martes, 19 de octubre de 2010

Señoras que...

Menos mal que nos quedan las señoras, los jubilados, los mirones. Custodian los pocos tramos permeables de la realeza, el Gobierno y las elites. La imagen de como somos aquí abajo se la forman ahí arriba con caros oráculos demoscópicos por un lado y un poco de calle por el otro. Y en ese poco de calle están las señoras, los señores: nuestros portavoces en las alturas.
Una de ellas aplaudía ayer a la ministra Sinde mientras murmuraba: "no la trago". Esa diplomacia del pueblo tiene sus ceremonias. Nosotros no las entendemos pero ellas certifican flacuras, narices, encantos y lejanías de los más altos ante el pueblo soberano. Aunque sea por delegación de los que a esa hora están trabajando.

No hay comentarios: