viernes, 16 de abril de 2010

Percusión y botellón junto a las ruinas

Parecía una rave convocada a través de internet. Casi 200 jóvenes se arremolinaban en torno a las ruinas que hay frente a la Capilla del Oidor, junto a la Plaza de Cervantes, el pasado  jueves por la noche. El arranque  de la fiesta había sido de lo más inocente: el patrón de Filosofía y Letras. Sin embargo, la policía tuvo que intervenir ante algunos excesos de alcohol y la música que se tocaba en plena calle. La concentración, aunque bastante llamativa y bulliciosa, era pacífica. Participaban alumnos de Filología, Historia... pero también muchos de otras facultades. Con ellos había estado, animando la fiesta, un grupo de percusión llamado Amansalva, que con tambores pusieron ritmo a la celebración hasta que la Policía, por las buenas, pidió que cesase el ruido. La fiesta había empezado en el interior de la facultad, según relataron varios participantes. Allí habían empezado los número musicales, y posteriormente, cuando se cerró el Colegio de Málaga al caer la noche, los propios músicos lideraron a los alumnos hasta la calle.
"Ha venido la Policía y nos ha dicho que podemos tocar música junto a las ruinas", comentaba una joven guardando los bártulos con algo de resignación y una sonrisa por la buena acogida.

No hay comentarios: