miércoles, 17 de febrero de 2010

La normativa por la convivencia penará los carteles xenófobos

Poner carteles que desprecien la diginidad de colectivos como el de
los inmigrantes tendrá castigo. El alcalde anunció ayer que prepara
una nueva ordenanza que aglutine desde los atentados contra la
diginidad de las mujeres hasta los grafitis o las cacas de perro. El
anuncio se produce en un momento en el que ha habido una eclosión de
mensajes racistas pegados y garabateados en los muros de la ciudad,
sobre todo en bancos y oficinas de empleo.
En estos lugares, donde cada mañana se agrupan decenas de personas
para buscar trabajo y cobrar el desempleo, aprovechan los colectivos
xenófobos para intentar captar votos descontentos. Piden que se quiten
derechos a los extranjeros para que se los den a los españoles. El
Ayuntamiento, que ha multado a partidos políticos como Sain o el PSOE
por poner carteles donde no debe, está encontrando dificultades para
hallar a los autores de estos carteles. "Los vamos retirando en la
medida que podemos, pero están por toda la ciudad", explicó el regidor
al ser preguntado por este tema por Diario de Alcalá durante la visita
a Alcalá del ex primer ministro Rumano Petre Roman y el consejero de
Inmigración Javier Fernández-Lasquetty.
El Ayuntamiento ya endureció las sanciones por incivismo la
legislatura pasada. Ahora parece que el alcalde ha decidido aplicar
más mano dura en algunas áreas. Por eso el Ayuntamiento trabaja estos
días en una "ordenanza de convivencia" que aglutine los actos
incívicos, endureciendo las sanciones y regulando los trabajos a la
comunidad con penalización. Estas experiencias ya han sido puesta en
marcha por Medio Ambiente para actuar contra los autores de pintadas.
Ahora los principales males ciudadanos estarán en un único texto
legal. "El exceso de ruidos, la proliferación de grafitis, los actos
incívicos, la propaganda agresiva y racista", puso el alcalde como
ejemplo. Todos ellos tendrán cabida y una sanción más dura.
Varias concejalías trabajan en un texto común, que se está revisando
desde Alcaldía y que se espera presentar en breve. Y no será el primer
texto aprobado para poner coto a los incívicos. El Pleno ya aprobó en
marzo de 2007 con el consenso de los tres grupos la Ordenanza de
Limpieza Viaria y Residuos Urbanos, que proscribe el incivismo con más
determinación que antes. El texto contempla multas de hasta 3.000
euros por abandono de vertidos o residuos o 600 sólo por tirar la
basura fuera de hora así como castigos por pintarrajear. Parece que
ahora el contenido de las pintadas podrá ser agravante.

No hay comentarios: