miércoles, 8 de septiembre de 2010

Ser liberal no es jincar en grupo

Hay dos cosas que el público en general no debería ver cómo se hacen: las salchichas y las listas electorales. Aznar apuntó a Rajoy, y meses después el PP dio un cabezazo. No es exclusivo de las altas esferas: Javier Rodríguez llegó igual al frente del PSOE de Alcalá. Nadie sabe si Aguirre pensó alguna vez en presidir Madrid, porque la pusieron en carrera tras urdir un enroque Sol-Plaza de la Villa desde La Moncloa. Magistral. 
Zapatero se despertó un día en León y pensó: soy cojonudo. Rubalcaba masculló: te van a destrozar. Ganó un congreso, aunque muchos de los que le ayudaron deberían estar disecados en el museo de Pancho Villa, si es que lo hay. Ahora no saben cómo devolverlo a su pueblo: pocos artistas se cansan de grabar discos, pero al final las giras se acaban. Zapatero quiere tocar un bis pero nadie se lo pide.
Las primarias del PSM están molestando más fuera que dentro del PSOE. Incluso Aguirre, venerable anglófila, ha rechazado el espectáculo de ver a dos socialistas medirse "con la que está cayendo". Olvida la presidenta su admiración por un sistema que tuvo año y medio a un negro y a una mujer peleando por dirigir el país más poderoso del mundo... que estaba en el umbral de la bancarrota.
Tiene razón el PP en una cosa: ambos son productos de Zapatero. ¿Pero quién puso a Gallardón y a Aguirre?
¿Pueden estas primarias empeorar las cosas? Para el PP o al PSM, según les vaya. Pero a mi no me dan ganas de ponerme brazo en alto por culpa de la crisis. Al contrario, creo que hay que afinar el tiro en la selección. 
Pero nada: los mismos que creían que lo de Borrell-Almunia era un jaleo sociata abrazaron las primarias para echar a Mariano cuando no había manera de librarse de él: "¡Espe le ganaría! ¡Gallardón le ganaría!", clamaban desde el fondo de la cueva. Pero ya con viento a favor tienen menos ganas de pelearse.
A partir de ahora, cuando un político se confiese liberal, deduciré que a lo que se refiere es a que le gusta jincar en grupo.  

No hay comentarios: