miércoles, 17 de febrero de 2010

Sex ZP

Pocos días después de la confesión del presentador de la BBC Ray Gosling, quien contó en antena que había matado a su pareja enferma de sida hace años, la policía ha decidido detenerle acusándole de homicidio. No por piedad se lleva a un hombre ante el juez, sino por ir contra la ley.
Ayer el presidente Zapatero pidió un poco de arsénico, por compasión. ¡Una moción de censura por favor! Rajoy pasaría a la historia como el hombre que alivió los dolores de Sosomán. "Es la primera vez que un presidente del Gobierno invoca al líder de la oposición a presentar una moción de censura y tendrá usted que explicar cuáles son las razones por las que lo hace, pero para tranquilizarle, si tuviera los votos y de mi dependiera, tenga usted la total certeza que no estaría ahí sentado", le espetó a Zapatero el gallego, más tranquilo ahora en lo que a la familia respecta desde que el PIB llega donde la bandera española no le quiso llevar.
Han formado una extraña pareja Zapatero y Rajoy. Viene de provincias siempre un vientecillo apacible y conservador que Zapatero ha pervertido para convertirse en un aprendiz de brujo. Rajoy está sostenido por una camarilla de apesebrados que siempre lo ven medio vestido aunque esté medio desnudo. Madrid es otra cosa, es un cabreo que hace horas extra. Por eso sólo se pone detrás de Rajoy cuando grita, cuando brama por la destrucción de Zapatero.
Tan buena pareja hicieron la pasada legislatura que casi acaban ayer en empiltrados envueltos en piel, sudor, saliva y sombra, como cantaba Sabina: "Anuncio que compareceré en esta cama" dijo ayer ZP.  Él mismo se dio  cuenta inmediatamente del error y enmendó: "En esta cámara, compareceré en esta cámara". El Congreso estallaba en risas, quizá porque está muy reciente todavía "el acuerdo con Rusia para follar", que ayer tenía 17.088 seguidores en Facebook. Me temo que lo que le espera a partir de ahora al leonés tiene más que ver con el tanatos que con el eros.

No hay comentarios: