lunes, 21 de junio de 2010

Las nubes no dejan Polonia

Las elecciones polacas han retratado la división del país, conviven las dos Polonias: la moderna que mira a Europa y la conservadora, anclada en el pasado, nacionalista y partidaria del  catolicismo como seña de identidad del país. De un lado el liberal y europeísta Bronislaw Komorowski, de la Plataforma Cívica (PO), y del otro el conservador Jaroslaw Kaczynski, hermano gemelo del difunto jefe del Estado. Ambos candidatos a la jefatura del Estado tendrán que acudir a la segunda vuelta electoral que se celebrará el próximo 4 de julio.Que Komorowski no haya sido capaz de librarse de Kaczynski a la primera es una mala señal para la UE. Es verdad que el presidente de Polonia tiene un papel más bien representativo, pues el poder ejecutivo está en manos del primer ministro, actualmente del mismo partido que Komorowski. Pero el Kaczyinski que queda puede complicarle la labor al Gobierno ya que muchas reformas deben ser rubricadas por el presidente, que tiene poder de veto en la práctica. Aunque el país, y especialmente los centros urbanos y la población más joven y educada, prefiere la apertura de los liberales, la segunda oportunidad para Kaczynski es fruto del poco fuste de Komorwski como candidato. Difícil pensar en la integración en el euro si el panorama político polaco sigue sin estar claro, con dos fuerzas predominantes que opinan lo contrario sobre el papel que debe jugar en Europa, y el que Europa debe tener en su país.

No hay comentarios: