miércoles, 6 de enero de 2010

Pararse

En casa tenemos de todo, es en la calle donde nos faltan cosas y gente. Dentro no nos falta de nada, pero pocas veces al año sostenemos un envoltorio y nos preguntamos qué habrá dentro: los cursis lo llaman magia, pero lo importante es que se repita la próxima vez porque nosotros solos no nos lo podemos hacer. Los demás piensan en nosotros y algunos de ellos nos regalan cosas. Se habla demasiado de la gente y se piensa muy poco en ella. Dicen que en navidades nos paramos un momento. Si es así, merece la pena tanto villancico hortera. O casi. Dómine Cabra

No hay comentarios: