miércoles, 30 de junio de 2010

Un pollo sin dueño

Caminaban tan campantes y algo les cayó del cielo: un pollo de cigüeña. Es la época en la que las crías aprenden a volar y al parecer se había quedado sin fuerzas. Cayó desde lo alto del oratorio de San Felipe Neri, el que da a la plaza del Palacio Arzobispal.
El ave, que estaba asustada y herida en un ala, fue transportada al hospital que Grefa, el colectivo que vela por estos animales. Susana y Antonio son los nombres de los dos jóvenes salvadores. Estos hermanos, de 25 y 18 años, paseaban por la plaza y al ver caer el pollo, que ya tiene unas considerables dimensiones, lo llevaron ante unos agentes de la Policía Local que había en la plaza de Cervantes.
Susana y Antonio Hurtado llevaron al animal hasta los agentes, que lo sujetaron hasta poder trasportarlo con garantías hasta el refugio. Eran pasadas la una de la tarde y alrededor de la cigüeña  y sus custodios, justo delante de los viejos cines Cisneros, se formó un corrillo considerable de vecinos y turistas que inmortalizaron al animal con sus cámaras. Hasta una niña con un helado intentó darle un poco.
Los agentes resolvieron no esperar y transportaron al animal dentro de una caja que encontraron apilada junto a otras en un bar cercano. Lo metieron dentro y la cerraron para que no se pusiese nervioso.
un mes. El pollo, a juzgar por el plumaje, tenía en torno a un mes y medio o dos de edad. Es una  cigüeña blanca, una de las 19 especies de la familia Ciconidae, y la única que cría en Alcalá. Eso no significa que por aquí no pasen también  cigüeñas negras en viaje migratorio.

No hay comentarios: