lunes, 25 de enero de 2010

Se busca rector que sea buen vecino

 Xavier COLÁS n ALCALÁ
Dicen que los alcaldes son de Marte y los rectores de Venus. Pero en todo caso en Alcalá están obligados a convivir a y a impulsar proyectos de manera conjunta. Si son en pro de los objetivos de una ciudad cultural como la que Alcalá aspira a ser, mejor todavía. En esa clave hay que entender el encuentro que el martes de la semana que viene mantendrá el alcalde, Bartolomé González, con los candidatos a rector.
Hasta la fecha hay tres oficiales: José Morilla, Fernando Galván y Antón Alvar. Un cuarto, Manuel Peinado, ha sido rival político del alcalde y podría dar el paso en las próximas horas o días. Eso añadiría picante a una cita con la que el primer edil quiere hacer una primera comunicación con un grupo de hombres que en los próximos días pelearán entre sí por una codiciada poltrona. Pero al día siguiente de la cita, el 11 de marzo, una de las primeras llamadas que recibirá el que gane será la del regidor. Bartolomé González quiere una buena colaboración con el elegido.  
Atrás quedan dos mandatos en los que Virgilio Zapatero y Bartolomé González han librado algún pulso soterrado, pero siempre se han visto obligados a hacer las paces. Así sucedió con los el plan para recuperar los Cuarteles de la Plaza de San Diego, una ruina que arreglará la Comunidad de Madrid pero en cuyo uso y gestión la Universidad ha querido arrimar siempre el ascua a su sardina.
La recuperación urbanística del centro es el aspecto más palpable en el que ambas instituciones se ven abocadas a cooperar. Con los Cuarteles abiertos al público el casco histórico de Alcalá aumentará el equivalente a una plaza de Cervantes y tres de San Diego: unos 25.000 metros cuadrados de espacios de uso público. La gran biblioteca es sólo lo primero que va a llegar. Queda sitio para 500 plazas de aparcamiento, un auditorio, una residencia, un museo y un jardín protegido.
La gran manzana cultural de la ciudad será uno de los que más espacios peatonales tienen de Europa. Aquí es clave el Ayuntamiento, pues el Plan Especial de Ordenación y Rehabilitación afecta a una superficie de 47.000 metros cuadrados situados en pleno corazón del casco histórico de la ciudad. Que haya actividad en el centro más allá de las cinco de la tarde depende en buena medida de la disposición de la universidad. Al mismo tiempo que se abren nuevos espacio, el Ayuntamiento aspira a una nueva filosofía que abra los viejos. Jardines, patios, y edificios claves en el centro siguen siendo desconocidos para la ciudad. El proyecto del carril bici también tiene un poderoso aliado en la Universidad: sus estudiantes son potenciales usuarios y tiene  amplios espacios para pedalear. La tercera pata de la colaboración pendiente, que nunca se ha llegado a concretar, es la coordinación de la programación cultural. Ayuntamiento y Universidad ofrecen contenidos de teatro, cine y exposiciones por su cuenta y se solapan continuamente.

No hay comentarios: