lunes, 8 de febrero de 2010

Sin perdón con el carril bici

"Es una chapuza técnica". Constituye "un derroche económico". Incluso es "disuasorio para el uso de la bicicleta". De todas las obras en marcha que ha habido en la ciudad la oposición al PP ha escogido los términos más duros para el carril bici que, a iniciativa del Foro del Henares, aprobó el Pleno por unanimidad. Un año después, y justo cuando se ha convertido en algo que se puede usar, el carril bici proyectado por el Ayuntamieno y pagado con fondos del Plan E tiene más enemigos que nunca.
Primero fue la presunta estrechez del carril bici en la Avenida de la Alcarria. Y los imperdonables carriles bidireccionales de sólo 1,40 metros de ancho bajo el puente de la calle Goya, no muy distintos de algunos tramos modestos en otras ciudades europeas. Pero para el PSOE no son más que algunas de las "chapuzas", que a juicio del PSOE de Alcalá, se están llevando a cabo en la ejecución de la obra del largamente soñado y nunca suficientemente demandado carril-bici en Alcalá.
La idea es interconectar todos los tramos de la ciudad con este carril bici, que imita emprendidos en ciudades como Zaragoza o Barcelona, creando una alternativa al coche. Y, claro, hace falta que la gente lo use. Pero aquí ha roto la baraja el PSOE, condenándolo públicamente por su "peligrosidad". Juan Manuel Romero, concejal socialista, llegó a decir que se está construyendo "un carril disuasorio para el uso de la bicicleta".
Ahora el PSOE ha encontrado otro fallo. Algunas vías en las que no hay un espacio exclusivo para la bici, como la calle Mayor, tendrán la etiqueta de vía ciclable" y ya lucen una serie de placas en el suelo que recuerdan que ese espacio es compartido con las bicis. Pues bien, al PSOE le parecen demasiadas placas las colocadas en la calle Mayor, al pie de cada una de las columnas. El Ayuntamiento, en lugar de dar explicaciones, ha optado por retirar algunas de ellas esperando que así amainaría el chaparrón. Pero el PSOE volvió sobre su presa ayer criticando que se gaste dinero en la esteril práctica de quitar y poner placas. Y vuelta a empezar.
En medio de toda esta guerra por las placas está otro concejal socialista, Francisco Peña, preocupado por el estado de conservación de los adoquines de esa calle, perforados algunos de ellos para fijar las placas de la discordia: "Si algún día se retiran estas placas, ahí quedarán tres agujeros como muestra de la torpeza de una decisión que contribuye al deterioro de nuestro patrimonio", auguraba la semana pasada. Su lúgubre predicción se ha cumplido para mayor mal de estos pobres pedruscos, que en todo caso pueden ser repuestos por el Ayuntamiento en un futuro próximo, como ya ha ocurrido en años pasados. Pero la polémica no se sepultará tan facilmente. 
Después de criticar "la colocación de una placa de acero debajo de cada una de las columnas de la calle Mayor", el Grupo Municipal Socialista de Alcalá denunció ayer que el equipo de Gobierno retire "las 88 placas de vía ciclable colocadas en la calle, que han quedado inservibles, suponiendo un gasto de miles de euros". El concejal socialista Francisco Peña indicó ayer, mediante un comunicado, que  "al levantar las placas los ganchos metálicos utilizados para sujetarlas han quedado anclados a la piedra, con lo que cada una quedará con su marca para siempre". 
"El daño está hecho. El dislate y la incoherencia de una decisión absurda y que nos va a costar a los alcalaínos tirar miles de euros no puede pasar sin que nadie dé una explicación", indicó el concejal socialista. Para el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Javier Rodríguez, "estamos ante un hecho grave como es el despilfarro de dinero público en estos tiempos de crisis, algo que no podemos permitir ni pasar por alto".     

1 comentario:

bicilibre dijo...

Bueno, parece que la onda expansiva de la batalla de Guadalajara ha llegado a Alcalá. Bien. Con un poco de suerte el PSOE
aprenderá la lección
para los lugares y los momentos en que gobierne en las ciudades de la zona. Y con un poco de suerte de verdad los ciclistas de Alcalá se coscarán de una vez de que los CBs no son mas que un timo del que los ciclistas somos a la vez víctimas y cómplices.