jueves, 15 de abril de 2010

“Lo que impactó en el Pentágono fue un misil”

Alcor de Castilla era feliz tocando el piano. Pero el atentado del 11-S le olió a conspiración y desde entonces este vecino de Los Hueros investiga qué pasó en realidad. El miércoles dio una charla en Arquitectura con vídeos explicativos.
–Si no hubo terroristas ¿quién pilotaba?
–Algunos pensamos que fueron radiopilotados. Los terroristas no tenían capacidad operativa para pilotar esas aeronaves. Además, de los 10 terroristas nueve están vivos y están reclamando al FBI que cese la infamia. Lo hacen desde países como Arabia Saudí, Yemen... 
–¿Que gana el gobierno de EEUU con esto?     
–La versión oficial es mentira y los servicios secretos son cómplices y encubridores. Pero yo no puedo asegurar que Bush fuera quien orquestó todo esto. De hecho no lo considero con cociente intelectual suficiente como para hacer semejante obra de arte.
–Una de sus bases argumentales es la extraña caída de varios edificios cercanos a las torres. 
–Se ve una caída de tres edificios de manera simultánea a casi la velocidad de caída libre de los cuerpos. Una bola de billar desde la planta 112 hubiese tardado 8,5 segundos y medio. Esos edificios aceleraron en la caída, y eso sólo pasa cuando no hay rozamiento. ¿Cómo es posible que no ejerciese ninguna resistencia la estructura?
–Pero en todo caso fue un atentado. ¿A quién benefició?
–Por un lado tenemos Afganistán, el mayor productor de opio del planeta. Cuando entran los talibanes la CIA pierde el control de ese mercado. Sadam Hussein vende petróleo en euros a Francia y Alemania, y la OPEP le llama al orden: Sadam responde que con su petróleo hace lo que quiere. Hay que intervenir para que Sadam no se salga del tiesto, y hace falta una excusa, otro Pearl Harbour patriótico para poder arrasar al millón de iraquíes que han arrasado... solo por el control del petróleo. Se creó un fervor patriótico para que el pueblo americano aceptase ir a guerrear tan lejos, a un país que muchos no saben ni dónde está, con el dinero de sus impuestos.
–¿Qué fue lo primero que no le cuadró?
–Tal vez la caída del Edificio 7, en el que no impactó ningún avión. A partir de ahí me pongo a investigar documentos de arquitectos, de físicos...  También me llamó la atención el programa Norad, que hace que a los seis minutos de que se secuestre un avión  dos F-16 se pongan a escoltar al avión secuestrado. Esos aviones estuvieron un promedio de una hora volando libremente. ¿Cómo es posible que haya tanta diferencia de tiempo? Casualmente había un simulacro de secuestro de aviones ese día, por lo que los F-16 que protegían al edificio de defensa más importantes estaban dispersos.
–¿Obama sabe todo esto?
–Sí. Pero quien lo tiene que saber son los servicios de inteligencia españoles. Porque si no... en buenas manos estamos.
–¿Qué se estrelló contra el pentágono?
–Lo que impacta en el pentágono es un misil. El Pentágono tiene 86 cámaras de vigilancia y la foto que nos han enseñado es la de un fogonazo. Y la excusa es que pasa entre un  frame y otro frame. Están  las cámaras del Hotel Sheraton, las de la gasolinera, de un banco, las de la autopista 27... el avión, según la  versión oficial, iba a 6 metros de altura y no dejó ningún rastro. La huella que deja en el Pentágono tampoco me la creo, no puede ser que el morro, hecho de chapas de aluminio, dejase huella y las turbinas no dejasen rastro.
–Y todo esto en las narices del Gobierno.
–Pero quién es el Gobierno de EEUU. ¿Los servicios secretos? ¿Los controla el Gobierno? 
–¿Y los pasajeros que murieron en el vuelo que cayó en Pensilvania?
–No me creo que eso fuese un avión. Un avión es lo que se estrelló en Barajas, que dejó vestigios. Lo mismo que en el Pentágono: cómo es posible que hallen ADN y no restos del acero.
–Lo que tampoco tienen ustedes, al margen de lo que no les cuadre, es una sola pista concreta que diga que pasó lo que dicen.
–Hace un año trajimos a Niels Harrit, un investigador de Copenhague. Le mandaron una bolsa con polvo del que había quedado en suspensión y se han encontrado altas cantidades de un explosivo piroclástico.
–¿Es el 11-M otro montaje?
–Como español me indigna que se permitiese el desguace de los vagones 48 horas más tarde. No tengo por que creermelo.

1 comentario:

TheHomicide dijo...

Excelente texto amigo. Concuerdo en muchas de las cosas descritas contigo.. Y si, el 11 M fué también una farsa- busca e informate de atentados de bandera falsa, o en este caso busca: CMX-04 Que es como se le conoce a la posible operación llevada a cabo en el 11M.

Saludos.