jueves, 21 de enero de 2010

Yebra pide acoger un cementerio nuclear a 36 kilómetros de Alcalá

Las inversiones han pesado más que el miedo y Yebra aprobó ayer proponerse como sede del cementerio nuclear. El municipio, situado a poco más de 36 kilómetros de Alcalá es de momento el único candidato a acoger esta controvertida infraestructura, y está bien posicionado a lograrlo por su cercanía a la histórica central nuclear de Zorita. Hay tiempo para que municipios de otras zonas se presenten, el plazo finaliza el próximo 30 de enero. A partir de esa fecha, el Gobierno deberá decidir en unos dos o tres meses la ubicación.
El almacén nuclear, cuya denominación técnica es ATC, es una instalación destinada a agrupar los residuos atómicos de las ocho centrales nucleares de España. El polémico sí de Yebra se aprobó con los votos a favor de los cinco concejales del PP y los votos en contra de los dos ediles del PSOE su candidatura para albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Residuos Nucleares, en una sesión abarrotada de gente, partidarios y detractores de la iniciativa, que tuvo que ser interrumpida en varias ocasiones. El alcalde cree que el cementerio nuclear sería bueno para la comarca porque "crea desarrollo y puestos de trabajo", al mismo tiempo que es una "buena solución para la gestión de los residuos" nucleares. Defendió que siempre ha querido tomar la "decisión más correcta" para la localidad y no se ha parado a pensar en el "coste político". Ayer en declaraciones a Europa Press defendió que su municipio defendió que Yebra es una "buena zona" para albergar el ATC porque "está en el centro de España, está a poco más de 70 minutos del aeropuerto de Barajas, está a muy poca distancia de Madrid, y tiene estación de Alta Velocidad". "El Egido ha sido solidario con el resto de España en viveros, y Benidorm en turismo, y eso ¿qué tiene de malo", exclamó. Además, subrayó que "lo que nos debe preocupar es la seguridad de la instalación".
Preguntado por el dinero que llegará a las arcas municipales si finalmente se instala el ATC en su localidad, el alcalde indicó que para él esta cuestión "no es la más importante" y defendió que lo importante es el Parque Empresarial, el centro tecnológico, el vivero de empresas, y la dinámica positiva que puede crear en la localidad. Finalmente, explicó que el equipo de Gobierno "siempre ha querido tomar la decisión más correcta" y "no se ha parado a pensar en el coste político". La instalación de este cementerio nuclear lleva asociadas importantes inversiones para el municipio que finalmente lo acoja, pero ni PP ni PSOE en Guadalajara están por la labor de tener un ATC en la provincia. La jefa delos populares manchegos, Dolores de Cospedal, ha anunciado sanciones para el alcalde.
Pero sólo en impuestos por los residuos, los pueblos de la zona que acoja el denominado Almacén Temporal Centralizado (ATC) podrán recibir hasta 12 millones de euros anuales.
ya tenía que estar. El Gobierno central abrió antes de acabar el año 2009 la convocatoria pública para conocer los municipios interesados en albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos de alta actividad. Además de Yebra, que ha sido el primero en postularse, en las quinielas están, Tivissa y Ascó (en Tarragona) y Merindad de Cuesta Urria (Burgos), para lo que también tendrían que aprobar en un pleno municipal la candidatura.
Desde que se aprobó el VI Plan General de Residuos Radioactivos, en el Consejo de Ministros del 23 de junio de 2006, la construcción del cementerio nuclear se ha ido retrasando una y otra vez. La estrategia que acompaña la ley de  Economía Sostenible resolvió las dudas a finales del pasado año, ya que el texto especificaba "aprobar el procedimiento para la construcción de un Almacén Temporal Centralizado".
La decisión final la tiene una comisión interministerial y el propio preasidente Zapatero, cuya apuesta pasa por las energías renovables, aunque se ve en la encrucijada de tomar una decisión ya que el cierre de Garoña en 2013, la saturación de la piscina de combustible de Ascó y la devolución por parte de Francia de 13 metros cúbicos de  residuos de alta actividad en 2011 y 665 de media actividad de Vandellós 1 que se enviaron en 1989 obligan al Ejecutivo central a tomar una decisión cuanto antes.
Ocupará una superficie de 13 hectáreas y supone una inversión cercana a los 800 millones de euros. Además, el proyecto prevé la creación de entre 300 y 500 empleos y el establecimiento de un centro tecnológico de investigación y un parque empresarial. Las ventajas económicas han hecho que algunas pequeñas localidades se postulen como candidatas a albergar una instalación.
El Almacén Temporal Centralizado (ATC) español será una estructura integral de 283 metros de largo, 78 de ancho y 26 de alto, que contará además con unos conductos de salida de aire de 45 metros de altura respecto al nivel del suelo. Servirá para la recepción, acondicionamiento y almacenamiento del combustible gastado de las nucleares. Los costes para el proyecto y la construcción completa son de unos 540 millones de euros. La propuesta se concreta en la construcción en territorio nacional de un ATC que  concentre durante unos 60 años todo el combustible gastado en los diez reactores nucleares españoles, así como otros residuos generados en sus desmantelamientos. Esta instalación, diseñada para la recepción, acondicionamiento y almacenamiento del combustible gastado, se integrará en un parque tecnológico que llevará asociado un centro de investigación y parque empresarial. La construcción del  requerirá entre 4 y 5 años y su coste, con equipamiento, se estima en 50 millones de euros. Como apoyo a la instalación ATC y al Centro Tecnológico, la Plataforma Logística contará con las infraestructuras necesarias para el asentamiento de las empresas colaboradoras.

No hay comentarios: