miércoles, 20 de octubre de 2010

No los necesit... ¡tras ellos!

Mi hermana tiene una cita de los Simpson para cada ocasión. Entre las más jugosas está una en la que le comunican al faraón la fuga de los esclavos. "Que se vayan: no los necesitamos", responde con desdén. ¿Pero quién construirá las pirámides, señor? El faraón replica: "Pues nosotr... ¡tras ellos!" Creo que el faraón es Zapatero, pero hay que identificar bien a los esclavos renegados que persigue. Pueden ser los votantes de izquierda a los que un tijeretazo social puso en fuga y ahora escuchan cantos de sirena cordobesa. Pueden ser los otros, los que no creían en las miembras ni en las kelifinders, que ahora ven a las ministras asecretariadas, reducidas y con voz de pito brincando entre direcciones generales. Puede ser la vieja guardia, herida por aquella soah que jubiló al clan de la tortilla, al de la bodeguilla y a los viejos rockeros que quedaban activos: ahora un vengador calvo curtido en mil batallas los puede unir a todos, puede hacer las cosas que quiere hacer Zapatero y que parezcan que son deseos de Felipe. Milagros más gordos se han visto en campaña electoral.
El caso es que el presidente sale de caza. Quiere a Rajoy muerto, a Soraya callada, a Prisa contenta, a Pajín lejos de Ferraz y al votante tragando con el gabinete de flamantes. Estas eran mis prioridades, dijo ZP ayer al espejo al levantarse, pero si no les gustan, tengo otras...
Rubalcaba hará de todo: detendrá a los malos, suplirá al jefe cuando no esté, coordinará a los ministros y dará la cara por cada una de las acciones ante la canallesca periodística. En el Congreso dará unos cuantos palos y llegará oliendo a chamusquina y no será culpa suya: saltando de un sillón a otro hasta Jesús de Nazaret amanecería con esqueletos en el armario.

118431649.jpg

Los esclavos, usted y yo, miramos desde el pedrisco más lejano al faraón. Intuimos que sus intenciones son aviesas, pero no sabemos si es cordura o amargura.  Creía él que no le hacía falta recortar, ni preguntar a los mayores ni a los moderados. Pero los esclavos se han escapado y el faraón se ve joven para el sarcófago. Veremos.

1 comentario:

apbarrero dijo...

¿Y qué me dices de dejar a González-Sinde donde está?