcalá, a lo más hondo de Lavapiés o incluso a Buenos Aires, si tenemos un capitalino perdido. Pero no sigan la estela de Tele5 o  Intereconomía. Para ese viaje, otras alforjas. Y menos pólvora del Rey.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Sobra gafa y falta pasta

Dicen que las cosas sólo son verdaderamente respetadas y reverenciadas cuando van a morir. En el teatro volaba la fruta en el siglo XVI, pero hoy no se permiten teléfonos ni palomitas: como mucho, tripas de las que crujen. Sabemos que está más vivo que nunca, pero vive con un tono de piel mortecino que le hace que lo venere hasta la gente que no puede ir. La publicidad, tan vilipendiada siempre, vive una época de oro: es genial, es más cara, rezuma más talento, no se piratea, ganamos premios en Cannes. ¡Viva la publicidad! Otro paciente al que el enterrador  viene a tomar medidas.

night_of_the_living_dead1.jpg

Y el cine. Hablemos del cine. Arrinconado por la tecnología, víctima de su caro modo de proceder, de su laboriosa repetición hasta lograr la perfección subjetiva, víctima de las distribuidoras y de las salas, que han matado a la gallina de los huevos de oro vendiendo las palomitas a precio de diamante y la cocacola como si fuese vino francés del bueno. Se impone la mantita y la película pirateada porque las parejitas ya no quieren meterse mano en la última fila, sino en su hiperhipotecada vivienda. Con todos estos males y algunos dolores que me dejo en el tintero se mantiene la adoración por las estrellas de Hollywood, la admiración por los valientes, la misma devoción que hubo antaño por la sangre y el metesaca. Pero es una pasión más abstracta, la de una multitud que lee o escucha entrevistas, que admira fotos o postea enlaces pintones. Es la adoración que se tiene por los muertos, que eran todos de puta madre, pero no los vamos a ver nunca. El cine se queda desierto porque sabemos que al difunto lo tenemos en casa, vivo y coleando casi como en su día estuvo el original, y siempre nos podemos recrear con las bodas y embarazos de las estrellas, sus separaciones o sus pechos turgentes, sus tabletas de chocolate o sencillamente sus desgracias. Esa adoración superficial no merma nuestro pecunio al pasar por taquilla alguna, y al fin y al cabo el cine vive y las pelis se siguen rodando. Aunque pocos lo vean de cuerpo presente, porque sobra gafa y falta pasta.

El Coyote me hubiese cogido

Ya he dicho alguna vez en esta sección que correr no es de cobardes. Con ese espíritu estoy en la parrilla de salida, rodeado por varios tipos que –como yo– entrenan poco y siempre pasadas las diez de la mañana. A esa hora deshonrosa empieza el turno de los cobardes fibrosos, inmunes al flato pero blandos ante la fuerza de las sábanas y las tapas sabatinas. Pérez Reverte escupiría a nuestro paso, lo sé, porque ni para ensayar la huída tenemos huevos. Lo malo es que sabemos que entre nosotros, en línea de salida, hay como poco media docena de espartanos de verdad, que no procrastinan y nos  van a dejar atrás bien pronto. 
Dicho y hecho, suena el silbido y eso es una estampida. Como soy de distancias más largas sé que tengo menos pólvora en las zapatillas. Pero antes roto que doblado: despliego una poderosa carrera en los primeros 300 metros que, pobre de mi, pagaré con intereses en los 300 siguientes. Los pulmones protestan. "Quieto, Colás", me dice una sabia voz interior. Y rebajo deseando todo tipo de males a los que me pisan los talones: si no están jodidos me adelantarán. Pero me llegan jadeos mortecinos de al menos dos que también han seguido mi estela de farol, y pronto no hay más que silencio. Quedan lejos y sonrío para mis adentros. Tengo el corazón demasiado ocupado bombeando sangre como para ponerle a lamentar el mal ajeno.  
Alarma. En la última vuelta me adelanta un cuarentón que encima hace doblete: diez minutos antes corrió la de veteranos. Me humillo ante su poderío porque tengo el azúcar justo para pensar y porque el cuerpo me habla claro: ni se te ocurra seguirle o te la lío.
Reflexionando sobre mis debilidades paso fugaz junto al alcalde, que me jalea como si jamás le hubiese dado un disgusto: cuando no puedo fardar, me abre puertas dar pena. Ya estoy en la recta final. Noto que es cansina la zancada del que me precede, otro treintañero como yo pero más necesitado de globulos rojos. No hay perdón a ese nivel de pulsaciones, y aprieto los premolares para darle alcance. Mi cuerpo reacciona iracundo, pero el cerebro lo calma porque, al fin y al cabo, estamos a 200 metros del fin. En caso de naufragio, ganaremos la orilla a nado. Mi víctima mira un par de veces para atrás, como suplicando "no, frente a la meta no". Pero, ya que he fracasado como Correcaminos, lo alcanzo cual carnívoro rebosando ácido láctico. Eso sí, el Coyote auténtico me hubiese dado alcance. Pero hasta entonces: ¡Mic-Mic!

domingo, 7 de noviembre de 2010

La UAH compartirá espacios con curanderos homeópatas

La Universidad de Alcalá (UAH) comenzará a impartir clases en el Hospital Homeopático de San José, en Madrid. La noticia, publicada la pasada semana por el diario 'Público', ha causado revuelo en internet tratarse de una pseudo ciencia que colabora con la una universidad pública.
La colaboración ha sido posible tras la firma de un convenio de colaboración con la Fundación Instituto Homeopático, que es la propietaria del edificio. En virtud del mismo, la UAH va a impartir clases de "lenguas ibéricas", como el gallego o el catalán, en un programa financiado por el Instituto Cervantes, la Xunta de Galicia y la Generalitat de Catalunya.
Dentro de este toma y daca, la universidad cederá su campus a la fundación dedicada a la homeopatía, para que pueda utilizar sus espacios. "La Universidad de Alcalá pone a nuestra disposición las instalaciones existentes en su campus universitario que resulten adecuadas a nuestras necesidades docentes y colaborará económicamente en las tareas de la Fundación", segura un comunicado en la página web de la organización. La UAH reconoció que la institución pagará un alquiler a la fundación de homeópatas, aunque no quiso decir por qué cantidad de dinero, informa Público.
"Conforme a las Estipulaciones de este Convenio, el edificio del Hospital Homeopático acogerá actividades propias de la Universidad de Alcalá, impartiéndose formación de Grado y Posgrado, tanto oficial como de carácter propio, y el desarrollo de actividades de investigación", explica el Hospital San José.
La medicina que practica esta entidad dista mucho de la que enseña la Universidad de Alcalá en su facultad de Medicina. Entre otras actividades, la Fundación Instituto Homeopático y Hospital de San José ofrece sesiones de acupuntura y "consultas de homeopatía para ayuda a personas con cáncer" por las que cobra 50 euros por sesión. Inventada hace unos 200 años, los supuestos beneficios de la homeopatía nunca se han podido demostrar de forma científica y muchos expertos la consideran una pseudociencia.
El convenio que ha firmado esta universidad pública incluye ceder espacios del campus para que los homeópatas den charlas sobre sus tratamientos y capen a posibles seguidores. "Esta Fundación mantiene dentro del Hospital espacios suficientes y adecuados para sus actividades, al mismo tiempo que la Universidad de Alcalá pone a nuestra disposición las instalaciones existentes en su campus universitario que resulten adecuadas a nuestras necesidades docentes y colaborará económicamente en las tareas de la Fundación", explican desde su página web.
Al parecer, la Universidad de Alcalá ya ha comenzado a impartir clases de Catalán, Gallego y Portugués en estas Aulas y en fecha próxima, tras la inauguración del curso académico, se irá informando de las nuevas actividades que allí tendrán lugar. La Universidad de Alcalá no es la primera en abrirse a la homeopatía. La Universidad de Zaragoza ya ha anunciado una cátedra de homeopatía pagada por un potente laboratorio de esta especialidad, con la presencia de especialistas en estas terapias, que incluyen conceptos como la "memoria del agua".

«La siniestrabilidad ha bajado pese a la crisis»

Luis Ignacio Fernández Rubio es viceconsejero de Empleo. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense. Máster en Dirección General IESE (Universidad de Navarra). Abogado en ejercicio desde 1991. Concejal del Ayuntamiento de Guadarrama 1987-1991. Alcalde de Guadarrama 1995-2000. Portavoz Partido Popular 2000-2003. Tiene fama de escrupuloso con las cifras pero corrige más al periodista al hablar de conceptos. Sabe que su departamento se ha convertido, por desgracias de la crisis, en un importante proveedor de servicios al ciudadano, por eso ha impulsado desde su departamento una colaboración estrecha con el Gobierno de Zapatero, corresponsable de empleo. 
–Ha venido a Alcalá dentro de una campaña para concienciar sobre los accidentes laborales, una lacra importante desde el punto de vista personal y económico...
–Sobre todo en cuanto a coste personal. En la CAM tenemos un plan director de riesgos laborales que contempla una inversión de 136 millones de euros a gastar en cuatro años que incluye la sensibilización, también la de los niños. 
–En España se ha recorrido un camino largo para hacer a la gente más prudente al volante. ¿Es posible lograr algo parecido en el ámbito del trabajo?
–La seguridad en el trabajo mejoró en años anteriores. Llevamos varios años de descenso continuado de siniestralidad laboral, es cierto que en el último tiempo se debe a la crisis. La CAM tiene el índice de accidentes laborales más bajo. 
–El decrecimiento y lo ha cambiado todo. ¿Le preocupa que se relaje la seguridad en el trabajo por la precariedad que conlleva la crisis?
–Es por la preacariedad que traen determinados empleos. Contra esto actuamos de acuerdo con la inspección de trabajo. La crisis ha tenido incidencia en la bajada de la siniestralidad. Pero el índice de siniestralidad se calcula con el índice de incidencia: accidentes por número de trabajadores que cotizan. Así que  en ese caso subiría, pues hay menos trabajadores. Y ha ocurrido lo contrario, ha bajado el número de accidentes y aunque ha bajado el de cotizantes el índice ha bajado también.
–Le tengo que preguntar por las colas del paro en Alcalá. La gente hace noche en la puerta para lograr ser atendido. ¿Cómo solucionar esta atención infrahumana?
–Las oficinas de empleo tienen una doble composición. Hay una parte de prestaciones, depolíticas pasivas, y otra de políticas pasivas. Las prestaciones pertenecen al Estado central. Me consta que el Gobierno está haciendo esfuerzos para atender a todo el mundo, y por eso ha montado servicios telemáticos para evitar tener que hacer colas. Pero el aluvión de despidos es tan importante que se originan largas filas. Esos problemas no los tiene la parte de políticas activas, los tiene la parte de prestaciones.  Nosotros nos hemos ofrecido a colaborar con el ministerio para tratar de mejorar esa situación. De hecho, en algunas oficinas de empleo hemos implementado puestos y hemos cedido espacios para lograr que se atendiese a más gente por parte del ministerio. Estamos dispuestos a ayudar, pero el responsable es el Ministerio de Trabajo.
–¿Tan difícil es abrir por la tarde?
–Ya se habren por las tardes
–Pero no todas y no todas las tardes.
–No todas, lo sé. La relación laboral [de esos funcionarios] la tienen con el ministerio. Nosotros hemos llegado a acuerdos, como le digo, para ayudar. Pero en la parte nuestra no hay un problema de colas. Se han ampliado puestos de trabajo porque hemos liberado huecos que estábamos ocupando. Poco más podemos hacer. 

viernes, 5 de noviembre de 2010

Un fantasma recorre España. Qué digo: Europa.

Un fantasma recorre España. Qué digo: Europa. Asoman los vecinos con el ceño fruncido, clamando y con razón contra el exceso de velocidad. Es cierto que España sigue pensando como un país paupérrimo, así que el ibérico al volante pita mucho y hunde la zapatilla hasta el fondo. Si tienes coche es que has prosperado, lloverá y no te mojarás: dos motivos de peso para celebrarlo ofreciendo tu cuerpo en sacrificio, transitando a cien o a casi doscientos.
Brama el vecindario que cruzar es una lotería, se movilizan los de los portales pares y alguno de los impares y en el Ayuntamiento pulsan un botón en el que hay escrito la palabra badén. En unos días está instalado: limpio, barato, eficaz, incómodo pero necesario. Por si acaso, y ya que nos ponemos, colocan uno un poco más abajo. Y otro más arriba. ¡Y los de la bocacalle, se nos olvidaban, que lo pidieron antes que los otros! Montaña y valle, montaña y valle. Ya está el barrio contento.
Así, poco a poco, se va creando Villa Badén. Somos blandos o ciegos a la hora de cazar al Fitipaldi, pero las vértebreas del respetable aguantan los que les echen.
Sé algo del futuro porque he estado allí, diría Sartre. Recuerdo zonas residenciales de EEUU sin una sola calle lisa: ir a cualquier lado suponía subir y bajar 30 de estas montañitas a la ida y otras 30 a la vuelta. Para qué nos vamos a complicar la vida con otras soluciones si ésta calla a los vecinos. Motos y bicicletas, sujetaos los premolares.
 Dirán que soy un romántico pero añoro las calles llanas y este presente me da flato.

jueves, 4 de noviembre de 2010

The economy, stupid

its_the_economy_stupid.jpg

"La economía, estúpido" (the economy, stupid). Así ganó Bill Clinton a Bush padre, considerado imbatible por  sus éxitos en política exterior, como el fin de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo Pérsico. James Carville, estratega de la campaña electoral de Clinton, pegó un cartel en las oficinas centrales con tres puntos escritos:   1. Cambio contra más de lo mismo.  2. La economía, estúpido. 3. No olvidar el sistema de salud. Vistos los resultados, parece que Obama se le ha atragantado el segundo punto. Y tal vez, a ojos de sus bases, parte del primero.

No, no ha sido por la reforma sanitaria. No hay consenso en favor de ella, pero tampoco en contra. Pero Obama ha perdido a mucha gente: negros y mujeres se han quedado en casa. Y los hombres blancos maduros que dependen de la industria le han dado definitivamente la espalda: ya le costó conquistarlos en las primarias, de ahí que Clinton se le resistiese tanto. Su victoria fue amplia, ahora su base es estrecha. Así lo va a reflejar el Congreso, guardián del dinero y de la palabra NO. Tendrá que pactar con el enemigo. Necesita tomar decisiones, porque su economía ha esquivado el abismo pero no ha salido del agujero todavía.

Alguien escribía en el New York Times que los votantes le han dado las llaves a los republicanos pero no les han dicho dónde ir. Lo cierto es que entre sus votantes hay  ideas que no sé si casan: recortes en el presupuesto y más dinero para crear empleos, rebajas fiscales y mantenimiento del gasto en defensa y en todo lo importante. La gente quiere puestos de trabajo y ellos ofrecen recortes. Es su momento ahora para demostrar que con lo segundo puede llegar lo primero, pero la ecuación no es tan sencilla. Y deben sobre todo llegar a algún compromiso con el presidente, porque su posición de fuerza sólo les faculta para bloquear medidas. No pueden sacar nada de calado adelante si el presidente y los suyos en el Senado se oponen. Quedan dos años muy interesantes, pero hace falta un Obama distinto.

Doña Inés: "Berlusconi sólo tiene la parte casposa de don Juan"

anasantosweb.jpg

Ana Santos-Olmo, que acaba de encarnar a doña Inés en Alcalá, desconfía de los "que se creen don Juan sin serlo".Llega puntual a la entrevista escuchando música en los cascos, gafas oscuras y atuendo urbanita. Esquivando coches nadie pensaría que  esa joven estaba hace 72 horas en un convento, seducida por un espadachín llamado don Juan y a un paso de dejarse la vida por un amor imposible más allá de la honra y la voluntad paterna. Pero  hasta de esa peligrosa coyuntura ha salido airosa esta actriz acalaína con más diez años de experiencia ante el público y para algunos la Inés más exitosa que se recuerda.  
–Con Doña Inés se ha convertido en la mujer del momento. ¿Ya la cuelan en el super?
—¡Nada! Nadie me ha reconocido por la calle. Pero las clientas de la tienda de mis padres le han dicho cuánto les gustó y le han pormenorizado los detalles de la obra. 
–¿Alguna vez algo o alguien le hizo pensar en tomar los hábitos?
–¡No!  
-¿Suspendía religión?
—Que va: yo era una gafotas empollona. 
–¿Cómo acabó entonces en manos de un sátrapa como Don Juan?
–Todavía no me lo explico. Somos las más vulnerables...
–¿Hubiese hoy en día acabado doña Inés en La Noria, rajando de lo lindo sobre lo suyo con Don Juan?
—No, por el carácter que tiene doña Inés. De verdad creo que hubiese hecho de don Juan una bellísima persona. Lo hubiese reformado. 
–Se ha criticado, no sé si lo sabe, el escote que lució como doña Inés: dijeron que está fuera de la época o fuera del atuendo de novicia.
–Todo el vestuario estaba confeccionado pensando en la época. La idea es que doña Inés no es una novicia todavía, está en el convento porque la ha llevado su padre. Pero está prometida a don Juan. De hecho hay un acuerdo entre don Diego y don Gonzalo para que eso suceda, pero se rompe en escena.  Ella está en el convento como si estuviese en el internado.
–¿Esta noche [anoche] verá Hospital Central? Vuelve su don Juan, Jordi Rebellón, convertido en el doctor Vilches de nuevo.
–No soy seguidora de Hospital Central. Pero me encanta Jordi. Lo digo en caso de que ésa sea la siguiente pregunta...
–Ahí arriba en las tablas, el día del estreno... ¿Temía más a un espontáneo, a rayos y truenos y lluvia... o a una morcilla inoportuna?
—A los rayos y truenos. Lo he pasado fatal. El viernes tuvimos que suspender el ensayo general, y eso fue un bajón. Los fallos técnicos, fueron porque no hubo ensayo general. 
–Me han pedido que le pregunte qué escuchaba por el pinganillo.
–Nosotros, los actores, nada. La diadema sólo lleva micro, las regidoras sí se comunican con la cabina.  
–¿Y en caso de apagón mental?
—Tienes que salir por donde puedas. ¡No hay apuntador!
–Como mujer... ¿Prefiere un donjuán, un comendador bien asentado o un Ciutti que le haga reir?
–Me quedo con algo de todos. De don Juan me encanta que sea tan salvaje, no me refiero a la parte en la que mata gente, sino a la confianza que tiene en sí mismo y lo tierno que es con doña Inés al mismo tiempo. Y de Ciutti, lo divertido que es: me lo pasaría genial. Y del Comendador no sé, porque no he buscado nunca la estabilidad en un hombre.
–¿Berlusconi ha dejado al Tenorio en nada?
–¡Buf! ¡Pero si eso no tiene nada que ver! Al menos con el Tenorio que yo me imagino... Para mi es el anti don Juan: tiene la parte más casposa del Tenorio. Quizá los hombres la consideran muy atractiva...
–No le seduce el donjuanismo.
—No creo que una persona que se cree don Juan atraiga a un amor verdadero. Una cosa es serlo y querer ir de don Juan.
–Diga un don Juan de hoy en día...
–Soy una friki de la serie Lost, y creo que el personaje de Sawyer podría serlo: muy valiente ante el peligro, pero las mujeres lo desarman.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Toda una vida (si yo te contara)

Supongo que ahí dentro, en el vientre de tu madre, estarás tramando algún plan. Que sepas que fuera la gente te lleva la delantera, te anticipo que todos son más grandes que tú. Tienen un montón de experiencia y están bien conectados, conocen a gente. Tú cuando llegues siempre serás quien conoce a menos tipos, y eso te va a costar cambiarlo. La mayoría son normales... los hay muy listos, pero otros están acodados en la barra confiando en sus reflejos para esquivar el golpe del destino. Tienen vicios horribles, como fumar, beber y decir tacos, y te parecerá que son enormes, pero con el tiempo muchos se quedarán bajitos a tu lado. A todos les verás hacer cosas incomprensibles, como sacar dinero del cajero o gritar a la tele, pero pasarás por el aro como todos. Por cierto, no le des vueltas a cómo te quieres llamar, porque eso se resolverá en las próximas horas sin que puedas tomar partido: es injusto, pero los adultos somos gente horriblemente práctica. Pronto tendrás muñecas para desquitarte y ahí si que nadie meterá baza. Como se sienten culpables por no haberte consultado tu nombre, se reirán aunque llames Judas a tu osito.  

FETO.jpg

Antes de que dejen de cubrirte de piropos ya empezarán a meterte presión con ciertas cosas, por ejemplo la comida. Mejor que te amoldes a lo que te exijan, aunque hay jurisprudencia que te permite plantarte en el caso del filete de hígado, por muy empanado que sea. Antes de que lo saques tú, tocaré yo el espinoso asunto del dinero: de momento no vas a ver un euro. Vas a pasar días realmente duros, con gases y calcio brotando lentamente de las encías, pero no está previsto que recibas dinero por ello. Tus padres realizan tareas menos desagradables y reciben pasta hasta cuando están en la playa. Suena un poco injusto pero recuerda que esto está administrado por ellos y tú, sin contactos y sin hablar el idioma, no creo que lo puedas cambiar.
Te queda mucho por vivir, pero aprovecha estos días. Luego todo será distinto... salvo tus padres, que te verán siempre como algo pequeño. Y un día nos encontraremos y te contaré cómo eran ellos antes de que llegases. Sé que no es una época que te importe, pero a nosotros se nos ha hecho toda una vida. Si yo te contara.

jueves, 28 de octubre de 2010

Eyaculadores de costrada contra el carril bici ardiendo más allá de Orión

No podemos evitar que la gente aplauda con las orejas su cuota mensual de internet –entre las más caras y lentas de Europa– pero siga a la masa si piensa que le van a tocar los cuatro duros que paga por el agua que malgasta. Nadie le saca los colores al Ayuntamiento por seguir echando basura en un cráter infecto llamado vertedero junto a un parque natural como si no hubiese mañana, pero si se habla se reciclar los residuos se arma la tangana: o lejos o nunca. Aquí se desprecia a la ciencia que pronostica inundaciones en favor del chalaneo vecinal, que no quiere muros que hagan feíto.
Pero ahora llega la oportunidad letal, el match point: el carril bici. Tiene todas las trazas de gran idea recubierta de criptonita complutense. Igual que la peatonalización de Peinado, es un proyecto sobre el que se puede discutir hasta el desmayo, totalmente nuevo en la ciudad y que implica necesariamente un sacrificio a todas las partes. Según el caso: o los coches pierden un carril o bien unas plazas de aparcamiento, o los peatones sacrifican un trozo de acera o los ciclistas se aventuran por una carril creado en el espacio libre que deja la mediana... justo por el centro de la calle. Soluciones mágicas o terceras dimensiones no las hay ni aquí ni en Amsterdam.
Así que no sueltan presa. Y aspiran a llegar al poder los huérfanos de Peinado provocando una ola de similar virulencia que la que mató –políticamente– a su padre. Algunos dirán que le estaría bien empleado al alcalde por aquella facundia que gastó en 2003, pero creo que los ciclistas –y muchos otros– saldremos perdiendo si se frustra esta idea. Uso cada día y sin excepción el carril bici para ir a trabajar, y tras conocer su mejorable trazado y las desaforadas críticas que suscita no me queda ninguna duda: saben todavía menos sobre ir en bici los detractores que sus promotores. O eso, o es pura mala fe. De nuevo se azuzan los bajos instintos.
Farolas. Algunos bulevares, como el de la avenida de Castilla, han sido convertidos en carriles bici: uno de ida y otro de vuelta. Es una manera de no quitar espacio para aparcar ni para pasear, como ciclista lo entiendo. Entre medias quedan las farolas porque de algún lugar tendrá que venir la luz. Pero para una bici no es problema pasar junto a obstáculos inmóviles. ¿No sobrevive usted a los camiones que vienen de cara y bien cerca cuando va en coche por una carretera comarcal? Mejor farolas, ¿no?
consuma_carril_bici.jpg
Carril bici elevado.  Ésta sí que es buena: "Sensación de peligro" por ir unos centímetros sobre los coches. Te puedes caer, dicen: hombre, pues igual que si vas en moto. Los centímetros de altura son para que el coche no pueda invadir el carril bici, que es lo peligroso. Al que no le guste pedalear cerca de los coches, debería irse al campo. ¿Pero dónde estamos?
No entiendo esta furia complutense digna de aquellos eyaculadores de costrada que persiguieron al anterior alcalde por ser de Granada. Y que no haya una crítica medianamente documentada al carril. Un tramo chapucero, jamás criticado por su inexistente mantenimiento, es además uno de los más usados: Camino de los Afligidos. Pero veo que las posaderas de los munícipes de PSOE no han sufrido esos baches  peligrosos fruto de la desidia del Ayuntamiento. Ven el carril bici desde fuera y hacen aspavientos como antes se hacía con la minifalda. Espero que la boina ensimismada no venza esta vez.

miércoles, 27 de octubre de 2010

FRANCIS LORENZO “En España el ‘star system’ está en la tele, no en el cine”

7343.jpg

Su nombre ha sonado varias veces para encarnar al Don Juan en Alcalá, pero de momento su espada es requerida en Águila Roja, la serie de La Primera que ha hecho furor. Cabalgando ese éxito recogió hace unos días en Alcalá el galardón de la Asociación de Periodistas APEI por su carrera interpretativa.
–Con la que está cayendo... ¿se están poniendo los malos de moda?
—No tiene nada que ver. Siempre ha habido malos en el cine y en la tele: siempre han tenido un cierto atractivo. Pero lo que me sorprende es que me hayan dado un premio por malo.
–Parece que ahora nos hemos decidido a hacer ficción mirando hacia atrás en muchas series. Pero nos ha costado como país...
–Era una apuesta arriesgada. En España ha crecido mucho el público: se ha acostumbrado a ver calidad y exige mucho. Una cosa buena de irse al pasado es que hemos sabido hacerlo con mucha calidad. Y eso tiene siempre buena aceptación.
–Pero todavía estamos buscando nuestra ficción. ¿Hemos encontrado nuestro Western en la Guerra Civil? ¿O está en el Siglo de Oro y los espadachines?
–Es difícil de contestar. Hemos contado muchas cosas de la Guerra Civil y estamos contando del Siglo de Oro, pero lo importante es que sean historias muy verdaderas. Situar una escena en un tiempo u otro acompaña, pero lo importante es que sea bueno.
–Después de Águila Roja...
–Me voy a rodar a Budapest una película sobre Ángel Sanz-Briz, el Ángel de Budapest, que era un diplomático español. Aquí todo el mundo conoce La lista de Schindler, él salvó a mil judíos. Nuestro Schindler particular, el español, salvó a más de 5.000. Fue un tío que puso su dinero y del que no sabemos mucho en España. Es un personaje real, con una bondad, una sensibilidad y una inteligencia admirables.
–Ahora dicen que en España no tenemos star-system.
–El star system está en la tele en el caso de España, no en el cine. Hay que echar un vistazo a lo que ha pasado en los últimos años. Tíos como Javier Cámara, Blanca Portillo, Carmen Machi... son todos actores buenísimos pero nadie sabía nada de ellos. Hacían teatro y alguna película, pero no existían. Y de pronto se han convertido en estrellas a nivel nacional, en caras muy conocidas por los medios de comunicación. Lo mismo con los más jóvenes, como Manolo Rivas de El Internado o Javier Gutiérrez, que es uno de los mejores actores y está en Águila Roja. O Miriam Gallego... son gente que de pronto son capaces de hacer grandísimas historias, grandes personajes, son enormes actores y actrices y la televisión les ha ayudado a que lo sean. Por eso creo que el star system en España está en la televisión. De hecho si repasas nombres como los de Imanol Arias, Concha Velasco, Carmen Maura... están en la televisión. Deberíamos reflexionar y darnos cuenta de que la tele y el cine no estamos tan lejos.
–¿Y hacia dónde va el cine? Aquí en Alcalá había tres cines. Luego hubo dos y ahora sólo uno.
–El cine está jodido. Está pasando por un momento muy malo en todo el mundo. De los americanos, que se supone  que son los mejores del mundo haciendo cine, vemos al fin y al cabo tres o cuatro películas al fin y al cabo. ¡Hacen trescientas! Parece que hacen un cine de la leche, pero tienen 275 que no hay quien las vea. En España hacemos cien, 90 no hay Dios que las vea, cinco las vemos y cuatro son muy buenas. La proporción es la misma. Es un momento difícil para el cine y para contar historias, pero tenemos que seguir imaginando...
–Y justo ahora que triunfamos fuera... ¿No nota una cierta inquina interior contra el cine español?
–Somos muy cabrones. La crítica, también. Y el nivel de exigencia ha subido mucho. El espectador tiene acceso a todo lo que se hace fuera. Y exige la misma calidad en el producto que se hace en casa.
–Creo que le hace más gracia a las mujeres haciendo de malo que haciendo de bueno...
– No ligo nada. Llevo 29 años con mi mujer y hace tiempo que no ligo. ¿Éxito? Últimamente tengo cierta aceptación, empiezo ahora a mis 50 años ya...

Pobre Zorrilla

Oh, puta plebeya: tú por ser la más bella te la meteré toda ella". En EGB no respetábamos el Don Juan, aquel que según la tradición oral de Primaria "a 100 putas encontrose, y a 99 se follose, mas una se dejose". Creo que si Zorrilla hubiese resucitado para escuchar los irreverentes ripios que con su trágico héroe se hilaban en las últimas filas de la clase... hubiese vuelto a su tumba rezongando, aunque él tampoco fue un santo.
Su padre trató de hacerlo estudiar pero él sólo tenía ojos para el dibujo, las mujeres y las grandes plumas como Walter Scott o Victor Hugo. Cuando se enamoró por quinta vez de la misma prima de siempre el padre se rindió y lo mandó a cavar viñas. Y estando a medio camino el hijo robó una mula y huyó a Madrid.  Lo único que le esperaba a Zorrilla en los ambientes bohemios capitalinos era pasar mucha hambre. No les cuento el resto de su vida pero digamos que hubo altos, bajos y muy bajos hasta el final.

paseo_zorrilla_1.jpg

Nosotros éramos unos botarates todavía peores. Nos tomábamos el teatro a chufla, no digamos la poesía. Nos ponían unos libros coñazo de María Pascual en la biblioteca para leer por parejas, pero no había manera de seguir las andanzas de la niña ésa. Los autores clásicos pasaban por nuestras manos como por una trituradora: bigotes pintados con rotulador en los retratos, falos dibujados sobre las ilustraciones... Me pregunto cómo de tanta inmundicia infantil pudo salir algo decente. La literatura parecía veneno, la poesía aceite hirviendo... y sólo el teatro era aceptable si nos dejaban meter nuestras morcillas herejes.
Luego, con el paso del tiempo, uno conoce un poco más de los autores, aquellos que vilipendió en vez de estudiar su vida de infortunios. Y piensa que hay formas crueles de pasar a la inmortalidad, aunque inevitables. Si te ponen una calle seguro que te pondrán en el programa de estudios: serás escupido por los cachorros y te profanarán el retrato.
¿Y total esa calle para qué? Seguro que Zorrilla hablaría como ese viejo autor, al que le dijeron que le iban a poner una avenida en su nombre.  
–¿Una calle para mi? ¡Pero si lo que necesito es un piso!

viernes, 22 de octubre de 2010

ENTREVISTA AL DÚO DINÁMICO: "“Quisimos llamarnos ‘The Dinamic Boys’ y nos dijeron que no”

Empezaron en  una España de otro planeta, en la que las canciones iban despacio y los cantantes se movían como un junco. Todo empezó en Barcelona el 28 de diciembre de 1958. Quisieron llamarse The dinamic boys, pero el presentador de aquel programa en el que debutaron, Enrique Fernández, dijo no saber inglés y los presentó como el Dúo Dinámico. Había nacido un grupo que, antes de llegar a clásico, supo romper moldes. Su ascensión en popularidad y en venta de discos fue meteórica. Y alcanzaron la inmortalidad con canciones como Quince años tiene mi amor, Quisiera ser, Perdóname, Mari Carmen... Protagonizaron también algunas películas musicales que ahora vemos en la sobremesa. En 1972 se retiraron para producir a artistas como José Vélez o Los Chunguitos y componer para Camilo Sesto o Julio Iglesias, con el que colaboraron durante años. Hoy el Dúo Dinámico sigue por los escenarios recordando sus viejos éxitos. A casi nadie le importa que el más bajo se llame Manuel de la Calva y el alto Ramón Arcusa, están acostumbrados a compartir nombre y hasta estatuillas en el caso de los premios. Suerte que la semana pasada en el Parador de Alcalá la asociación de periodistas APEI les honró con uno de sus galardones... por duplicado. 
–¿Cuál de los dos era el más ligón?
Ramón Arcusa: Él, pero iba más de tapadillo.
Manuel de la Calva: ¡Yo no he ido nunca de tapadillo! Claro que siempre ha sido la mujer la que conquista al hombre, pero ahora es más evidente...
–¿Cuando les empezaron a llamar clásicos? ¿Les dio congoja la palabra?
–Ramón: No hace mucho de eso... unos 20 años sólo [Risas]. Uno lleva 50 cantando, así que no está mal. Es algo que tiene que llegar y lo aceptas.
–¿Si ven por la calle al señor Emule, Napster...?
–Ramón: Le explicaría que hay una serie de gente que no puede seguir viviendo de su trabajo porque se lo están robando. En este país debe entenderse que la propiedad intelectual es un derecho. Tengo un amigo que dice que si pusieras coches en internet se los bajarían.
–Manuel: La prueba es que hay 70.000 personas que han dejado de trabajar en música. Los partidarios del gratis total estarán encantados. Pero las familias de esos 70.000, estarán jodidas.
– ¿Qué ha pasado, que ya no ponen canciones lentas?
– Manuel: Eso son modas. Ahora son canciones más rítmicas.
– Pero no hay quien se arrime...
–Ramón: ¡Se arriman luego! Pero nosotros hicimos música con más ritmo, invitamos a las parejas a que bailasen más separadas...
– Lo que más les ha sorprendido de la música de ahora...
–Ramón: Que pasa muy rápido, la rotación. Siempre hay artistas que crean escuela y que son buenos como Alejandro Sanz y Julio Iglesias. Esos se quedan. Pero hay muchos que pasan muy rápido, con mucha promoción y poco trabajo en el estudio.
–Manuel: El gratis total hace que no se apueste por los grupos nacionales, porque eso cuesta dinero: hay que pagar horas de estudio, trabajar con ellos... Antes se apostaba por los grupos.
–Ahora vamos a Eurovisión y cantamos en inglés.
–Manuel: No me parece mal. Pero los grupos que cantan en inglés no tienen opción en EEUU o Reino Unido. Hay que hacer un producto que suene a lo que tú eres. Si no, poca cosa puedes hacer.
Ramón: El inglés es un idioma más agradecido, y poco importa en qué idioma se cante.
Manuel: ¡Pero mira los sudamericanos como Juan Guerra! ¡Cantan en castellano porque saben lo que quieren!
–¡No se peleen! Digan por qué se llaman el Dúo Dinámico.
–Ramón: Porque cambiamos la música de aquel tiempo. Era música lenta , boleros... lo nuestro era más alegre y divertido. El nombre nos lo puso un periodista de la radio. Nosotros nos queríamos llamar The Dinamic Boys. Pero él dijo que nos iba a presentar como el Dúo Dinámico, y la cosa no estaba como para decir nada.
–Y ahora con la crisis vuelve el guateque...
–Ramón: ¿Ves? Siempre están volviendo los ochenta. Nunca dejan de volver.
 

miércoles, 20 de octubre de 2010

No los necesit... ¡tras ellos!

Mi hermana tiene una cita de los Simpson para cada ocasión. Entre las más jugosas está una en la que le comunican al faraón la fuga de los esclavos. "Que se vayan: no los necesitamos", responde con desdén. ¿Pero quién construirá las pirámides, señor? El faraón replica: "Pues nosotr... ¡tras ellos!" Creo que el faraón es Zapatero, pero hay que identificar bien a los esclavos renegados que persigue. Pueden ser los votantes de izquierda a los que un tijeretazo social puso en fuga y ahora escuchan cantos de sirena cordobesa. Pueden ser los otros, los que no creían en las miembras ni en las kelifinders, que ahora ven a las ministras asecretariadas, reducidas y con voz de pito brincando entre direcciones generales. Puede ser la vieja guardia, herida por aquella soah que jubiló al clan de la tortilla, al de la bodeguilla y a los viejos rockeros que quedaban activos: ahora un vengador calvo curtido en mil batallas los puede unir a todos, puede hacer las cosas que quiere hacer Zapatero y que parezcan que son deseos de Felipe. Milagros más gordos se han visto en campaña electoral.
El caso es que el presidente sale de caza. Quiere a Rajoy muerto, a Soraya callada, a Prisa contenta, a Pajín lejos de Ferraz y al votante tragando con el gabinete de flamantes. Estas eran mis prioridades, dijo ZP ayer al espejo al levantarse, pero si no les gustan, tengo otras...
Rubalcaba hará de todo: detendrá a los malos, suplirá al jefe cuando no esté, coordinará a los ministros y dará la cara por cada una de las acciones ante la canallesca periodística. En el Congreso dará unos cuantos palos y llegará oliendo a chamusquina y no será culpa suya: saltando de un sillón a otro hasta Jesús de Nazaret amanecería con esqueletos en el armario.

118431649.jpg

Los esclavos, usted y yo, miramos desde el pedrisco más lejano al faraón. Intuimos que sus intenciones son aviesas, pero no sabemos si es cordura o amargura.  Creía él que no le hacía falta recortar, ni preguntar a los mayores ni a los moderados. Pero los esclavos se han escapado y el faraón se ve joven para el sarcófago. Veremos.

martes, 19 de octubre de 2010

PEPE DOMINGO CASTAÑO “Cantando un gol al oído te ganas a una mujer para siempre”

Pepe Domingo Castaño (Padrón, 8 de octubre de 1942)  sabe empezar de cero. Dejó la canción hace años, y ahora ha dejado la Ser para cantar goles en la Cope. La razón: ser feliz.
P. Nueva cadena. ¿Otro espíritu?
R. Con el mismo de siempre. Es curioso, cuando cambias de empresa se muevo todo mucho por fuera. Pero luego te das cuenta de que por dentro también se mueven las cosas. Es un reto, que siempre te exige mucho, y que en este caso está exigiendo de mi cosas que yo pensaba que ya no tenía.
–¿No se le escapa el latiguillo de Serrrrrrr?
R. Muchas veces! Tengo que tener cuidado, porque hay algunas coletillas muy aprendidas, como ronda informativa, el partido de la jornada... iba ligado a la cadena Ser. Así que me he inventado una broma, que es lo de "en la cadena... ¿eh, eh, eh, eh?". Así puedo repensar en qué cadena estoy, y me ha venido muy bien. Se me ocurrió en Vera tomando el sol. Y ya me lo dice la gente por la calle. Así que es buena señal, ¿no?
–¿Espera a más gente en el equipo?
–Tiene que llegar Mister X, que puede llegar entre el 1 y el 15 del mes que viene. No podemos decir el nombre porque le perjudicaríamos. Y creo que también va a venir Mister Y y Mister Z.
–Cuando recogió el premio Micrófono [que le entregó la asociación deperiodistas APEI en el Parador de Alcalá el viernes pasado] alabó a los compañeros que se vienen con uno cuando se cambia de empresa. No debe de ser lo habitual...
–Ojo que en este caso no se han venido conmigo. ¡Nos hemos ido todos con Paco González! Paco nos dijo que hiciésemos lo que pensásemos. Si yo me hubiese quedado en la Ser a Paco no le hubiese importado, porque sé cómo es. Ahora, me lo ha agradecido.
–¿Y por qué se ha ido de la Ser?
–Porque creo que en la vida hay que tomar decisiones. Era muy cómo quedarme en la ser. Pero me tenía que ir con Paco, me lo pedía el corazón.
–Pero alguna razón habría al hacerlo ahora.
–Él dice que formamos un tándem perfecto y que no quería romperlo. Y creo que tiene razón. Miro a mi alrededor y veo a toda la gente que tenía en la Ser.
–¿Y escuchan los mismos?
–Yo creo que sí. Noto por la calle algo especial.
–¿Qué es?
–No lo sé. Al principio, cuando dijimos que nos íbamos a la Cope, a la gente no le gustó. ¡Pero nosotros no vamos a hacer política! En la Ser nunca me han preguntado si votaba a Zapatero o a Felipe. Y en la Cope tampoco me han preguntado a quién voto. Yo llevo viviendo con una mujer 35 años y no estoy casado con ella, y un hijo mio no está bautizado: nadie me ha preguntado cómo es mi vida. Yo vengo a la Cope a hacer deporte y a hacer felices a los demás. La gente lo ha entendido y se va incorporando. Yo noto en la calle un runrún que si el 9 de diciembre, cuando sale el EGM, no lo refleja... dejaría de creer en el EGM.
–Morirá con las botas puestas...
–No me queda más remedio, no me dejan.

311063263_a885780608_o.jpg

–Los discos de oro los olvidó ya...
–Lo olvidamos. Tuve uno, lo más bonito de mi carrera. Por vender dos millones de discos. Y en México, un país que adoro... De vez en cuando voy y me recuerdan. Ahora prefiero cantar goles. El gol es la salsa del fútbol: no puede haber guión, no sabes quién va a marcar, a quién van a echar. Eso es lo maravilloso.
–¿Echará de menos a Raúl?
–Nunca he pensado que fuera un superclase, sí un gran jugador. Lo era Butragueño y Juanito. Tenían un arte que no tiene nadie. Raúl aprovechó muy bien sus oportunidades, pero no fue como Amancio. Y no me gustó cómo se ha ido... pero allá cada cual.
–¿Se puede enamorar a una mujer cantando un gol?
–Hay muchas maneras, pero claro que se puede. Le cantas un gol al oído y la enamoras para siempre.
–En el fútbol sobra dinero. ¿Qué es lo que falta?
–Falta personalidad. Alguien dijo en la entrega de premios que antes cuando ibas a una presentación de plantilla te daban una lista con los teléfonos de sus casas. Eso era personalidad. Ahora parecen todos estrellitas que no se pueden tocar. Deberían aprender del baloncesto, del tenis, del ciclismo para aprender a ser más humanos y acercarse más a la gente.