jueves, 14 de enero de 2010

Foto a la UE: salimos movidos y cayendo

Las comparaciones son odiosas. Pero son inevitables en economía. Como la crisis ya ha tenido recorrido, la foto de los países queda mucho más clara: estamos en los peores puestos, aunque bien acompañados. Tenemos, oh my God, a los caballeros ingleses, que nos vencen en desastres bancarios porque aquí sólo le hemos visto las orejas al lobo. Pero les ganamos en el arte de la caía libre: se despeña un 0,2 en diciembre la isla y nosotros un 0,3. No quedan muchos países equiparables con España (y Reino Unido) con los que medirse. Francia, Alemania, Italia... ¡Chequia! Todos crecen este año. Sí, Grecia nos igualaba a finales de año, pero los últimos acontecimientos hacen pensar nos robará protagonismo unos días. El Ejecutivo de George Papandreou ha diseñado un plan para reducir su déficit presupuestario al 2,8% del PIB para 2012. Dicen que los ricos también lloran y que los nórdicos también se hunden –de vez en cuando– así que ahí están los  suecos y los daneses... y los finlandeses. Qué malos son los bancos... tuvieron la culpa de todo... No se habla de otra cosa. Pero Suecia ya está en números negros: por algún sitio tenía que salir el sol. Y quien diga que el negocio de prestar no volverá a ser el mismo es que es un ingenuo.

Pensaban que me habría olvidad de los países del este y el centro de Europa: Rumanía está hundida en la recesión, con un sector inmobiliario que no aguanta y saltando de una crisis institucional a otra. El grifo de las remesas se ha cerrado: ¿pueden ir las cosas peor? Pues sí: en Letonia la gente no se fia de los bancos y los bancos no se fían de la gente. Igual pasa en Estonia, pero en Lituania hay esperanza y a finales de 2009 había frenado su caída. Hungría es un desastre similar al rumano, coronando el desempleo con algunas huelgas de transportes que paralizan a la capital de tarde en tarde. ¿A alguien le va bien en Europa del Este? Sí: a Polonia. No es que haya salido de la crisis. Es que no se puede decir que haya entrado. Su economía aumentará hasta un 4% en 2010 y será la sexta de la UE. Orgullo polaco muy merecido.  Czesc!

¿Cómo lo hizo tan bien polonia?
Dicen que el secreto está en la fuerte demanda exterior, la poca excitación inmobiliaria en el pasado reciente y que el sector privado demostró su capacidad para dominar las circunstancias negativas. Los polacos, poco dados a la euforia, han hecho recortes por su cuenta. La crisis ha hecho que cada vez sean más los que acercan a comer en alguno de los restaurantes subvencionados, conocidos como "bares de leche". Son reliquias del tiempo comunista donde los bolsillos más exigentes pueden disfrutar de platos de toda la vida por poco más de medio euro. Una sopa de tomate con arroz por sesenta céntimos: si van, no se la pierdan. Es una experiencia vital.

No hay comentarios: