miércoles, 28 de julio de 2010

Obras son amores

No sabemos si hay vida antes de las obras. Con qué máquina se hizo la
primera máquina, por qué nos llega ahora la zanja, cuántos puentes son
demasiados y cuántos suficientes. Son secretos de un espacio físico
por el que transitamos: desconocemos su precio y nadie dice cuánto va
a durar. Los errores son y serán imputables al que estuvo antes, que
no es el que hemos elegido ahora. La acción de gobernar es un enjambre
de manos de hoja caduca que desentienden las unas de las otras.
Disparan con pólvora del rey, pagamos nosotros. Y nos venden cada
creación, cada parche, cada molestia y cada mejora como un pellizco
por nuestro bien.
Ahora le toca el turno al intercambiador de Avenida de América, un
agujero inmundo donde se castiga al viajero con humos y cambios de
temperatura. Si un día muero en esa madriguera de hormigón no hallarán
los forenses signos de sorpresa en mi cara, pues los kamikazes a
sueldo que tienen contratados para pilotar los buses se lanzan a tumba
abierta por los estrechos túneles: la piedra horadada pasa a
centímetros de nuestras cabezas, sin casi margen para el error o el
volantazo. Usted, yo, y el resto de los viajeros somos meros
espectadores de los manejos del arquitectos, conductores e
instaladores de ventiladores con legionella.
La política da, además, la puntilla. Tan flamante les pareció la
estación del demonio que decidieron que cerrase por las noches: con lo
que se ahorran en seguratas se puede contratar a algún vendedor de
crecepelo como asesor y aumentamos la familia. Somos una legión de
descarriados -sobrios o casi- los que esperamos tiritando en la parada
de la superficie que el bus, si llega, nos salve de la madrugada. Y no
sólo nosotros aguardamos  junto a una estación cerrada por la noche,
también la legión de panchitos y resto de munición humana llegada de
ultramar para sacar brillo a los platos y copas de esta vida acomodada
que llevamos. Veremos si con ese lavado de cara que anuncian ahora la
conciencia se lleva un centrifugado.

No hay comentarios: