martes, 31 de agosto de 2010

Lo que no funciona es el reparto

El Estado registró hasta julio un déficit de 25.774 millones de euros. Suena a mucho dinero, pero es un 48,2% menos que en el mismo período de 2009. Y todo gracias, especialmente, al fuerte incremento de la recaudación del IVA: un 42,2% más que hace un año.
Igual que España ha subido el IVA, Alcalá ha incrementado el IBI. Así que también debería reducirse el déficit en la ciudad complutense, o al menos así lo ven los socialistas. Pero no es tan sencillo. Primero hay que distinguir déficit y deuda. Conocemos esta última, y parece que no baja ni a tiros. Por muchos errores que haya cometido este alcalde y los anteriores a la hora de administrar los cuartos –gastos de personal, actos duplicados con la Universidad, competición a ver quien baja más el IBI– poco se le puede pedir ahora que haga ante esta deuda. Es pronto para que un municipio que no vende suelo y no licita vivienda vea la luz al final del túnel, con seguir vivos financieramente nos podemos conformar.
Porque si España tiene que cambiar de modelo, los ayuntamientos deben cambiar del todo: incluso de lugar que ocupan en el Estado. Lo que hemos vivido en los últimos años era una ilusión, los alcaldes mercadeaban con el suelo, muchas veces por una buena causa. Ahora ya no se vende y terreno apenas se ingresa por impuestos de obras. Por mucho que suba el IBI, es la ecuación la que hace tiempo que no funciona: tocar las variables servirá de poco.
No vale con lamentarse por la leche derramada. El alcalde sabe que buena parte de su infortunio se debe a Zapatero y Aznar, que han removido la financiación autonómica varias veces pero han dejado a los Ayuntamientos con la propina de la Transición. Y sabe también que parte de la culpa es suya, pues atiende problemas que no aparecen listados entre sus competencias. ¿Pero realmente se le puede pedir a un municipalista convencido que se levante de la mesa cuando sobre ella hay un problema que él puede atacar? Lo veremos en los próximos meses. Los fuegos artificiales han sido la última baja por la crisis. Si cae algún servicio o auxilio municipal es que esto va en serio. Nos queda bastante por sufrir, alcalde incluido.

No hay comentarios: