miércoles, 6 de octubre de 2010

Cuando truena el hechicero

Comentaba ayer una colega de profesión, de esas que se apuntan a perpetuar la especie y al mismo tiempo siguen en la trinchera, que olé por el Nobel al creador de la fecundación in vitro, pero que el inventor de la epidural también se merece el premio. El calibre del éxito de John Edwards en la fecundación de un óvulo fuera del útero es indiscutible. No sólo llevó al nacimiento de bebés probeta sino también a otros caminos como la investigación con células madre y a los llamados "vientres de alquiler".
Pero claro, yo me he acordado del célebre aserto sagrado: parirás con dolor... "A la mujer dijo: multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos..." Génesis Cap.3 Vers.16, para el que quiera seguir con la historia. En realidad no fueron órdenes de arriba, sino de muy dentro de nosotros mismos: es el precio de caminar con dos piernas. La posición bípeda aparece con el Homo Erectus hace alrededor de un millón de años. El estar erguido le permite ver a sus posibles depredadores, cazar y alcanzar los frutos con más facilidad. Pero presenta graves inconvenientes como la dificultad a la hora del parto debido al estrechamiento de las caderas.
Otra cosa es lo que nos contaron, la letanía se supersticiones y fábulas que todavía hoy nos quieren colocar en la escuela,  ahora con beneplácito paterno. Si el poder divino está tan asentado en el más acá, no puede sorprender a nadie que el profesor Edwards haya sido premiado tan tarde: las presiones ultraconservadoras y religiosas han demorado el reconocimiento, y ayer el berrinche era supino en muchas cavidades de la fe, en franquicias del Más Allá que intentan poner orden en este acá tan nuestro.
El caso es que hemos dejado de trepar a los árboles, pero a uno le dan ganas todavía de comer carne cruda con tanto hechicero radiofónico atacando los condones, demonizando el aborto o sacralizando crucifijos que nunca debieron salir de lugares sagrados. Como en el chiste de Forges, teme uno tener que salir con los brazos en alto recitando principios teologales.

forges_bestseller%5B4%5D.jpg

No hay comentarios: