jueves, 11 de febrero de 2010

Despide a tu mejor amigo y deja de llorar (¿?)

It is not the economy, stupid, it's you. No es la economía, estúpido, eres tú. Desaceleración, recesión, crisis... hay nombres para cada momento pero también un término para sacarle los colores a más de uno: río revuelto. George Cloutier tira con bala contra los que no saben gobernar su empresa y ahora culpan al mal clima económico de todo. Autor de Profits Aren't Everything, They're the Only Thing (HarperBusiness, 2009), Cloutier recomienda perseguir sólo beneficios, cuantos más mejor, castigar a los vagos, amar más al trabajo que a la familia, deshacerse de los familiares en la pequeña empresa, pagar tarde, no aceptar excusas de ningún tipo y ser poco querido como jefe. Y reducir costes, siempre reducir costes.
Es el cuento de la mochila. Lo dicta desde el atril George Clooney haciendo de Ryan Bingham en la película Up in the air. Encarna a un ejecutivo especializado en despedir a gente, es aparentemente superficial, cruel, mujeriego, guaperas. Y además un  orador motivacional, cosa que no existe en España, no sé si para bien o para mal. Lo utiliza como metáfora para el equipaje que llevamos toda la vida: imagine que lleva una mochila, meta en ella a la gente que conoce. Primero los conocidos sólo de vista. Luego compañeros, después amigos íntimos, parientes... y la familia más íntima. ¿Pesa? Pues usted necesita moverse porque "moverse es vivir". Así que, aligerando...
Vuelve el jefe controlador, cruel. Es el momento del desgraciado y del trepa. ¿Alguna vez dejaron de estar de moda? Hace dos años un periódico nacional decía: "Así serán los despidos de la crisis: más baratos, más rápidos y más duros". Creemos que pertenecemos a la cultura de la racionalidad. Pero si eso es así, "¿por qué comemos cosas que son malas para la salud, nos enamoramos de gente que no nos quiere y mandamos mensajes cuando conducimos?", se preguntaba  David Pogue, columnista del New York Times. Tal vez gracias a ese factor irracional algunas nóminas aguantan y la picadora de carne de la crisis no ha quebrado los pilares entre los que se coló.

Que siga el sueño. De eso toca hablar hoy: de confianza y emociones. Y ahí está Trust for Public Land (TPL), una organización sin ánimo de lucro que lucha por hacerse con la colina próxima al famoso letrero de Hollywood donde está prevista la construcción de viviendas de lujo. Quiere evitar que se pierda una de las fotografías más buscadas de Los Ángeles y ha iniciado una campaña de recaudación de fondos para reunir ocho millones de euros para pagar por la colina y enderezar el acuerdo de compra que alcanzó con los propietarios del terreno. ¿No es Hollywood donde los sueños se hacen realidad? Pues mejor no despertar de este a ladrillazos. Cito la noticia como buen ciberactivista...

No hay comentarios: